Tribunales

El Supremo concluye que el fiscal Stampa fue objeto de una campaña de "noticias falsas"

El Alto Tribunal destaca en una sentencia que "se trató, por tanto, de la difusión de rumores e infundios sobre la actuación del demandante como fiscal" en Canarias

El fiscal del caso Villarejo Ignacio Stampa
El fiscal del caso Villarejo Ignacio Stampa

La Sala Primera de lo Civil del Tribunal Supremo ha confirmado la condena al periodista Francisco Javier Chavanel Seoane por difundir informaciones "falsas" sobre el fiscal Ignacio Stampa, uno de los acusadores del caso Villarejo en la Audiencia Nacional.

Así, los magistrados obligan al periodista a indemnizar con 25.000 euros a Stampa por intromisión ilegítima en su derecho al honor en intervenciones en la radio y en artículos de prensa, en el año 2014, donde comentó la actuación del citado fiscal en los casos conocidos como ‘Unión’ y ‘Stratus’.

La sentencia, dictada este lunes 21 de septiembre, alude a unas informaciones y opiniones difundidas por el periodista canario el 20, 21 y 22 de mayo de 2014, de las que se desprendía que Stampa habría obtenido "favores", como por ejemplo "no cobrarle el alquiler del piso, facilitarle un vehículo de alta gama y enchufar a su exesposa en el Ayuntamiento de Arrecife, de una determinada persona contra la que no había dirigido acusación pese a estar implicada en tramas corruptas".

Sin embargo, el Supremo concluye que "las informaciones transmitidas" sobre el fiscal "se han revelado falsas y no existe prueba de que el recurrente hubiera intentado comprobarlas conforme a cánones de diligencia profesional".

"Un supuesto rumor"

La sentencia constata que "el citado periodista se hizo eco de un supuesto rumor" según el cual el bufete en el que trabajaba la pareja del fiscal tenía "un altísimo porcentaje de eficacia en la consecución de la libertad condicional de los investigados en asuntos de inmigración y tráfico de drogas. Lo difundió, sin tratar de constatar la veracidad de estos hechos".

Y por eso, los magistrados destacan que Chavanel "ha propagado simples rumores insidiosos". El tribunal recuerda que "cuando se transmite información sí es exigible el requisito de la veracidad, en los términos en que ha sido configurado por el Tribunal Constitucional".

Y este requisito, el de que la información transmitida sea veraz, fue incumplido por el señor Chavanel, dice el Supremo, que concluye: "Se trató, por tanto, de la difusión de rumores e infundios sobre la actuación del demandante como fiscal".

"Grave desprestigio"

Para los magistrados, las informaciones publicadas "suponían un grave desprestigio para el demandante, que cuestionaban su integridad moral y su rectitud profesional, y le atribuían la comisión de hechos ilícitos, cuando no directamente delitos y, por tanto, constituían una intromisión en su derecho al honor. Al no ser veraces, puesto que no consta que el demandado actuara diligentemente para comprobar que sus afirmaciones se correspondían con la realidad, la intromisión en el honor del demandante es ilegítima", concluye la sentencia, a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

Precisamente Stampa fue objeto el pasado lunes de un ataque frontal del teniente fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas, quien aseguró haber sentido "asco" tras conocer la supuesta relación de este fiscal con una abogada de Podemos en la acusación del caso Villarejo.

Sin embargo, ambos han rechazado la existencia de ningún vínculo personal, y mucho menos que hubiera existido un trato de favor a la formación encabezada por Pablo Iglesias. En el mismo sentido, la Inspección Fiscal ha rechazado hasta en cuatro ocasiones expedientar a Stampa.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba