El Corte Inglés ha fichado a Sagardoy Abogados para negociar el que es el primer ERE en la historia de la compañía, según ha podido confirmar Vozpópuli. La empresa de grandes almacenes ha solicitado los servicios del reputado despacho laboralista para sentarse con Fasga, Fetico, CCOO y UGT en el proceso de fijar los detalles del plan de ajuste de la plantilla.

La compañía que preside Marta Álvarez vuelve a recurrir así a uno de los despachos con los que más ha trabajado en los últimos años, sobre todo en los asuntos relevantes. Así, el bufete Sagardoy se hizo cargo de la defensa de El Corte Inglés en plena batalla accionarial con el expresidente de la compañía Dimas Gimeno.

Del mismo modo, Sagardoy Abogados también es el despacho que está asesorando a la empresa de grandes almacenes en los ERTE que ha puesto y está poniendo en marcha desde que comenzó la pandemia, encargándose de guiar a El Corte Inglés sobre la forma más conveniente de aplicar esta medida.

Sagardoy Abogados, fundado en los años 80 por Juan Antonio Sagardoy, tiene un largo recorrido en materia laboral en España y fue, de hecho, uno de los asesores destacados en la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012. Asimismo, en los últimos años también ha asesorado a empresas como Indra, Coca-Cola, Vodafone o Bankia en la puesta en marcha de sus ERE, así como ha marcado las líneas de otros planes de ajuste como el de Prisa en 2019.

El Corte Inglés excluye a los mayores de 50 del ajuste

De este modo, El Corte Inglés contará con el asesoramiento del bufete durante todo el proceso de negociación del ERE, que comenzó este lunes. En concreto, tuvo lugar la primera reunión entre la compañía y la comisión negociadora, donde se puso sobre la mesa la propuesta de la empresa sobre el ajuste laboral.

En ese encuentro, El Corte Inglés propuso que el ERE no afecte a los mayores de 50 años, así como tampoco a los empleados eventuales y con contratos de relevo, y aquellos que trabajan en días sueltos. En principio, la medida afectará a unos 3.300 empleados.

La compañía que dirige Víctor del Pozo insistió a los sindicatos que "no es un plan de rejuvenecimiento" de la plantilla, sino de reducción de la misma y reorganización de la empresa.

Medidas a cierre de ejercicio

El Corte Inglés ha decidido poner en marcha este ajuste laboral tras cerrar el ejercicio marcado por la crisis del coronavirus, que no pudo levantar durante la campaña navideña. La compañía de grandes almacenes no pudo salvar las ventas a cierre de año, pese a que confiaba en el tirón del largo periodo de descuentos iniciado con el Black Friday, que se extendió hasta las rebajas.

Del mismo modo, con las restricciones sobre el sector en marcha por todo el país, la compañía descartó contratar personal en el periodo navideño por primera vez en su historia, un dato que aventuraba el desarrollo de la facturación en este periodo. Además, durante estos meses ha mantenido -y mantiene- diferentes ERTE aprobados conforme a las limitaciones al comercio que ponían en marcha las distintas administraciones.

El ajuste de plantilla no será la única medida de recorte que la compañía ponga en marcha en este nuevo ejercicio. En este sentido, tras haber decretado recientemente el cierre del centro de Linares (Jaén) y la transformación en outlet de El Corte Inglés de Guadalajara, la compañía estudiará durante los próximos meses qué otros cierres pone en marcha o ejecuta parcialmente, tras estudiar la situación económica y facturación de cada uno de los centros.