El Corte Inglés ha dado luz verde a la propuesta del primer ERE de su historia. La compañía de grandes almacenes está ultimando la puesta en marcha un Expediente de Regulación de Empleo que, según apuntan a Vozpópuli fuentes conocedoras de los detalles, afectará hasta a un máximo de 3.500 trabajadores.

En concreto, el gigante comercial, que tiene en plantilla a unas 90.000 personas, ha convocado este mismo sábado a todos sus sindicatos en una reunión telemática para comunicarles el plan de ajuste que este viernes está presentado a los directores regionales. En esa reunión, se les emplazará a componer una comisión negociadora del ERE.

El plan de El Corte Inglés es iniciar formalmente el proceso de los despidos colectivos a partir de la primera semana de marzo, para intentar llegar a un acuerdo en las tres siguientes semanas, detallan las mismas fuentes. Así, los grandes almacenes que preside Marta Álvarez pondrán sobre la mesa una afectación de entre 3.000 y 3.500 personas, enmarcado en un proceso de salidas voluntarias con ofertas económicas "mejoradas".

Asimismo, y tras haber decretado recientemente el cierre del centro de Linares (Jaén) y la transformación en outlet de El Corte Inglés de Guadalajara, la compañía estudiará durante los próximos meses qué otros cierres pone en marcha, tras estudiar la situación económica y facturación de cada uno de los centros.

El Corte Inglés, golpeado por el coronavirus

Como avanzó Vozpópuli, este viernes tiene lugar la reunión entre la compañía y los directores regionales de la empresa, a quienes se les presentará el plan de ajuste que El Corte Inglés pretende poner en marcha tras un año marcado por la pandemia en el que se han hundido sus ventas.

Por este motivo, la empresa ha esperado a que concluya su ejercicio fiscal -esta misma semana- para poner en marcha medidas de recorte de gastos que le permitan coger aire. Así, una parte importante de los ajustes afectará a la plantilla y se traducirá en un programa de prejubilaciones y de bajas voluntarias incentivadas, además del ERE centrado en las divisiones más castigadas por la crisis.

El Corte Inglés no pudo levantar el ejercicio durante la campaña navideña, pese a que confiaba en que el largo periodo de descuentos iniciado con el Black Friday, que se ha extendido hasta las rebajas, podría salvar las ventas. Con las restricciones sobre el sector en marcha, la compañía descartó contratar personal en el periodo navideño por primera vez en su historia, un dato que aventuraba el desarrollo de la facturación en este periodo. Además, durante estos meses ha mantenido diferentes ERTEs aprobados conforme a las limitaciones al comercio que ponían en marcha las distintas administraciones.