Política

Calvo eleva a ERC a representante de la Generalitat y ofrece un cambio en la Constitución

La vicepresidenta del Gobierno en funciones ha indicado que la línea roja de la negociación será "el derecho a la autodeterminación"

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia en funciones, Carmen Calvo, ha elevado este miércoles a ERC al nivel de representante de la Generalitat. "Mañana se sientan el PSOE, el PSC y ERC y, en esa comisión bilateral, se sientan gobierno y gobierno", ha indicado la socialista en el Congreso de los Diputados.

Estas palabras significan que en esa mesa de negociación 'entre gobiernos' no se sentará ningún representante del PDeCAT, por lo que Quim Torra, actual presidente catalán, no estará presente en ese diaologo con el Estado.

Línea roja del PSOE en la negociación

Calvo también ha querido insistir en que existe una clara línea roja en esa mesa: "La línea que no pasamos es la de que no existe derecho a a la autoderminación". "Nosotros hablamos dentro de la Constitución, dentro de la ley y hacemos políticas democrácticas para intentar entendernos con quien piensa diferente".

Lo que sí ofrecerá el Gobierno en funciones al independentismo será discutir acerca de posibles cambios en el Título VIII de la Constitución que permitan un encaje diferente de Cataluña dentro de España.

"¿Podemos hablar de cómo Cataluña está en el marco constitucional de nuestro país? Obviamente. Exactamente igual que tendremos que hablar con otras autonomías", ha indicado, recordando la reforma pendiente del Estatuto de Guernica. "Es que forma parte de la normalidad de nuestro país", ha agregado.

Otra cosa, ha precisado, es que "las derechas, y particularmente su radicalización lleven las cosas al extremo prácticamente imposible de la política de este país incluso saltándose el marco constitucional cuando hablan".

Procedimiento para cambiar la Constitución

En la elaboración de la Constitución española de 1978 se introdujo la necesidad de acordar consensos políticos muy amplios para modificarla. Dicho trámite está recogido en el título X de la Carta Magna, entre los artículos 167 y 169. En concreto existen dos procedimientos, uno sencillo y otro más complejo, todo según las materias que se quieran cambiar.

El primero, el más fácil de conseguir, necesita el apoyo de tres quintos de las dos Cámaras: 210 diputados y 159 senadores. Este procedimiento no exige la celebración de un referéndum para su aprobación, exceptuando si lo solicita de forma expresa el 10% del Congreso o del Senado.

Esto se complica si lo que se quiere modificar son los apartados más importantes de la Constitución: las instituciones básicas del Estado, los derechos y libertades fundamentales o el modelo de monarquía parlamentaria, como por ejemplo una reforma que afectase al diseño territorial y el marco autonómico.

Para este segundo caso sería necesario el consenso de dos tercios de cada Cámara: 234 diputados y 177 senadores. Tras ello se disolverían las Cortes y se convocarían elecciones. De esos nuevos comicios saldría otro parlamento que tendría que ratificar y aprobar por la misma mayoría de dos tercios el nuevo texto constitucional que tendría que ser sometido a referéndum para su ratificación definitiva.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba