Estado de derecho

OPINIÓN

Miedo

De repente, nos sorprendemos a nosotros mismos dudando, por un lado, de la incuestionable aplicación de la ley y, por otro, descubriendo que ese irrenunciable sometimiento al Estado de derecho nos produce un vértigo que nos atemoriza.

Ver más resultados

Volver arriba