Actualidad

El Valle del Silencio de León, una joya desconocida de El Bierzo

Este enclave de Castilla y León es ideal para una escapada de fin de semana rural

Vista del Valle del Silencio desde la Peñalba de Santigo. Santiago López-Pastor (Flckr).
 

Con el fin del estado de alarma, decaen los cierres perimetrales de las comunidades autónomas y los españoles ya pueden volver a planificar viajes. La geografía española es variada y ofrece todo lo que un turista puede desear: playa, montaña, gastronomía...etc. ¿Qué elegir para una escapada y relajarse? Una opción es el Valle del Silencio, situado en la provincia de León (Castilla y León). Se trata de una de las joyas de la comarca de El Bierzo.

En esta zona puedes hacer varias excursiones que te llevarán menos de un fin de semana. Un lugar que no te puedes perder es el municipio de Peñalba de Santiago (comarca de León), uno de los pueblos más bonitos de España. Con apenas 14 habitantes, la localidad consigue conquistar la atención de los turistas gracias a las construcciones de piedra.

Sus estrechas callejuelas están forradas de piedra, también sus tejados y ese encanto ha perdura a lo largo del tiempo. El pueblo toma su nombre de la iglesia de Santiago de Peñalba, una construcción de origen mozárabe y datada en el siglo X, que posee un espléndido arco en forma de herradura.

Peñalva de Santiago / Santiago López-Pastor (Flickr).

Otra visita imprescindible en la zona es la ruta hasta la cueva de San Genadio, que recibe su nombre por el obispo de la diócesis de Astorga entre el 899 y el 920, fundó varios monasterios dentro de la Comarca de el Bierzo y fue un conocido eremita. La cueva que heredó el nombre del religioso es uno de los lugares que el santo utilizaba para sus largos periodos de retiro y meditación, especialmente durante los últimos años. Se encuentra cerca de Peñalba y es una de las rutas más populares del Valle del Silencio.

El sendero que hay que seguir para esta ruta es muy sencillo, de apenas 4,5 kilómetros de longitud, y se puede completar en hora y media.

Montes de Valdueza

Otro lugar imprescindible en esta zona es el pueblo de Montes de Valdueza. Se trata de una pequeña localidad leonesa desplegada en un puñado de casas de piedra junto a la ribera del río Oza. Uno de los enclaves más reconocidos de este lugar es el Monasterio de San Pedro de Montes.

Es un templo visigótico cuyo origen se remonta hasta el año 635. Fue fundado por San Fructuoso y reconstruido por San Genadio tras la invasión musulmana. A día de hoy, solo se puede distinguir entre las ruinas la iglesia y los vestigios de lo que en el pasado llegó a ser un gran centro monástico.

Esta construcción es un ejemplo los diferentes estilos artísticos que se desarrollaron a lo largo y ancho de la Europa medieval: desde el prerrománico pasando al románico e incluso al barroco. En esta zona podrás encontrar otros pueblos remotos y con mucho encanto, como Manzanedo de Valdueza, San Cristóbal de Valdueza, San Clemente de Valdueza o Valdefrancos.

Montes Aquilanos

No todo van a ser pueblos, el Valle del Silencio tiene mucho que ofrecer y la naturaleza en estado puro es uno de sus puntos fuertes. Una visita obligada es la de los Montes Aquilanos, una formación montañosa con picos que superan los 2.000 metros, rodeada de numerosos arroyos y espesos bosques.

Esta zona es un lugar ideal para observar la fauna y la flora. Se pueden vislumbrar desde el gran águila real, hasta nutrias, lobos y el desmán ibérico. Una de las rutas más famosas del lugar es el sendero Tebaida Berciana. Es un sendero circular de 14,5 kilómetros de longitud y una duración aproximada de seis horas.

Aunque se trata de un camino sencillo, es necesario valorar su longitud y que es constante en subida y bajada, ya que hay que superar un desnivel de más de 700 metros. Los paisajes con los que te encontrarás en esta ruta son espectaculares: panorámicas espectaculares en Chano Collado a 1.305 metros de altura, bosques de castaños, álamos, nogales y frenos, y paisajes con encanto en las orillas del río Oza.

Más altura

Si te gustan las rutas y lo que va son las alturas, una buena opción en el Valle del Silencio es el Puerto de los Portillinos, que se encuentra a 1.957 metros de altitud, desde donde se puede acceder sin grandes dificultades a cumbres como la del Morredero (2.031) y cabeza de Yegua (2.142).

Si después de todos estos consejos, te has quedado con ganas de más acción, puedes hacer la Senda de los Monjes, un sendero lineal de casi 20 kilómetros de longitud que se realiza en paralelo al cauce del río Oza. La ruta comienza en Ponferrada y finaliza en Montes de Valdueza. Aunque no es difícil técnicamente, es un camino largo y es necesaria cierta capacidad de resistencia.

Hoy en Portada

Cotizaciones

Ofrecido por Estrategias de Inversión

Vídeos

PRODUCTOS RECOMENDADOS

LA VOZ DE LAS MARCAS