IAG, matriz de la aerolínea española Iberia, y Globalia, actual propietaria de Air Europa, han firmado un nuevo acuerdo de compraventa por 500 millones de euros, la mitad del dinero previsto en el pacto inicial. Tras casi un año de intensas negociaciones por el impacto de la covid-19, ambos grupos esperan cerrar la operación en la segunda mitad de 2021.

Esta operación se debía haber producido en la segunda mitad del 2020, pero el coronavirus trastocó el acuerdo. En el marco de este nuevo acuerdo, Iberia aplazará el pago a la familia Hidalgo seis años desde la fecha de cierre de la operación de adquisición, según ha confirmado IAG en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este miércoles. 

Según los datos aportados por IAG, el volumen de pasajeros de Air Europa se desplomó alrededor de un 70% en 2020. Además, la aerolínea tiene actualmente una flota operativa de 52 aviones en régimen de arrendamiento, 16 menos que a finales de 2019. 

IAG asegura que la compra de Air Europa sigue siendo "estratégica" y adquirirá la aerolínea "en un momento en que la recuperación de los viajes aéreos podría ser significativa con el despliegue de las vacunas covid-19 en todo el mundo". No obstante, hasta que no se cierre, "Iberia y Air Europa seguirán compitiendo en todos los mercados en los que operan, como hasta ahora". 

Se reduce el precio a la mitad

En noviembre de 2019 IAG anunció que pagaría 1.000 millones por Air Europa, pero la irrupción de la covid-19 ha llevado a ambas sociedades a renegociar las condiciones que se fijaron al principio hasta reducir el precio a la mitad. El acuerdo final se ha alcanzado a última hora de este martes, tras cerrar los últimos detalles legales, tal y como ha adelantado El Confidencial.  

IAG ha aceptado pagar 500 millones por Air Europa, puesto que ha descontado del precio inicial los dos préstamos de 475 millones de euros concedidos por la SEPI. La fecha elegida, dentro de seis años, se debe a que será el plazo en el que Air Europa deberá haber devuelto esta ayuda (2026). Es decir, que primero hará frente a la deuda de la aerolínea con el Estado y, después, con la familia Hidalgo.

IAG precisa en el comunicado que la deuda financiera neta de Air Europa, incluyendo los préstamos del ICO y SEPI, era de aproximadamente 500 millones a finales de 2020. No obstante, el grupo espera que la adquisición "genere sinergias significativas de costes e ingresos que ahora se esperan alcanzar en 2026", con una "contribución positiva a los resultados en el primer año completo después del cierre de la operación".

Condicionada a la negociación con la SEPI

El último fleco para cerrar la operación es si la SEPI renuncia al nombramiento de los dos consejeros que le corresponden por los préstamos concedidos a la aerolínea de Globalia, así como a su derecho para escoger al consejero delegado. 

IAG aclara en el comunicado que los términos revisados del acuerdo están condicionados a la negociación satisfactoria entre Iberia y la SEPI. En este sentido, desde la compañía aérea revelan su intención de iniciar conversaciones con la entidad pública "en el corto plazo".

El grupo aéreo al que pertenece Iberia concreta que, suponiendo que se cumplan todas las condiciones del acuerdo, se espera que el cierre de la operación tenga lugar en la segunda mitad de 2021. Además, la adquisición continúa estando sujeta a la aprobación de la Comisión Europea. Sin embargo, este tipo de operación no requiere 'luz verde' por parte de los accionistas de IAG.

Luis Gallego, consejero delegado de IAG, defiende que "formar parte de un gran grupo es la mejor garantía para superar los desafíos del mercado actual, que también beneficiarán a Air Europa una vez se complete la transacción". Por su parte, el CEO de Globalia, Javier Hidalgo, asegura que esta operación "supone un gran esfuerzo de todos y es la mejor forma de recuperar el turismo, el transporte en España y el hub de Madrid".