La Comunidad de Madrid abrió hace dos meses el proceso de solicitud de ayudas directas a empresas y, en este tiempo, ha detectado un aluvión de peticiones por parte de los autónomos, los más necesitados de liquidez con urgencia.

Desde el 1 de mayo, la región ha recibido 34.555 solicitudes de ayudas, de las que un 66% proceden de trabajadores autónomos y sólo un 34% son de empresas.

Unos y otros, en conjunto, han pedido subsidios por valor total de 824,3 millones de euros, según los datos actualizados a 5 de julio a los que ha accedido Vozpópuli, lo que supone que casi se ha pedido ya la totalidad del dinero que tiene disponible el Gobierno autonómico de Isabel Diaz Ayuso para satisfacer estas ayudas.

Según el reparto aprobado por el Ejecutivo, a la Comunidad de Madrid le corresponden 679 millones de euros del fondo de 7.000 millones habilitado por el Estado para ayudar al tejido productivo, a los que el gobierno regional ha añadido otros 220 millones de fondos regionales. En total, dispone de 899 millones para ayudar a los negocios que lo necesiten.

Por el momento, la Comunidad ha concedido y pagado ayudas a 12.609 autónomos de los 22.806 que las han pedido, por un importe total de 51,5 millones. El importe medio recibido es de 4.100 euros.

Esto supone que Madrid sólo ha liberado un 5,7% del presupuesto para ayudas en sesenta días, un porcentaje muy reducido que se explica porque los autónomos han sido los primeros en pedir y recibir, y a ellos les corresponden ayudas más pequeñas. Fuentes cercanas a la Comunidad explican a este medio que dado que ahora empezarán a dar ayudas a las empresas esperan que se acelere el ritmo de ejecución de estos fondos.

El taxi, el principal rescatado

Los taxistas -uno de los sectores más afectados por la pandemia, las restricciones a la movilidad y la caída del turismo- se han llevado un 67,2% de las ayudas liberadas en Madrid, con lo que se han convertido en el colectivo más beneficiado.

Les siguen los establecimientos de bebidas -bares que no sirven comida- (un 7,4% de las ayudas han sido para ellos), las peluquerías y centros de belleza (3,2%), el comercio al por menor de prensas de vestir (3,2%), restaurantes y puestos de comida (1,7%), centros de "otra educación" -que incluye servicios de tutoría académica, centros de enseñanza, cursos de repaso, clases de idiomas o informática- (1,6%) y otro comercio al por menor en establecimientos no especializados (1,4%).

Según el real decreto-ley 6/2021 por el que se aprobó la creación del fondo nacional para las ayudas a empresas y autónomos, éstas podían ir destinadas a un total de 95 sectores.

Sin embargo, la Comunidad de Madrid ha incluido 56 sectores nuevos entre los que figuran farmacias, transportes, servicios de mudanzas, agencias de publicidad y comercio al por mayor entre otros.

Ayudas sólo para los morosos

Estas ayudas, que son menos cuantiosas y se aprobaron más tarde que en otros países europeos, han estado siempre envueltas en polémica dado que, por su diseño, quedan preservadas para aquellas empresas y autónomos que tengan deudas pendientes de pago con sus proveedores o con la banca, tal y como adelantó este medio.

Esto supone que los negocios que durante los momentos más duros de la pandemia han hecho un esfuerzo por mantenerse al día de sus pagos no pueden optar por esta liquidez.

Patronales, asociaciones de autónomos e incluso administraciones autonómicas, como la madrileña, temían que esta condición supusiera que parte de los fondos quedaran sin cubrir. Sin embargo, la cantidad de peticiones ha sido tal, que se espera poder ejecutar la totalidad del dinero.