La representación legal de Vox en el caso Dina ha presentado un recurso ante el juez Manuel García Castellón para tratar de convencerle de que reabra su querella por tráfico de influencias y otros cuatro delitos contra Pablo Iglesias y contra el fiscal del caso Villarejo Ignacio Stampa. Y Vox basa esa petición en la "trascendencia" de las manifestaciones realizadas por el teniente fiscal Luis Navajas en una entrevista concedida a Onda Cero, en la que el 'número dos' de Dolores Delgado aseguró que le dio "asco" una supuesta relación existente entre el fiscal y una abogada de Podemos, personada como acusación popular en el caso Villarejo. Gracias a estos vínculos, según Vox, la formación de izquierda habría obtenido información confidencial en la Audiencia Nacional.

"La posibilidad de comisión del delito que esta parte ha denunciado cobra entidad a la vista de las declaraciones de Calvente y en los chats aludidos que además se encuentran aportados en otro procedimiento judicial, y por supuesto de las propias manifestaciones del teniente fiscal" del Supremo, Luis Navajas, especifica el recurso.

Vox cree que el fiscal Stampa pudo haber facilitado información de carácter secreto a la abogada de Podemos Marta Flor Núñez, que Pablo Iglesias habría utilizado para hacerse pasar como objetivo de las cloacas policiales del Estado durante la campaña de las Elecciones Generales de 28 de abril de 2019.

Exageración de la abogada

La formación liderada por Abascal basa su querella en varios chats internos de Podemos publicados en la prensa en la que la abogada Marta Flor Núñez alardea de mantener una relación con el fiscal, y que gracias a ella conseguía datos secretos sobre el caso Villarejo. En otros mensajes, también se alude a las reuniones con los fiscales de anticorrupción.

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado saluda al teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas.

Sin embargo, tanto Stampa como la letrada Núñez han rechazado haber mantenido ningún tipo de relación. En este sentido, la propia abogada reconoció en conversaciones incluidas en los mismos chats que utiliza Vox para presentar su querella que había exagerado sus vínculos con el funcionario público. El jefe de la Inspección de la Fiscalía General del Estado, Fausto Cartagena, ha archivado hasta en cuatro ocasiones el expediente que abrió inicialmente por estos hechos, al considerar que las relaciones entre el fiscal y la abogada son "conjeturas carentes de mínima base".

Además, Vox sostiene en su recurso que otros de los mensajes del chat interno de los abogados de Podemos demostrarían que la Fiscalía anticorrupción habría facilitado información confidencial del caso Dina, en concreto sobre las investigaciones sobre BBVA e Iberdrola. En este caso, fuentes consultadas por Vozpópuli conocedoras de las reuniones entre el ministerio público y los abogados de Podemos han rechazado que los fiscales facilitaran esa información confidencial.

No hicieron caso

En la reunión entre Podemos y los fiscales, según esta versión, la formación de Iglesias anunció su intención de pedir que se investigaran las informaciones que entonces se estaban publicando sobre la contratación de BBVA e Iberdrola a Villarejo. Y los fiscales frenaron en seco a la formación 'morada' negándole cualquier información de sus investigaciones.

Por ello, además de la importancia del testimonio de Navajas, Vox considera de especial relevancia los mensajes internos de los abogados de Podemos, aportados por el ex coordinador jurídico de la formación morada José Manuel Calvente al Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid para defenderse de una acusación de acoso sexual, que fue archivada.

El líder de Vox, Santiago Abascal, interviene en una sesión de control al Gobierno en el Congreso.

Por otra parte, el recurso de la formación liderada por Santiago Abascal también llama la atención en que en estos momentos, tal y como reconoce el magistrado en el auto de 21 de septiembre en el que se archiva la querella de Vox, en el caso Dina se investigan cuatro delitos: revelación de secretos, daños causados en la tarjeta de Dina Bousselham, simulación de delito y denuncia falsa. Sin embargo, al menos dos de esos delitos no se han atribuido a ningún imputado.

Y por eso, en estos momentos se da la paradoja de que en este procedimiento solo Villarejo y los periodistas que entregaron al excomisario la copia de la tarjeta del teléfono robado a Bousselham están investigados por revelación de secretos. Y, al mismo tiempo, Villarejo y los informadores deberían ser considerados perjudicados de otros delitos investigados en el caso Dina: denuncia falsa y simulación de delito.