Radiotelevisión Española es mucho más que sus telediarios, pero la mayoría de la atención la concitan sus programas informativos. También las polémicas, de ahí que el principal responsable de los noticiarios siempre esté en el ojo del huracán. Enric Hernández ha ejercido ese puesto desde otoño de 2019 y se ha enfrentado a críticas prácticamente de toda la oposición parlamentaria, así como de los sindicatos de la corporación.

El nuevo Consejo de Administración de RTVE se reunirá la próxima semana y sus vocales esperan noticias sobre la restructuración del organigrama que prepara el presidente de la corporación, José Manuel Pérez Tornero.

Fuentes de la cúpula de RTVE explican a Vozpópuli que uno de los directivos que se encuentran más cuestionados dentro de la corporación es Hernández, quien en los últimos tiempos ha tenido el mando de los noticiarios y programas informativos de TVE y RNE, así como de la web.

La audiencia de La 1 se encuentra en mínimos históricos y sus informativos no ayudan a impulsar la cuota de pantalla. De hecho, su distancia con las televisiones privadas ha aumentado considerablemente durante el último año. En marzo de 2020, el TD-1 estaba a 690.000 espectadores del líder de la franja (Antena 3), mientras que el TD-2, a 300.000 de Telecinco, que ostentaba la primera posición.

Actualmente, Antena 3 aventaja a La 1 en 1,2 millones de espectadores a mediodía y en 1,8 por la noche. A todo esto, hay que sumar que las mañanas de RNE –su prime time informativo- perdieron 188.000 oyentes durante 2020.

Reportaje sobre la covid-19

El Consejo de Informativos de TVE difundía este miércoles un dictamen que suponía un golpe para Hernández y su equipo. Al menos, de puertas para adentro de Torrespaña. La resolución daba la razón a Jenaro Castro –directivo destituido tras la llegada de Rosa María Mateo- en lo que respecta a un suceso que ocurrió el pasado enero.

Entonces, La 2 programó un documental, con guión de Castro, que contradecía algunas tesis del Gobierno con respecto a la evolución de la pandemia de covid-19 en España. De forma imprevista, el reportaje se emitió antecedido de una pieza informativa de 6 minutos que ofrecía otra perspectiva sobre el tema.

El Consejo de Informativos -tras deliberar y votar sobre el tema- ha acusado a la Dirección de Informativos de “mala praxis profesional” y ha visto un precedente peligroso en esta decisión.

Unas horas antes, Comisiones Obreras distribuía una hoja informativa entre todos los trabajadores de Torrespaña en la que criticaba que los noticiarios silencien los actos de precampaña de Pablo Iglesias. “El tratamiento dado ayer en los telediarios (lunes) a Unidas Podemos es equiparable a los peores momentos de manipulación informativa que el PP impuso en los que fueron los peores años para la libertad del periodismo”, apuntaba la hoja.

Fuentes del nuevo Consejo inciden en que Hernández cuenta con detractores en este órgano que apuestan por su destitución. Dentro del Partido Popular, Hernández es visto con recelos, pero también en Unidas Podemos, pues su nombramiento formó parte de una operación de Moncloa para mitigar la fuerza que el partido morado tenía entonces en Torrespaña.

Enric Hernández y las mañanas

Entre las decisiones que deberá tomar el nuevo equipo directivo se encuentran la de mantener o rectificar los cambios que impulsó Hernández en las mañanas de La 1.

Esta reforma de la franja matinal causó polémica dentro y fuera de la corporación. Los primeros en protestar fueron los sindicatos, que no compartieron la idea de mover de hora el informativo territorial de TVE, cosa que finalmente no se hizo de la forma que propuso la Dirección de Informativos.

UGT, USO y el Sindicato Independiente también denunciaron la decisión de encargar a una productora (Lacoproductora, José Miguel Contreras) el programa de Cintora, pues consideraban que el Mandato Marco de RTVE (la normativa que debe cumplir) prohíbe externalizar los programas informativos.

Desde el punto de vista de la audiencia, los resultados no han sido buenos. La hora de La 1, presentado por Mónica López, está a una distancia considerable de Telecinco y Antena 3; y Las cosas claras registra resultados por debajo de la media de La 1.

Dado que se emite justo antes del telediario de las 15.00 horas, eso condiciona la audiencia del noticiario, que en marzo fue del 10,9%, con 1.378.000 espectadores de media.

No hay que olvidar que Hernández llegó a RTVE tras su salida de El Periódico de Catalunya, que se consumó después de que Javier Moll comprara el Grupo Zeta a la familia Asensio. En la consulta convocada entre los trabajadores de la corporación para opinar sobre su nombramiento, obtuvo 95 votos a favor (14,7%) y 419 en contra (65%). Un total de 131 participantes (20,3%) votaron en blanco.