El magnate venezolano-libanés Camilo Ibrahim Issa, al que Vozpópuli ha señalado como principal nexo entre Plus Ultra y altos cargos chavistas, ha roto por primera vez su silencio. El empresario ha elegido para ello el medio venezolano Analítica, que ha reproducido un comunicado íntegro acompañado de la misma foto de él que ha utilizado este periódico. Desde Analítica han confirmado a Vozpópuli que el comunicado les fue remitido por el propio Ibrahim y que se han limitado, sin entrar en el fondo, a respetar el derecho de una persona a "expresar su verdad cuando esta se sienta atacada".

En el comunicado, Ibrahim reconoce haber tenido contacto presencial con dos dirigentes del Gobierno venezolano: la vicepresidenta Delcy Rodríguez y el todopoderoso ministro de Petróleo e Industria, Tarek El Aissami, al que Estados Unidos persigue por tráfico de drogas desde el año 2017.

En ese comunicado, que el citado medio venezolano reproduce bajo el título 'Camilo Ibrahim Issa aclara todo entorno a la aerolínea Plus Ultra', el magnate venezolano-libanés niega cualquier vinculación con la aerolínea ahora rescatada por el Gobierno español con 53 millones de euros.

Somos, además de amigos, socios en distintos proyectos y en algunas propiedades de bienes raíces", dice Ibrahim sobre los dos empresarios venezolanos

"No soy accionista de la aerolínea Plus Ultra (tampoco lo es ningún miembro de nuestra familia). No soy director de la aerolínea Plus Ultra (tampoco lo es ningún miembro de nuestra familia). No trabajo ni cumplo función alguna en la aerolínea Plus Ultra (tampoco trabaja allí ningún miembro de nuestra familia). No he participado en ninguna conversación de trabajo sobre las funciones de la aerolínea Plus Ultra. Desconozco profundamente hasta el nivel del absoluto desinterés a la industria aeronáutica", dice Ibrahim.

Vozpópuli ha intentado contactar con el propio empresario, sin haber obtenido hasta respuesta hasta ahora. Este medio también ha intentado recabar la versión de quienes el propio Ibrahim califica como "amigos" y "socios en distintos proyectos". Se trata de Rodolfo Reyes Rojas y Raif El Arigie Harbie, que encabezan el entramado que cuenta con el 57% de Plus Ultra.

"Ibrahim reconoce su relación de amistad, cariño y trabajo con Rodolfo Reyes y Raif El Arigie, nombres vinculados al grupo Plus Ultra", se ha limitado a decir el texto difundido por el medio Analítica. "Es una relación que valoro y me ha hecho mejor persona, forjada en el tiempo y especialmente en las adversidades de la realidad venezolana", señala Camilo, según el comunicado. "Somos, además de amigos, socios en distintos proyectos, incluyendo una cadena de cafeterías, y en algunas propiedades de bienes raíces comerciales. No así en la aerolínea, como tampoco participamos en otros proyectos que ellos tienen juntos o cada uno por separado".

Nexos con Plus Ultra que Camilo omite

Vozpópuli ya ha informado de que Plus Ultra sorteó la disolución a finales de 2017 con un préstamo participativo de un banco panameño, Panacorp Casa de Valores, con empresarios vinculados a Ibrahim. El medio Armando.Info llegó a publicar que Mohamed Ibrahim Ibrahim, el administrador de Panacorp Casa de Valores, es su sobrino. Sobre ello, Ibrahim no se ha manifestado.

Mohamed Ibrahim también está presente como director y secretario en Meridianiq S.A., otra sociedad panameña de la que es presidente Luis Ibrahim Issa, que a su vez lidera Phoenix World Trade, la empresa a través de la cual Camilo Ibrahim controla marcas internacionales de moda -como Inditex- en Venezuela. 

Como ya informó también este medio, entre los ejecutivos que lideran el banco panameño se encuentra Alcides José Carrión Romero, persona que administra varias sociedades en Panamá donde figuran el propio Camilo Ibrahim IssaRodolfo Reyes, uno de los dueños venezolanos del 57% de Plus Ultra.

Encuentro con Delcy y Tarek El Aissami

En el mismo comunicado, Ibrahim asegura: "No conozco personalmente y nunca he conversado con ningún miembro del Alto Gobierno actual de Venezuela, incluyendo en particular a Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello, Delcy Rodríguez, Tarek El Aissami para nombrar algunos". Pero luego añade: "Todo esto con una salvedad: en algún momento del mes de septiembre del 2018, como miembro de CONAPRI (ente empresarial local) y en conjunto con varios otros miembros, solicitamos y se nos concedió una reunión para, entre otras cosas, abogar por una apertura económica con más margen de maniobra para la empresa privada y por la liberación de mas de 20 gerentes de la cadena de Supermercados Excélsior Gama (Luis Miguel Da Gama) que habían sido detenidos y acusados de conspiración en esos días por tener 'los anaqueles vacíos', lo que el gobierno asumía como un comportamiento 'conspirador, golpista'. Dicha reunión fue solicitada ante la vicepresidenta Delcy Rodríguez en su oficina".

Plus Ultra - Delcy Rodríguez
Empresarios en la órbita de Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, controlan Plus Ultra.

