La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) prepara su entrada en el consejo de administración de Plus Ultra a través de un observador, que estará presente durante los siete años que tiene la empresa para devolver los 53 millones de euros. Este representante tendrá voz pero no voto, con lo cual, su papel será únicamente el de supervisar que se cumplan los compromisos adquiridos por la aerolínea. 

Plus Ultra asegura a Vozpópuli que la SEPI "está en el proceso de nombrar el representante en el consejo", sin detallar cuándo se espera que se haga efectivo dicho nombramiento. Desde la entidad pública dependiente del Ministerio de Hacienda también confirman a este periódico que "está en proceso de nombrar un observador". 

“La SEPI tendrá un observador dentro del consejo de administración durante los siete años en que se devolverán las ayudas y habrá una Comisión de seguimiento mensual en la que la SEPI monitorizará el cumplimiento del plan y las obligaciones por parte de la aerolínea", explican desde Plus Ultra.

Fuentes jurídicas explican que la figura del observador tiene voz en el consejo de administración, pero no voto. Además, reconocen que su uso no es habitual en la práctica empresarial, pero se puede recurrir a ella cuando una persona o entidad quiere asistir a las reuniones para estar informada sobre la evolución de un negocio y controlar que las decisiones sean las mejores para sus intereses (en este caso, la recuperación del dinero). 

Sin embargo, el observador no asumirá posibles responsabilidades. Alejandro Rey, socio director de Rs Boutique Legal, explica a este medio que el observador no tiene ninguna responsabilidad, a diferencia de los consejeros. "No tiene responsabilidad sobre las decisiones que toman el resto de administradores porque no es miembro del consejo de administración", comenta Rey.

Tres meses desde el rescate

Sin embargo, este nombramiento se está alargando en el tiempo. Han pasado ya tres meses desde el pasado 9 de marzo, cuando el Consejo de Ministros dio su visto bueno a la decisión de la SEPI de inyectar 53 millones de euros en Plus Ultra a través de dos préstamos. Una ayuda que ha resultado polémica, al cuestionarse el carácter estratégico de la aerolínea.

De momento, la SEPI no ha entrado en el consejo de la compañía, como sí ha hecho con otras empresas como Air Europa o Duro Felguera, esta última rescatada el mismo día que Plus Ultra. De hecho, en estas dos compañías, la SEPI se reservó el derecho a nombrar dos consejeros con voto, no meros observadores. Además, también acordó la designación por mutuo acuerdo de las partes de un nuevo consejero delegado.

Según informan fuentes solventes a este periódico, el derecho de entrar en los consejos de las empresas rescatadas es facultativo, depende de la SEPI hacerlo o no, en el marco de las negociaciones con las empresas. En el caso de Ávoris Corporación Empresarial, la cuarta y última empresa rescatada, también se reservó el derecho a nombrar un observador, aunque por el momento tampoco lo ha hecho. 

Primera reunión sin la SEPI

Mientras la SEPI decide quién se encargará de supervisar las decisiones que se toman en la polémica aerolínea, Plus Ultra reconoce que "se ha realizado ya la primera reunión mensual de seguimiento conforme a lo establecido, de la que se ha emitido ya a la SEPI un resumen ejecutivo para que lo analice la Comisión”. 

Plus Ultra debe cumplir en tiempo y forma el plan de viabilidad presentado al Gobierno. En caso de no hacerlo, el Estado acabará quedándose con la compañía, según consta en el contrato de financiación firmado por ambas partes. Vozpópuli ya informó de que este acuerdo incluye dos cláusulas que garantizan la nacionalización de la aerolínea en caso de impago o de "incumplimiento manifiesto" del plan establecido.

Conviene recordar que DC Advisory, el asesor financiero que contrató la SEPI para evaluar el rescate de Plus Ultra, reconoció en su informe que "el plan de viabilidad asume una recuperación de la actividad con anterioridad a las previsiones del sector", tal y como publicó Vozpópuli. Además, señalaba que los mercados geográficos en los que opera Plus Ultra "se recuperarán más tarde" que el mercado latinoamericano en general.