Dacia ya tuvo el año pasado a uno de sus modelos como el más vendido en España. Se trataba de un Sandero que con un precio de verdadero low cost –está disponible desde apenas 7.000 euros– fue el turismo preferido de los españoles. Era la primera vez que un modelo de estas características lideraba la lista de ventas en nuestro mercado. Ahora que el coche eléctrico comienza a ganar terreno, Dacia vuelve a aplicar la misma receta en el nuevo Spring que tanto éxito le ha hecho lograr en el mercado de turismos tradicional.

Precio accesible, sencillez y prestaciones justas para una movilidad eficiente y adaptada casi a cualquier bolsillo. Porque con el Spring, la marca de bajo coste de Renault va a poder poner en el mercado un turismo de cuatro plazas, maletero más que razonable en su capacidad  –es relativamente grande para las dimensiones, con 270 litros de capacidad sin contar la rueda de repuesto, que es opcional– y con el que poder desenvolverse a diario con una mínima economía de consumo. Con un precio de salida ligeramente por encima de los 16.000 euros, con el nuevo Plan Moves con subvenciones de hasta 7.000 euros –achatarrando un coche antiguo, 5.500 euros si no lo haces–, el Spring puede estar disponible desde menos de 10.000 euros incluso.

Interior sencillo pero con el equipamiento y la información necesario hoy en día

Algo que Dacia ya prometió tiempo atrás, ofrecer el coche eléctrico más barato del mercado, y que ahora ha cumplido. Aunque la marca acaba de abrir sus reservas, las primeras entregas del Spring tendrán lugar después del verano, hacia el mes de octubre, con un precio que le deja por debajo del hasta ahora eléctrico más asequible, el Seat Mii Electric. Como en su caso, el modelo de Dacia es un turismo de enfoque claramente urbano con sus 3,73 metros de longitud, aunque con un diseño que apuesta por un formato tipo SUV.

Poca potencia, suficiente autonomía

El sistema eléctrico del Spring apuesta por la sencillez y un rendimiento claramente enfocado al día a día urbano. Consta de un motor síncrono de imanes permanentes y una batería de iones de litio 27,4 kWh de capacidad con la que homologa una autonomía en el nuevo ciclo WLTP más realista de 230 kilómetros para un consumo medio muy bajo, de los más bajos del segmento, de 11,9 kWh/100 km. La velocidad máxima es 125 km/h, suficientes para desplazamientos interurbanos toda vez que la capacidad de aceleración de los coches eléctricos está por encima de los turismos de gasolina de potencias similares. En el modo de conducción ECO, el motor del Spring reduce la potencia a 23 kW y la velocidad máxima a 100 km/h, optimizando así la eficiencia de las baterías.

Como ya hemos dicho, mide 3,73 metros, 34 centímetros menos por tanto que el popular Sandero (4,07 m), con similar anchura pero más estrecho, apenas 1,58 metros, con una altura de 150 milímetros, a medio camino entre la que tiene un turismo y un SUV. También es muy ligero, apenas 1.045 kilos, poco para un vehículo eléctrico, en parte porque la batería pesa 186 kg. Para su recarga, la toma de corriente está en el frontal, bajo el escudo de Dacia. Se puede recargar con corriente alterna hasta 6,6 kW de potencia o a 30 kW en el caso de usar corriente continua. En una toma doméstica convencional de 2,3 kW, el Spring emplea algo más de 13 horas para una recarga completa, un tiempo que se reduce a cinco horas si se hace a 6,6 kW. En una toma de carga rápida a 30 kW, tarda menos de una hora en alcanzar el 80% de la carga.

A pesar de ser un eléctrico low cost, el equipamiento de las versiones más básica ya incluye dirección asistida, aire acondicionado, cierre con mando a distancia, faros de ledes y ventanillas y retrovisores eléctricos. En cuanto a equipamiento de seguridad, llevará de serie control de estabilidad, seis airbags, limitador de velocidad y un sistema de frenada de emergencia.

.