"Asistimos a la reunión tres miembros de CONAPRI (Horacio Velutini, Alberto Vollmer y mi persona). Después de esperar cerca de una hora, fuimos atendidos en una sala de conferencia por Delcy Rodríguez (entonces, como ahora, vicepresidenta) y por Tarek El Aissami (entonces ministro de Industria y Comercio). La reunión duró entre 30 y 45 minutos. Esa es la única vez en mi vida que he visto o estado en presencia física cercana de estas dos personas y es hasta el día de hoy la única conversación que he mantenido también con cualquiera del actual gobierno", afirma Ibrahim, sin entrar en detalles sobre el contenido de la reunión.

Si bien en España resuena más el nombre de Delcy por su encuentro el año pasado en Barajas con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, destapado por Vozpópuli, en Venezuela y EEUU es también conocido el del otro dirigente en la reunión con Ibrahim, el venezolano-libanés El Aissami, en el Gobierno desde 2008 empezando con el cargo de ministro de Interior y Justicia. El Gobierno estadounidense ofrece diez millones de dólares por su captura: le acusa desde 2017 de haber "facilitado" el tráfico de drogas desde Venezuela hasta México y EEUU, de ser "parcialmente" propietario de los envíos y "estar vinculado" con bandas del narco colombiano y mexicano.

Contexto del encuentro

Es de notar que la referida reunión se produjo cronológicamente después de que la fiscal general de Venezuela Luisa Ortega señalara a su socio Roberto Reyes como parte de la trama de los CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción).

Esta última sería una trama de desfalco de 350 millones de dólares de fondos públicos venezolanos, en principio, para proyectos sociales de viviendas y alimentos, que habría encabezado el colombiano-libanés Alex Saab, acusado de ser el principal testaferro de Maduro fuera de Venezuela por EE.UU. y defendido ahora en esa causa por el despacho del exmagistrado Baltasar Garzón, pareja de la actual fiscal general del Estado en España, Dolores Delgado.

Tareck El Aissami se vio con el magnate ligado a los dueños de Plus Ultra
Tareck El Aissami, exministro de Justicia e Interior y actual Ministro del Poder Popular de Petróleo de Venezuela. Efe

Dos meses después de la reunión de Ibrahim con Delcy y El Aissami, la entonces opositora Asamblea Nacional Venezolana citó a declarar a Reyes e Ibrahim por el asunto de los CLAP, en concreto, en noviembre de ese mismo 2018, aunque estos nunca comparecieron presencialmente.

En ese mismo noviembre de 2018, Camilo creó una sociedad en España, La Compañía de Bocono y Biscucuy S.L., dedicada a la exportación e importación de café, entre otros alimentos, de la mano de Reyes y El Arigie. Dicha sociedad se creó con la misma sede en Madrid, Torregalindo 1, que tenía entonces Plus Ultra (esta último se mudó a Alcobendas recién en 2020).

Empresarios "constructivos" con el madurismo

Fuentes cercanas al alto empresariado venezolano señalan a Vozpópuli que un encuentro con Delcy como el que describe Camilo no está al alcance de cualquiera. Inciden, de hecho, en que muchos de ellos han decidido retirarse a vivir en el extranjero, en países como EEUU, para no tener que soportar mayores injerencias.

Una simple búsqueda en Google basta, también, para contrastar que los otros dos empresarios presentes en esa reunión, Velutini (inmobiliario) y Vollmer (empresario del Ron), han exteriorizado un tono condescendiente con el madurismo o, al menos, "optimista" sobre Venezuela en los últimos años.

Sobre Velutini, su propia empresa, Fondos Valores Inmobiliarios, dice en su web que "las llamadas de los inversionistas extranjeros dejaron de sonar desde el 2005 hasta finales de 2018", pero "(Velutini) se emociona al decir que esto está cambiando y que puede seguir cambiando exista o no un cambio político en el país".

A Vollmer, dueño de la pujante empresa de ron venezolano Santa Teresa, "no se le escucha hablar mal de Chávez, presidente hasta su muerte en 2013, ni de su sucesor, Nicolás Maduro, en medio de la peor crisis económica de la historia contemporánea de Venezuela", según destacó de él, tras entrevistarle en 2018 la agencia alemana DPA. "Incondicionalmente constructivo", se autodeclaró.

Un abogado de Ibrahim responde

Después de la publicación de este artículo, un abogado de Ibrahim, Reinaldo Gadea, respondió a este medio que "Él (Camilo) me transmitió, que no ha remitido comunicado alguno, ni a ese medio ni a nadie" (una persona con nombres y apellidos de Analítica ha ratificado a Vozpópuli que el comunicado le fue enviado por Ibrahim Issa).

Este periódico le preguntó al abogado de Ibrahim si lo que pone el comunicado es falso y/o si el comunicado no fue enviado por nadie del entorno de Ibrahim Issa:

"Lo único que le he dicho, para lo que fui debidamente permisado, es lo que él me transmitió, que no ha remitido comunicado alguno, ni a ese medio ni a nadie.No tengo ninguna otra autorización y no soy vocero del Sr. Ibrahim", contestó a Vozpópuli Gadea.

Nuevo canal de debate

Debido a los trabajos de mejora que se están desarrollando en la web de Vozpópuli, queda suspendida temporalmente la posibilidad de comentar los artículos. En los próximos días se pondrá a disposición de los lectores un nuevo canal de debate en el que podrán seguir expresando sus opiniones. Muchas gracias por su comprensión y disculpen las molestias.