La Dirección General de Aviación Civil (DGAC) alertó a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) de que Plus Ultra facturaba "la mitad" que aerolíneas de su mismo tamaño, como Wamos o Evelop. El organismo dependiente del Ministerio de Transportes que dirige José Luis Ábalos calificó sus ingresos de "modestos" respecto a competidores similares.

En un informe al que ha tenido acceso Vozpópuli, Aviación Civil refleja que en 2019 "los ingresos de la compañía superaron ligeramente los 100 millones de euros, una cifra modesta comparada con la de otras compañías de su mismo segmento como Wamos o Evelop, que la doblan en ingresos con plantillas similares".

En el mismo documento, el órgano de Transportes recalca que que "la cifra de negocios de Plus Ultra se encuentra lejos de las de otras compañías españolas, no sólo del nivel de Iberia, Air Europa o Vueling, sino también del segmento de compañías con un volumen de facturación del entorno de los 500 millones de euros (como Iberia Express, Air Nostrum o Volotea)".

"Con respecto a compañías como Wamos o Evelop, la facturación de Plus Ultra se sitúa en torno a la mitad de las anteriores", sentencia. Estas son, en palabras de Aviación Civil, aerolíneas del mismo segmento que la rescatada Plus Ultra en tamaño y mercado, pues también conectan España con Latinoamérica.

"Todos los años en pérdidas"

En el documento firmado por el director general de Aviación Civil, Raúl Medina Caballero, y enviado el 24 de febrero de 2021 a la SEPI; este organismo reconoce que "Plus Ultra es una compañía de tamaño reducido" y "ha venido mostrando una posición débil en sus resultados desde el inicio de su operativa".

"Desde 2015, cuando comenzó a operar, todos los años ha cerrado sus ejercicios con pérdidas. Dichas pérdidas fueron especialmente negativas en 2017, año en el que alcanzaron los 6,7 millones de euros y un margen de explotación del -16,2%", advierte Aviación Civil.

El Gobierno también sabía que Plus Ultra estaba al borde de la disolución antes de la crisis de la covid

De hecho, tal y como adelantó este periódico, el Gobierno también sabía que Plus Ultra estaba al borde de la disolución antes de la crisis de la covid y la evitó con la suscripción de un préstamo participativo de un banco panameño llamado Panacorp Casa de Valores. Así se lo hizo saber Deloitte, la consultora que elaboró otro de los informes clave para aprobar el rescate, en concreto, el dictamen jurídico.

Pese a todos estos detalles, en su memoria, Aviación Civil también tiene en consideración que la compañía "es relativamente nueva, si se compara con el resto de compañías españolas, y por tanto todavía no ha podido desarrollar los volúmenes de actividad necesarios para ser rentable".

Su presencia en Barajas es "minoritaria"

En ese mismo informe, Aviación Civil puntualiza también que "su presencia en el hub madrileño es minoritaria (1,5% de pasajeros en 2019), muy por debajo de las grandes compañías tanto españolas (Iberia y Air Europa) como latinoamericanas que ofrecen conexiones regulares desde sus países de bandera hacia Madrid (Avianca, LATAM, Aeroméxico y Aerolíneas Argentinas) y los turoperadores Evelop y Wamos Air".

Con lo cual, no es la única alternativa en estas rutas, como ha defendido Plus Ultra en numerosas ocasiones. De hecho, las propias compañías aéreas consultadas por Vozpópuli han desmentido que esto sea así y tenga carácter estratégico, y se han mostrado sorprendidas por la ayuda concedida.

Por ejemplo, la compañía venezolana Estelar Latinoamérica operó 251 vuelos en 2019 entre Venezuela y España. En los otros dos mercados donde opera Plus Ultra (Perú y Ecuador) la chilena Latam también opera vuelos directos hacia y desde Madrid. 

Finalmente, otras aerolíneas de bandera en sus países, como Aerovías de México o Aerolíneas Argentinas, conectan nuestro país con Latinoamérica. Por no hablar de Air France-KLM, el gran competidor de Iberia en la conexión entre Europa y Latinoamérica.

De hecho, tal y como publicó este periódico, Iberia está negociando con algunas aerolíneas españolas para cederles slots (derechos de despegue y aterrizaje) y agilizar la aprobación de la compra de Air Europa, pero Plus Ultra no es una de ellas. Para las conexiones con Latinoamérica ha elegido a World2Fly, la nueva aerolínea de W2M, grupo turístico propiedad de Iberostar.

El Gobierno se ha negado a hacer públicos los informes elaborados por entidades públicas y privadas a petición de la SEPI, pero sí los ha presentado ante la Comisión Europea y ante el Juzgado de Madrid que investiga el rescate, después de que se le requiriera toda la información sobre este asunto.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha negado que los dos informes expedidos por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y la Dirección General de Aviación Civil pedidos por el Gobierno para avalar el rescate de Plus Ultra pasaran por la aprobación del Ministerio.