BNP Paribas, el principal financiador de la oferta pública de adquisición (opa) de IFM sobre Naturgy, ha puesto en marcha la segunda fase de la sindicación del crédito de 1.800 millones de euros para sumar nuevas entidades que quieran financiar la operación, según fuentes consultadas por Vozpópuli. En un principio, tal y como desveló este diario, Santander y CaixaBank iban a asumir 450 millones cada uno y BNP se quedaría con 900 millones.

No obstante, el apetito del mercado por financiar la operación es alto y el banco francés ya negocia con otras entidades su incorporación al crédito, por lo que esas cifras podrían variar, detallan las mismas fuentes. En cualquier caso, la idea es que el pool bancario no sea excesivamente grande y quede fijado en unas pocas entidades. La cuantía del crédito tampoco varía.

De forma paralela a la negociación de la financiación, IFM avanza con los trámites burocráticos para lograr la aceptación de su oferta. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ya ha admitido a trámite la solicitud presentada por el fondo australiano y se mantiene a la espera de que el Gobierno, a través de la Dirección General de Comercio e Inversiones del Ministerio de Industria, estudie la oferta y posteriormente sea aprobada por el Consejo de Ministros. Tras recibir el sí del Ejecutivo, la CNMV dará luz verde al folleto, pero nunca antes.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, que inicialmente estaba llamada a tener un papel clave durante el proceso, ha tenido que dar un paso atrás por el conflicto de interés que le supone que su marido trabaje actualmente en la energética que preside Francisco Reynés. Maroto no participará ni en el expediente de Industria ni en el posterior debate del Consejo de Ministros. Le sustituye la ministra de Economía, Nadia Calviño.

A falta del veredicto definitivo, tanto Calviño como Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, han dejado caer en público que no ven con malos ojos la operación. "Es un signo positivo de confianza" de un inversor extranjero, señaló la titular de Economía hace semanas. Este martes, Ribera declaró en rueda de prensa que la oferta es una "buena noticia" porque demuestra confianza en la economía y señaló que IFM tiene un perfil a largo plazo, con "inversiones estables y prolongadas en el tiempo".

IFM, pendiente del Gobierno

La oferta de IFM por el 22,69% de Naturgy está valorada en 5.060 millones de euros, es decir, 23 euros por acción. El fondo australiano necesita una aceptación del 17% del accionariado y confía en lograr luz verde de los minoritarios. CVC y GIP ya han dicho que no venden.

Mención aparte merece Criteria, el brazo inversor de CaixaBank. El holding es el primer accionista de la energética con una participación del 24%. IFM ya ha dejado claro que quiere a Isidre Fainé como socio en esta inversión, si bien es posible que Criteria decida desprenderse de una parte de su participación. Oficialmente, la compañía todavía no se ha pronunciado.

Tampoco ha dado su opinión formal la propia Naturgy, algo que deberá hacer cuando comience el periodo de aceptación. Por ahora, Reynés se ha limitado a señalar que su trabajo pasa por “defender los intereses de todos los accionistas” y que el consejo se pronunciará cuando toque hacerlo. Para el proceso, la energética cuenta con el asesoramiento de Freshfields y Citi. BNP, además de principal financiador, es también asesor de IFM junto a Credit Suisse y Linklaters