La sombra política que rodea la oferta de 5.060 millones que lanzó el fondo australiano IFM por el 22,6% de Naturgy se siente en el mercado. Desde que se hiciese público este movimiento el pasado 26 de enero, las acciones de la energética han perdido un 7% de su valor y cotiza lejos de los 23 euros por acción que ofrece el fondo de pensiones. El mercado señala a las dudas que se transmiten desde La Moncloa como el principal factor de este retroceso.

“Encima de la mesa está  la posibilidad de que finalmente no se apruebe la OPA”, explica el analista de Renta 4, Ángel Pérez a Vozpópuli. “La operación puede no salir porque que se produzca tanto un bloqueo del Gobierno como que no alcance el porcentaje mínimo que se ha marcado IFM, que es el 17%”, añade Aranzazu Bueno, analista de Bankinter. 

Cuando IFM comunicó a la CNMV su intención de aterrizar con fuerza en Naturgy, los inversores se lanzaron en masa a comprar acciones de la energética que preside Francisco Reynés. Aquel martes, su valor se disparaba un 15,4% y cerraba la sesión en 22,19 euros. Una euforia que ha desaparecido en dos semanas, entre rumores de veto por parte de La Moncloa y las declaraciones del propio presidente de la compañía en los resultados de 2020 de la compañía. 

“También hay que tener en cuenta que es una OPA parcial, ya han anunciado que no acudirán a la oferta los fondos que controlan el 42% del capital, por lo que la oferta se dirige a una pequeña parte del accionariado”, apunta la analista de Bankinter. “Yo entiendo que esta caída puede ser, en parte, toma de beneficios de aquellos que estaban en el valor y no le veían mucho más recorrido”, puntualiza el experto de Renta 4. 

Naturgy está todavía un 10% por debajo de los 23 euros que ofrece IFM por la compra del 22,6% de la compañía. Hace una semana, la energética perdía un 3,8% en una sola sesión entre fuertes rumores de que el Gobierno de Pedro Sánchez ya había decidido censurar esta operación que llevaría al 90% de la energética española a estar en manos de los fondos de inversión. 

Papel de La Caixa

Los analistas del mercado consideran que, además de la incertidumbre que existe sobre si Moncloa activará o no la ley antiokupas, es clave el papel que adopte el máximo accionista de Naturgy, Criteria Caixa

“Nuestro escenario es que las posibilidades de que el Gobierno acepte la OPA son elevadas si Criteria (24%) se mantiene en el accionariado, cosa que a su vez parece lógico, pero tampoco es seguro”, aseguran los analistas de mercado del Banco Sabadell en un informe reciente. 

Esta casa de análisis considera que existe “un nivel de incertidumbre relevante” sobre la  decisión final del Gobierno. Un posible rechazo a la operación provocaría un desplome de la acción. "Un eventual bloqueo de la OPA, que tampoco será a corto plazo, supondría para Naturgy el riesgo de perder el terreno ganado antes de conocerse la oferta”, concluyen.