El documental de Rocío Carrasco se está llevando a muchos por delante tras sus demoledoras palabras. Entre ellos a su exmarido y padre de sus dos hijos, Antonio David Flores, y a la mujer de éste, Olga Moreno.

La hija de Rocío Jurado asegura en Rocío, contar la verdad para seguir viva que ambos no se hacían cargo de sus hijos cuando le tocaba a él la custodia. Además, da a entender que la pareja le ha lavado el cerebro a los niños para que la odien a ella, su madre.

Aunque Antonio David y Rocío Flores aún no se han pronunciado sobre todas las confesiones de Carrasco, Olga Moreno sí que ha hablado desde Honduras, donde está concursando en Supervivientes.

Olga Moreno habla de Rocío Carrasco en 'Supervivientes'

Parecía que Olga Moreno se iba a mantener al margen de la polémica, pero nada más lejos de la realidad. En la isla, en una conversación con Marta López junto al mar, la mujer de Antonio David y madre de su segunda hija se ha sincerado.

"Te juro por mi hija que en la vida se ha hablado mal de la otra persona en mi casa. Es como cuando dicen que si él ha manipulado a los niños. ¿Tú crees que alguien puede manipular a Rocío Flores? Si es al contrario, le hemos tapado un montón de cosas... lo que pasa es que los niños se van haciendo grandes y ellos mismos se dan cuenta", dijo Olga, que lleva con los niños más de veinte años. "Tengo la conciencia muy tranquila, estamos muy tranquilos todos", añadió.

Olga Moreno en Supervivientes
Olga Moreno en SupervivientesOlga Moreno en Supervivientes

Olga Moreno: "Rocío Flores llamaba a su madre y ésta la colgaba"

Olga Moreno también dijo que Rocío Flores intentaba mantener el contacto con su madre pero que ésta la colgaba o no se lo cogía: "No le cogía el teléfono, o a veces se lo cogía y terminaba colgándole. Que se siente con los dos, que eso es inhumano. Que se preocupe solo por esos dos hijos, que son suyos, no son míos. En la vida me han llamado mamá, como se ha dicho. He disfrutado de ellos porque esos niños son para conocerlos".

Rocío Carrasco lleva nueve años sin hablarse con su hija, Rocío Flores. La joven, de 25 años, aún no se ha pronunciado sobre todo esto.