El Gobierno sabía que Plus Ultra estaba al borde de la disolución antes de la covid, pues arrastraba pérdidas desde su creación. La aerolínea había evitado la causa de disolución con la suscripción de un préstamo participativo de un banco panameño llamado Panacorp Casa de Valores, tal y como adelantó Vozpópuli. Así se lo hizo saber Deloitte, la consultora que elaboró uno de los informes clave para aprobar el rescate, en concreto, el dictamen jurídico.

El fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) establece que las entidades que reciban ayudas no debían constituir una empresa en crisis a 31 de diciembre de 2019, no deben haber solicitado la declaración de concurso voluntario o haber sido declaradas insolventes, y deben demostrar su viabilidad a medio y largo plazo.

Es decir, que la empresa tenía que ser viable antes de la pandemia y los problemas financieros haber sido provocados por el coronavirus. Sin embargo, el asesor jurídico informó a la SEPI de que lo único que salvaba a esta empresa de entrar en disolución era el préstamo del banco panameño con el que a día de hoy mantiene una deuda de 6,3 millones. Al ser participativo, computaba como patrimonio neto a efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades.

Deloitte recomendó a la SEPI controlar que Plus Ultra no entrara en causa de disolución

La advertencia de Deloitte está contemplada en las alegaciones que ha realizado el eurodiputado de Ciudadanos (Cs) Luis Garicano, que ha tenido acceso a la documentación que ahora está en manos de la Comisión Europea. En ellas se detalla la recomendación que la consultora hizo al Gobierno de controlar que la compañía no entrara en causa de disolución en cualquier momento.

La aerolínea registra números rojos desde su creación en 2011. Las pérdidas a finales de 2017, cuando logró el préstamo participativo de este banco panameño, rondaban los 9 millones. En los siguientes tres años, el resultado de la aerolínea siguió siendo negativo y a octubre de 2020, las pérdidas acumuladas ascendían a 13,4 millones en diciembre de 2019.

A esa cifra se sumarán los 34,6 millones que Plus Ultra advirtió al Gobierno que prevé perder entre 2020 y 2022, por el impacto de la pandemia. El riesgo era tal que los bancos españoles se negaron a prestarle dinero avalado por el Estado (a través del ICO) durante la pandemia.

El banco que salvó a Plus Ultra está vinculado con Venezuela

Plus Ultra recibió un préstamo participativo de Panacorp en el mismo año en el que los empresarios venezolanos Rodolfo José Reyes Rojas, Raif El Arigie Harbie y Roberto Roselli entraron en la compañía. A su vez, Reyes comparte sociedades en España con el propio Camilo Ibrahim, el magnate venezolano cercano a la vicepresidenta de Venezuela Delcy Rodríguez y que está tras la propia Plus Ultra y Panacorp.

Los vínculos de Plus Ultra con Venezuela ya son conocidos, entre otras cosas, por el hecho de que sus principales accionistas son de allí. Pero curiosamente, este periódico ha desvelado que Panacorp Casa de Valores tiene inversiones en la petrolera de Venezuela, PDVSA, y en la propia República Bolivariana de Venezuela, con 9,3 millones de euros en bonos que vencen entre octubre de 2020 y noviembre de 2026.

Los bonos de deuda estatal venezolana están en el nivel de riesgo más alto

La empresa prestamista de Plus Ultra sitúa los bonos de deuda estatal venezolana en el nivel D de riesgo, el más alto y que significa que ese bono no se va a cobrar, ya que se considera que habrá un impago general, según las tres casas de calificación (S&P, Fitch y Moody's). Los de PDVSA están en el nivel C, con una alta probabilidad de impago.

Plus Ultra afrontará el pago del préstamo tras recibir los 53 millones de euros del Gobierno español. Y es que, aunque el crédito otorgado en diciembre de 2017 vencía en diciembre de 2021, el asesor jurídico del rescate, Deloitte, detalla en su informe que el préstamo ha sido prorrogado cinco años más, hasta el 31 de diciembre de 2026, un mes después de que hayan vencido los bonos de Panacorp en PDVSA.

Garicano advertía este martes del "alto riesgo de que los 53 millones no se devuelvan y desaparezcan en una cuenta en Panamá” y pedía que se "evite que los propietarios de la empresa utilicen el rescate para pagar las deudas que tienen con empresas que ellos mismos controlan". Por su parte, la aerolínea defiende que "la SEPI impuso en las condiciones de su financiación que Plus Ultra no podrá devolver el préstamo a Panacorp hasta no haber devuelto antes las ayudas públicas concedidas".