La coordinadora de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Begoña Villacís, ha elegido como número dos del partido en la región a Miguel Ángel Lezcano, actual portavoz de la formación naranja en la localidad de Alcalá de Henares y que asume el puesto de secretario de Organización en sustitución del dimitido César Zafra, según un comunicado interno al que ha tenido acceso Vozpópuli.

Lezcano es el coordinador territorial de la zona este en la región y en su municipio trabaja como principal líder de la oposición, ya que Ciudadanos consiguió más concejales (6) que el PP (5) y Vox (2). Sin embargo, PSOE (12) y Podemos (2) suman un edil más que el centro-derecha.

Junto a Lezcano han sido nombrados Silvia Sáez como secretaria de Acción Institucional, mientras que Ignacio Eusebio Cuesta será el secretario adjunto de Organización. Tanto Lezcano como Cuesta forman parte del Consejo General de Ciudadanos, el máximo órgano político entre congresos, y Sáez trabaja de asesora de la vicealcaldesa en el Ayuntamiento de Madrid, así que es una persona de su máxima confianza.

Villacís lleva un mes al frente de Cs Madrid tras la marcha de Ignacio Aguado y necesitaba cubrir el área de Organización en un momento muy delicado para el partido en la región. El puesto de Lezcano fue ofrecido a varias personas antes que a él, pero la vicealcaldesa se encontró con varias negativas, según supo este periódico de fuentes de la formación naranja, de ahí que haya tardado tanto en anunciar su nombramiento.

Primeros problemas para Villacís

Ciudadanos ha visto en las últimas semanas cómo tenía que aparcar, por el momento, el pacto suscrito con el PSOE en Alcobendas para hacerse con la Alcaldía en la segunda parte de la legislatura. Ello se debió a la sustitución a mediados de junio del hasta entonces portavoz, Miguel Ángel Arranz, por el edil Aitor Retolaza, quien se convirtió en alcaldable.

Herranz, sin embargo, criticó en las redes la forma en la que se produjo el relevo y avisó que presentaría su candidatura cuando se convoque el pleno de investidura. Ese paso dejó menguada la mayoría que tenían hasta ahora PSOE y Cs, y provocó que la coalición gobernante pasase a depender del concejal de Podemos para esa votación, de ahí que los naranjas demoren ahora 'sine die' el pacto para dirigir Alcobendas. Entre tanto, los socialistas siguen al frente de este municipio madrileño.

No ha sido el único relevo problemático al frente de una portavocía municipal. Esta semana se ha producido la sustitución de Bernardo González, portavoz en Rivas Vaciamadrid, por su compañero Jorge Badorrey. Y el primero tampoco se lo ha tomado bien, pues ha acusado de "prácticas mafiosas" al nuevo equipo de Villacís al frente de Cs Madrid y de haber procedido a su relevo con el "beneplácito" de la dirección nacional que dirige Inés Arrimadas.

El partido naranja se prepara, además, para el siguiente goteo de bajas en municipios de la Comunidad Madrid, donde espera la salida de un número significativo de ediles de las localidades del noroeste y norte para, a continuación, pasarse al grupo de los no adscritos. En algunos municipios podrían crearse plataformas vecinales de cara a los comicios municipales de 2023 para presentarse como independientes.

Ciudadanos sabe que en mayo se han producido reuniones internas de los grupos municipales en PozueloBoadillaLas Rozas, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes y otros municipios de la zona y que en ellas, la mayoría de los ediles de la formación centrista apuestan por abandonar el partido tras la debacle del 4-M.

La única localidad del noroeste en la que ediles se mantienen fieles a la dirección nacional es Majadahonda. En el resto de municipios de la zona en los que Cs tiene presencia, las bajas de los concejales pueden alcanzar "el 90%" en algunos casos, confiesa a este periódico uno de los representantes naranjas que se disponen a dar el paso.

Después de la convención de Ciudadanos

En la mayoría de los casos, el momento elegido para darse de baja como afiliados de Ciudadanos será después de la convención política de Ciudadanos, que se celebrará en Madrid la próxima semana, concretamente los días 17 y 18 de julio. A la mayoría de esas voces críticas les une el haber 'escalado' dentro del municipalismo naranja en tiempos de Fran Hervías como secretario nacional de Organización.

También está extendido entre ellos el malestar con la dirección nacional por la gestión de la moción de censura en Murcia, que derivó en el adelanto electoral madrileño y que provocó que la formación naranja desapareciese de la Asamblea regional. Y que a buena parte de los diputados autonómicos que han dejado de serlo en las últimas semanas, "no se les haya llamado por teléfono" para agradecerles el trabajo hecho en la legislatura recién concluida.