DC Advisory, el asesor financiero que contrató la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para evaluar el rescate de Plus Ultra, reconoció en su informe que el plan de viabilidad de la aerolínea a medio y largo plazo era demasiado optimista. La compañía prevé perder 34 millones de euros entre 2020 y 2022, año en el que espera recuperar los niveles de 2019 y operar con normalidad entre España y Venezuela, Perú y Ecuador.

El mismo asesor financiero reconoce en su informe que "el plan de viabilidad asume una recuperación de la actividad con anterioridad a las previsiones del sector". Además, DC Advisory advierte en su análisis que los mercados geográficos en los que opera Plus Ultra "se recuperarán más tarde" que el mercado latinoamericano en general.

Así consta en las alegaciones presentadas por el eurodiputado de Ciudadanos (Cs) Luis Garicano a la Comisión Europea, en el marco de su denuncia por el rescate público a Plus Ultra. En este documento se recuerda que la Dirección General de Aviación Civil y Eurocontrol estiman que los niveles de tráfico de 2019 no se alcanzarán hasta 2024, en el escenario más optimista. Esta recuperación se retrasaría a 2026 en el peor de los casos.

El plan de recuperación de Plus Ultra también contrasta con la región de actividad de la compañía, ya que según la IATA (International Air Transport Association), Latinoamérica es considerada como la región que más dificultades tendrá en recuperar los niveles de actividad aérea previos a la pandemia.

Fía las estimaciones al tipo de cliente

Además, en las alegaciones se destaca que la situación de los tres mercados en los que Plus Ultra centra su actividad (Ecuador, Perú y Venezuela) es muy distante de la de Latinoamérica en su conjunto. "De hecho, entre 2016 y 2018, el volumen de pasajeros en esos tres destinos ya había bajado de 26,2 millones a 25,3 (una caída del 3,4%); y ahora tampoco resaltan por ser aquellos que vayan a tener la recuperación más importante dentro de Latinoamérica", reza el documento.

No obstante, el asesor financiero también puntualiza que "a pesar de que el mercado geográfico en el que se centra la compañía es el que se estima se recuperará más tarde, es posible que el perfil de cliente de Plus Ultra se recupere con mayor facilidad". Garicano considera injustificado este último punto, pues "el perfil de viajero de Plus Ultra descrito por el mismo asesor es un pasajero sensible a una oferta tarifaria más baja y del segmento turismo/ocio".

Desde el rescate, el Gobierno ha justificado que Plus Ultra era estratégica porque es una aerolínea "nicho", con "un tipo de cliente distinto al de otros competidores", pues "viaja principalmente a visitar familiares o por ocio". Además, defiende que su oferta cubre un "ámbito de servicios en el mercado complementario a los servicios que proporcionan las compañías de mayor tamaño", como Iberia o Air Europa.

Dos venezolanos que aparecen en los Papeles de Panamá inyectaron 2,5 millones en Plus Ultra
Avión de Plus Ultra.

Las aerolíneas se desmarcan de Plus Ultra

Sin embargo, este periódico ya desveló que las propias compañías aéreas consultadas por Vozpópuli han desmentido que Plus Ultra tenga carácter estratégico. De hecho, Iberia está negociando con algunas aerolíneas españolas para cederles algunos slots (derechos de despegue y aterrizaje) y agilizar la aprobación de la compra de Air Europa, y Plus Ultra no es una de ellas. Para las conexiones con Latinoamérica ha elegido a World2Fly, la nueva aerolínea de W2M, grupo turístico propiedad de Iberostar.

La Dirección General de Aviación Civil y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dos órganos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que dirige José Luis Ábalos, también reconocieron en sus informes a la SEPI que Plus Ultra no era esencial para la conexión entre Madrid y Latinoamérica.

En su denuncia ante Bruselas, Garicano destaca que "las estimaciones del plan de viabilidad de Plus Ultra son extremadamente optimistas, no respetan las estimaciones sectoriales ni regionales, y falta todo tipo de justificación económica al respecto. Esto es especialmente relevante no solo en relación a la elegibilidad de la empresa sino también respecto a su capacidad para reembolsar la ayuda pública recibida".

Deloitte advirtió del riesgo de disolución

Por su parte, Deloitte también advirtió al Gobierno de que Plus Ultra estaba al borde de la disolución antes del coronavirus, pues arrastraba pérdidas desde su creación. Esta consultora elaboró otro de los informes clave para aprobar el rescate, en concreto, el dictamen jurídico. En ese documento, Deloitte recomendaba a la SEPI controlar que Plus Ultra no entrara en causa de disolución.

La aerolínea había evitado la causa de disolución con la suscripción de un préstamo participativo de un banco panameño llamado Panacorp Casa de Valores, con el que a día de hoy mantiene una deuda de 6,3 millones, tal y como adelantó Vozpópuli. Al ser participativo, computaba como patrimonio neto a efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades.

La advertencia de Deloitte también está contemplada en las alegaciones que ha realizado el eurodiputado de Cs ante Bruselas. Hay que recordar que el Gobierno se ha negado a hacer públicos los informes de los asesores de este rescate, así como el plan presentado por Plus Ultra para garantizar su viabilidad y la devolución del apoyo público, o las actas de la reunión del Consejo Gestor del fondo en la que se aprobó la ayuda.