La apuesta del Gobierno para el futuro del sector de la automoción pasa inexorablemente por el coche eléctrico. Prácticamente todas las medidas que se desarrollan van encaminadas a ello, dando ya la espalda a cualquier otra tecnología que no esté relacionada con la electromovilidad. Los coches de combustión parecen ya no tener relevancia y, sin embargo, siguen representando la gran mayoría de las matriculaciones en nuestro país.

Una apuesta por la tecnología eléctrica que va dando pasos para que España no pierda el tren y los fabricantes sigan viendo a nuestro país como una potente industria del automóvil. De ahí que el Gobierno tenga previsto lanzar de manera inmediata una paquete regulatorio para impulsar y facilitar la movilidad eléctrica en el país, tal como ha anunciado la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

En su participación en el foro 'El Ágora', organizado por 'El Economista', Ribera señaló que una de las tareas de su Ministerio es la de facilitar la electrificación de la movilidad, para lo que se está trabajando en "un marco regulatorio" que saldrá en breve a consulta pública.

En concreto, esta regulación que lanzará el Ministerio será un Real Decreto de regulación de puntos de recarga y mantenimiento de instalaciones, así como otro informativo "para conocer dónde hay puntos de recarga, el tiempo y su coste" y un tercero "de acompañamiento a la primera inversión" a través del plan Moves de ayudas al despliegue del vehículo eléctrico, dijo Ribera.

A este respecto, consideró que desde la Administración se tiene que "facilitar la regulación, la infraestructura y el acompañamiento", y lo que se percibe es que "hay mucho interés y comprensión por parte de las casas matrices sobre el interés de que se pueda producir en España este cambio de manera acompasada", aseguró.

"Estamos inmersos en la explosión de estas iniciativas, España tiene un recorrido en todo este segmento y tenemos que concertar bien todas las iniciativas públicas y privadas y hay una expectativa e interés muy alta", dijo, añadiendo que la transformación del sector "va a ocurrir a mucha más velocidad de lo que se esperaba hace no mucho tiempo".

Asimismo, Ribera indicó que la Ley de Cambio Climático, que prevé que sea aprobada este jueves en el Congreso de los Diputados, reconoce la obligatoriedad de instalar puntos de recarga eléctrica en los grandes puntos de suministro habitual de gasolina con más venta.

Asimismo, consideró "muy significativo" que se esté en un proceso en el que el vehículo eléctrico todavía es considerado como "un producto 'boutique'" al paso a su democratización, con costes cada vez "más reducidos y altas prestaciones".

Hasta 800 millones del nuevo Moves

Este viernes está previsto que la propia Teresa Ribera presente el nuevo plan de ayudas al despliegue del vehículo eléctrico Moves III, que estará dotado con un presupuesto de al menos 400 millones de euros.

Con un presupuesto inicial de al menos 400 millones de euros, el plan podría alcanzar los 800 millones si la demanda así lo requiere, según han asegurado diferentes miembros del Gobierno en las últimas semanas.

El objetivo del Ejecutivo de Pedro Sánchez es alcanzar los 250.000 vehículos eléctricos para 2023, así como los 100.000 puntos de recarga. Para ello, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), movilizará 2.000 millones de euros para abordar la movilidad 'cero emisiones' y el despliegue masivo de electrolineras.

Así, se pondrá en marcha un nuevo Plan Moves, el tercero, con al menos 400 millones de euros, que podría alcanzar los 800 millones si el mercado lo requiere y hay suficiente demanda de vehículos 'cero emisiones'.