Plus Ultra, la aerolínea controlada por empresarios venezolanos a la que el Gobierno inyectó 53 millones de euros, sorteó la disolución antes de la covid con un préstamo participativo de una entidad panameña.

En concreto, la sociedad a través de la cual opera la aerolínea recibió un crédito de al menos 6,3 millones de euros de Panacorp Casa de Valores, una entidad financiera con la que la aerolínea suscribió el préstamo a finales de 2017, fecha en la que los empresarios venezolanos ya tenían al menos el 47% de dicha sociedad. Cerrado ese ejercicio, la empresa registraba nueve millones de pérdidas.

De no ser por este préstamo participativo, Plus Ultra Líneas Aéreas se tendría que haber declarado en causa de disolución. El Artículo 363 de la Ley de Sociedades de Capital recoge que la sociedad deberá disolverse si las pérdidas dejan reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social.

En 2019, la empresa tenía un capital social de 18,9 millones y el patrimonio neto era de 8,6 millones. Es decir, no llegaba a los 9,45 millones, la mitad del capital social. Sin embargo, los préstamos participativos se consideran patrimonio neto a todos los efectos, lo que habría salvado a la empresa de esta situación.

Panacorp Casa de Valores es una sociedad anónima que fue creada en el año 2006 por Eisenmann Abogados y Consultores y que tiene a Mohamed Ibrahim Ibrahim como director. El préstamo participativo tiene un interés fijo que asciende a un 9% anual.

El préstamo participativo dejaba "resuelta la situación de desequilibirio patrimonial y de causa de disolución"

"Conforme dicho saldo, la sociedad estaría en causa de disolución, si bien hay que tener cuenta que la compañía tiene en el pasivo no corriente un préstamo participativo de 6,3 millones de euros que computaría como patrimonio neto a efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades", consta en las cuentas a las que ha podido acceder Vozpópuli.

"El patrimonio neto final a efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades previstos en la legislación mercantil asciende a 31 de enero de 2019 a la cuantía de 14,9 millones de euros correspondiente a la suma de patrimonio neto y préstamo participativo, quedando por tanto resuelta la situación de desequilibrio patrimonial y de causa de disolución", añaden.

"Las partes pactan expresamente que el préstamo, en su carácter de préstamo participativo, tenga consideración de subordinado en cuanto a orden de pago se refiere. Tal y como se establece en el Real Decreto Ley 7 /1996 de 7 de junio sobre medidas urgentes de carácter fiscal y de fomento y liberalización de la actividad económica en su artículo 20,letra d), los préstamos participativos se consideran patrimonio neto a los efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades previstos en la legislación mercantil", defiende la compañía.

Plus Ultra: en pérdidas desde su creación

Según consta en las cuentas de Plus Ultra, la sociedad cerró el ejercicio 2019 con unas pérdidas acumuladas cercanas a los 11 millones de euros. La compañía aérea ha registrado números rojos desde su creación en 2011, tal y como avanzó este periódico.

La aerolínea cerró el ejercicio 2018/2019 con un resultado de explotación negativo de 2,2 millones de euros tras facturar 63 millones y sumaba deudas por 25 millones de euros.

Antes de ser rescatada, Plus Ultra solicitó un préstamo avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y la banca se negó a concedérselo, tal y como ha avanzado VozpópuliLas entidades financieras españolas rechazaron su petición por el riesgo que suponía la operación.

Panamá e Ibrahim

Distintas fuentes señalan que en Panamá, considerada un paraíso fiscal, ha tenido sede la empresa con la que el súperempresario venezolano-libanés Camilo Ibrahim Issa ha gestionado sus negocios comerciales e inmobiliarios en Venezuela.

Camilo Ibrahim comparte sociedades con los dueños de Plus Ultra
El empresario venezolano Camilio Ibrahim, en la inauguración de una tienda de Zara.

Este empresario, informó Vozpópuli, sería el puente entre los venezolanos que actualmente controlan Plus Ultra (al menos, un 47%) y altos representantes del Gobierno venezolano, como la vicepresidenta Delcy Rodríguez y la Primera Dama Cilia Flores.

Según informó El Mundo, de hecho, Camilo Ibrahim es accionista de la propia Plus Ultra, si bien su nombre no aparece recogido en las cuentas de la sociedad.

Ibrahim tiene al menos una sociedad 'opaca' una sociedad pantalla en Aruba, Aruba Stone N.V., según difundieron los 'Papeles del Paraíso'

Ibrahim tiene al menos una sociedad pantalla en Aruba, Aruba Stone N.V., según revelaron los Papeles del Paraíso' difundidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. Distintas fuentes le han vinculado con sociedades 'opacas' en Panamá, desde que las gestionaría su negocio en Venezuela.

Como informó Vozpópuli, Ibrahim Issa comparte en España sociedades con varios de los empresarios que participan directamente del capital de Plus Ultra. La propia aerolínea compartió de hecho sede con la primera de estas sociedades, en Torregalindo 1 (Madrid), hasta 2020, cuando se mudó a Alcobendas.