Es la semana de los indultos. Pero Pedro Sánchez sigue trabajando en la remodelación de su Gobierno. El presidente quiere renovar los llamados Ministerios de Estado. Y, según ha sabido Vozpópuli, estudia mover a Margarita Robles de Defensa a Interior, destinar a José Luis Ábalos a Defensa y colocar al secretario General de la Presidencia, Félix Bolaños, en Justicia. Estos cambios implicarán la salida del Consejo de Ministros tanto de Fernando Grande-Marlaska como de Juan Carlos Campo.

Sánchez arranca este lunes en Barcelona una de las semanas más importantes de su mandato. El jefe del Ejecutivo reúne a parte de la sociedad civil de Cataluña en el teatro del Liceo. Sánchez quiere explicar su agenda para esta región, que pasa por indultar a los líderes separatistas encarcelados como condición sine qua non para sostener la legislatura. Todo indica que el Gobierno aprobará esta medida, que en campaña electoral prometió no aplicar, en el Consejo de Ministros de este martes.

El presidente recibirá poco después al presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, en La Moncloa para reactivar la mesa de diálogo. Y acometerá la crisis de Gobierno a mediados de julio. Se trata de una remodelación profunda en la que Sánchez no quiere solo cambiar nombres, sino también reorganizar la estructura de un Ejecutivo elefantiásico con 22 ministerios. Bruselas reclama a España menos interlocutores y competencias más definidas para abordar la gestión de los 140.000 millones de fondos europeos contra el coronavirus.

Sánchez cambiará Interior, Defensa y Justicia

Además de plantear el ascenso de Miquel Iceta a la portavocía del Ejecutivo, del que ya ha informado Vozpópuli, Sánchez baraja cambios significativos en los llamados ministerios de Estado. El presidente se inclina por relevar a Grande-Marlaska en Interior, que sería sustituido por Robles. Aunque algunas fuentes apuntan a que Marlaska, sabedor de que está más fuera que dentro, apuesta por la directora General de la Guardia Civil, María Gámez, como su sucesora.

Si Sánchez opta finalmente por Robles, el presidente colocará en Defensa a Ábalos. Este cambio, de producirse, tiene una lectura orgánica en el PSOE. El Ministerio de Transportes (Fomento) es la cartera tradicional de los secretarios de Organización como Ábalos. Este Ministerio les permite recorrer el territorio y muchas veces apagar los múltiples incendios que se producen a nivel de partido en comunidades y provincias. Las fuentes consultadas por Vozpópuli creen que Ábalos podría ser sustituido por Maurici Lucena, referente del PSC y actualmente director de AENA.

El reemplazo de Campo será, según estas fuentes, una persona de la máxima confianza del presidente: Félix Bolaños

Otro relevo que prepara Sánchez es en Justicia. Los indultos serían el "último servicio" de Juan Carlos Campo. La medida, por más que el Gobierno trata de venderla como imprescindible, cuenta con un rechazo frontal en amplios sectores de la sociedad española. El reemplazo de Campo será, según estas fuentes, una persona de la máxima confianza del presidente. Se trata de Félix Bolaños, que es uno de sus asesores en el Gabinete como secretario General de la Presidencia.

Bolaños ya fue el interlocutor principal del Gobierno -por delante del propio Campo- en la negociación fallida con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Esa renovación sería uno de sus retos pendientes, además de la promesa que se hizo al independentismo catalán de reformar los delitos de sedición y rebelión en el Código Penal. Y que el Gobierno ha ido posponiendo a lo largo del último año.

Dos sorpresas: Castilla y Tudanca

La crisis de Gobierno amenaza seriamente la posición de Reyes Maroto en Industria. "Su continuidad es casi imposible", admiten estas fuentes. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo puede reestructurarse. Y no se descarta que Nadia Calviño se quede con alguna de estas competencias en su súpervicepresidencia económica.

Sánchez también debe tener en cuenta los equilibrios territoriales del PSOE. Si, por ejemplo, Carolina Darias dejase Sanidad, una de las dirigentes del PSOE canario que suena con fuerza para entrar al Consejo de Ministros es la actual consejera de Turismo, Industria y Comercio de Canarias, Yaiza Castilla.

Otro de los barones autonómicos a los que el presidente busca acomodo es Luis Tudanca. El líder socialista en Castilla y León fracasó en la moción de censura contra el Gobierno de PP y Ciudadanos liderado por Alfonso Fernández Mañueco. Y Sánchez podría buscarle una salida en Madrid para renovar el liderazgo autonómico en Castilla y León en el congreso regional de final de año.