El Partido Popular (PP) aventaja ya en más de 30 escaños y entre 3 y 5 puntos en votos al PSOE, y lograría incluso la mayoría absoluta en el Senado si se celebrasen hoy las elecciones generales, según el promedio de las últimas encuestas publicadas. El partido de Pedro Sánchez continúa desplomándose en los sondeos y los expertos en demoscopia creen que los socialistas aún no han consolidado su suelo: podrían caer aún más tras conceder los indultos a los nueve líderes del 'procés' condenados por el proceso soberanista catalán.

"Sánchez se desploma a consecuencia de la pérdida de credibilidad. Su gran problema es haber negado sistemáticamente lo que ha acabado haciendo. Dijo que traería a Puigdemont y lo que ha hecho es finalmente conceder los indultos, igual que antes dijo que no podría dormir con Podemos en la Moncloa o que no pactaría con Bildu", explica Narciso Michavila, presidente de GAD3. "Le está pasando igual que a Mariano Rajoy en 2012, cuando se desplomó en las encuestas por subir los impuestos tras prometer en campaña que iba a bajarlos", añade.

En su último barómetro para NIUS, del 14 de junio, GAD3 daba al PP el 30,7% de los votos y entre 136 y 138 escaños (22 más que en su barómetro de abril), mientras el PSOE se quedaría en una horquilla de entre 101 y 103 escaños (casi veinte menos de los que obtuvo en las últimas elecciones) y lograría el 25,5% de votos. Además, señalaba que seis de cada diez españoles están en contra de los indultos, con los votantes socialistas divididos al respecto.

"Aunque al PSOE los indultos le han servido para frenar su caída en los sondeos, con ellos no ha conseguido subir sino que sigue bajando, al contrario de lo que esperaba Sánchez con sus apelaciones a la concordia. Baja menos, pero sigue bajando", indica César Calderón, director general de RedLines.

Solo el CIS sigue manteniendo a los socialistas por delante del PP, pero incluso el organismo presidido por Tezanos reducía a 3,5 puntos la ventaja de Sánchez sobre el partido de Pablo Casado

Otras firmas encuestadoras privadas dan al PP una ventaja algo menor de la estimada por GAD3, tanto en número de escaños y porcentaje de voto sobre el PSOE. El barómetro de junio de Sigma Dos para Antena 3 afirma que el PP obtendría el 30,1% de los votos y 133 escaños, mientras el PSOE se quedaría con el 24,5% de las papeletas y 96 diputados

Solo el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sigue manteniendo a los socialistas por delante del PP, pero incluso el organismo presidido por José Félix Tezanos reducía la semana pasada a 3,5 puntos la ventaja de Sánchez sobre el partido de Pablo Casado (un punto menos que en mayo) en plena polémica por los indultos.

Sánchez evita decir "indulto"

Tras aprobar el martes los indultos a los líderes del 'procés' condenados, el Gobierno aprobó este jueves en un Consejo de Ministros extraordinario la relajación del uso de las mascarillas en espacios abiertos, la vuelta con "normalidad" a los estadios de fútbol y baloncesto, y la bajada del IVA en la factura de la luz hasta fin de año.

"El Gobierno es consciente de que no le benefician los indultos y que el desgaste va a afectar a los dos partidos que forman parte de la coalición", indica Narciso Michavila. "La prueba es que Sánchez no ha utilizado la palabra 'indulto' sino 'medida de gracia' en sus discursos sobre el tema, como cuando Zapatero evitaba la palabra 'crisis'. Es una idea bastante ingenua pensar que el votante a la hora de acudir a las urnas se olvidará de los indultos y de todo lo que pasó en 2017 en Cataluña", añade.

Los indultos han provocado una movilización importante de la derecha y han desincentivado a una parte del votante socialista", señala por su parte Calderón

En opinión del presidente de GAD3, el futuro para Sánchez en las encuestas no es mucho más halagüeño tras los indultos, ya que en la mesa de diálogo con la Generalitat tendrá que sentarse frente a tres partidos catalanes que actualmente "compiten por ver cuál de ellos es más nacionalista". "No se sostiene su discurso de apelar a la concordia cuando sus interlocutores quieren más confrontación. No está claro para nada que el PSOE haya consolidado su suelo en las encuestas", señala Michavila.

"Los indultos han provocado una movilización importante de la derecha, aunque habrá que ver si se mantendrá cuando sean las elecciones, y han desincentivado a una parte del votante socialista", sobre todo fuera de Cataluña, señala por su parte Calderón.

El director de RedLines sitúa en un 63% el porcentaje de votantes socialistas incondicionales que volverían a votar a Sánchez en las próximas generales, mientras que del resto una parte se irá con el PP y otra optará por la abstención. "A Sánchez le queda esperar a ver qué sucede después del verano con la remodelación del Gobierno y a intentar alargar la legislatura lo máximo que pueda", apostilla.

Hegemonía del PP en la derecha

Al margen de la pérdida de credibilidad que suponen para Sánchez los indultos, los expertos atribuyen la caída del PSOE en los sondeos a otras dos razones principales: el auge del PP a consecuencia de la desaparición casi absoluta de Ciudadanos (Cs) y la gestión económica de la pandemia por parte del Gobierno.

"El PP sigue creciendo con fuerza por la práctica desaparición de Cs. Ya se ha hecho prácticamente con todo el voto del centro derecha e incluso ha recuperado una parte importante del voto de Vox, que difícilmente superará el 14% de votos en las próximas generales", afirma Calderón.

"Al reducirse el espacio de la derecha, nos encontramos un PP mucho más hegemónico que ahora mismo lograría tener casi el doble de votos de Vox y con muchos más escaños por el descenso de Ciudadanos", indica por su parte Michavila. "La guillotina de la Ley D'Hondt que sufrió la derecha en 2019, y de la que Sánchez salió reforzado, ya no va tener el mismo efecto al desaparecer Cs. La derecha ha pasado de tener tres partidos a tener prácticamente uno y medio", añade.

En cuanto a la gestión de la pandemia, los expertos destacan que el magma de la pérdida de votantes para el PSOE y Podemos no radica tanto en la gestión sanitaria sino en la económica. Como ejemplo, recuerdan los batacazos electorales que ambos sufrieron en las elecciones regionales en Galicia, País Vasco y Madrid, donde sus respectivos presidentes regionales, Alberto Núñez Feijoó, Íñigo Urkullu e Isabel Díaz Ayuso salieron reforzados a pesar de haber tenido que lidiar también con la gestión de la crisis provocada por la covid-19.