¿Te gustan los dulces? Entonces no te pierdas la recopilación de recetas que te traemos, todas ellas indicadas para una fecha tan especial como es San Valentín. Y es que aunque no estés de acuerdo con esta celebración, ya sea porque estás en contra del consumismo por el que se caracteriza o porque para ti cualquier día es bueno para demostrar tu amor, no podrás decir que no a estas tres deliciosas elaboraciones.

Dulces, simples y fáciles de hacer. Así son las tres recetas que pueden servir tanto como de postre, como de desayuno o como para una merienda en el día de San Valentín (cuándo tomarlas lo dejamos a tu elección). Esta selección, además de deliciosa es muy variada: tortitas, brownie de chocolate y la mejor receta de tarta de queso.

Receta de tortitas

¿Cómo hacer tortitas caseras? Si te has hecho esa pregunta, es que piensas que unas tortitas americanas son una excelente elección para comenzar cualquier día o para media tarde, y lo son también en San Valentín. Un potente desayuno o merienda que siempre apetece más en sábados o domingos (si estos coinciden con nuestros días libres). Si sigues leyendo estas líneas, conocerás todos los trucos para preparar esta receta.

Tortitas: la mejor receta casera para desayunar o merendar

Ingredientes para las tortitas americanas*

  • 150 gramos de harina
  • Una cucharada de levadura química
  • Una cucharada de azúcar
  • Un cuarto de cucharadita de sal
  • Una cucharadita de mantequilla
  • 200 mililitros de leche
  • Un huevo

*Para dos personas

Pasos para preparar las tortitas

  1. Lo primero que hay que hacer es mezclar los ingredientes secos. Añadimos en un bol tipo ensaladera la harina tamizada (la podemos pasar por un colador y darle pequeños golpes hasta que caiga toda), la levadura, el azúcar y sal. Mezclamos todo bien.
  2. Echamos la mantequilla en una taza e la introducimos en el microondas hasta que esté derretida (aproximadamente unos 15 segundos). En otro recipiente añadimos la leche, la mantequilla y el huevo. Batimos con unas varillas hasta conseguir que todos los ingredientes se integren.
  3. Ahora, con las mismas varillas que hemos utilizado, vamos batiendo la mezcla de los ingredientes secos mientras echamos poco a poco los líquidos. Queremos obtener una masa sin grumos.
  4. Es el momento de pasar a la 'acción'. Calentamos a fuego máximo la sartén y cuando veamos que está caliente echamos la masa poco a poco. Para calcular cuánto hay que echar para cada tortita, y aunque varía según el tamaño de la sartén y de lo grande que la queremos, nosotros hemos obtenido seis tortitas con estas cantidades.
  5. Una vez que echamos la masa que queramos en la sartén caliente, tenemos que esperar a que empiecen a salir burbujas, eso nos indicará que esa parte de la tortita ya está hecha y es el momento de darle la vuelta. Para ello, y con la ayuda de una lengua, vamos introduciendo la misma por todos los lados de la tortita hasta despegarla y podamos darle la vuelta con facilidad. Repetimos este proceso con toda la mezcla y a comer.

El sirope de arce es el acompañamiento genuino de las tortitas americanas (como puedes comprobar cada vez que en una película o en una serie estadounidense desayunan o meriendan este plato). Y aunque no es fácil de conseguir, ya que no en todos los supermercados la venden, se puede comprar por Internet y en tiendas especializadas en productos de Estados Unidos y así endulzarás aún más tu San Valentín.

Receta de brownie de chocolate para San Valentín

El brownie de chocolate es uno de esos postres que los amantes de los bizcochos adoran e ideal para San Valentín. Además, la receta no podría ser más sencilla, ya que necesitamos muy pocos ingredientes y el tiempo de elaboración es bastante corto (si lo comparamos con otros postres).

Brownie de chocolate, receta fácil y rápida.

Ingredientes para el brownie

  • 200 gramos de chocolate para postre
  • Cuatro huevos medianos
  • Cuatro cucharadas de azúcar
  • Tres cucharadas de harina
  • 100 gramos de mantequilla
  • Media cucharadita de esencia de vainilla

Cómo hacer el brownie de chocolate

  1. Derretimos el chocolate junto con la mantequilla (podemos hacerlo en el microondas, a temperatura media durante un minuto, o al baño maría). La mezcla resultante tiene que quedar homogénea y debe reposar durante unos minutos para que se temple. Separamos las claras de las yemas y montamos las claras a punto de nieve y reservamos.
  2. En un recipiente grande añadimos las yemas y el azúcar y mezclamos con una varilla hasta que se integren los ingredientes. Echamos la mezcla del chocolate y la mantequilla en este mismo bol y mezclamos bien. Repetimos el mismo proceso con la harina: la tamizamos (con un colador, por ejemplo) y removemos hasta que la mezcla esté homogénea.
  3. Es el momento de juntar la mezcla que hemos hecho con las claras a punto de nieve. Es importante hacerlo en unas tres veces y mezclando con movimientos envolventes, así no perdemos la texturas de las claras al punto de nieve.
  4. Precalentamos el horno a 175º. Embadurnamos con un poco de mantequilla el recipiente de horno que vamos a usar y después le pasamos harina para que no se pegue el borde, es importante retirar el exceso de harina. Añadimos la mezcla del brownie e introducimos en el horno durante unos 20-25 minutos. Sabremos que está bien hecho cuando pinchemos con un cuchillo y este salga limpio.

Receta de tarta de queso cremosa al horno

¿Cuál es la mejor tarta para San Valentín? Pues no se sabe, pero la tarta de queso es sin duda uno de los postres más clásicos de la gastronomía española. Y aunque hay varias formas de prepararla, aquí te traemos una receta en la que la tarta queda especialmente cremosa.

Tarta de queso cremosa al horno

Ingredientes

  • 600 gramos de queso crema
  • Cinco huevos
  • 200 gramos de azúcar
  • 500 mililitros de nata (35% materia grasa)
  • 200 gramos de galletas
  • 100 gramos de mantequilla

Cómo hacer la tarta de queso

  1. Trituramos las galletas y mezclamos el resultado con la mantequilla derretida, hasta que quede una pasta uniforme. En el molde que vamos a usar (circular, preferiblemente, y que se pueda desmoldar) añadimos la mezcla resultante de las galletas y la mantequilla y la aplastamos para que quede prensada y uniforme. Introducimos en el congelador durante 20 minutos. En este momento encendemos el horno a una temperatura de 175º con calor por ambos lados.
  2. En un recipiente grande mezclamos el queso cremoso, la nata y el azúcar. Batimos con una varilla hasta que los ingredientes se mezclen perfectamente. Añadimos los huevos y volvemos a mezclar.
  3. Sacamos el molde del congelador y vertemos la mezcla que hemos hecho con el queso, la nata, el azúcar y los huevos y movemos levemente el molde para que se extienda lo mejor posible.
  4. Introducimos en el horno y dejamos que se cocine durante unos 30 minutos (depende del horno, hay que estar atentos a que la parte de arriba esté dorada pero no quemada).
  5. Dejamos reposar durante una hora e introducimos la tarta de queso en el frigorífico. Cuando esté fría, pasamos un cuchillo por el borde para que no se quede pegada la tarta al molde. Desmoldamos y servimos.

Tres postres para disfrutar en pareja en un día como es San Valentín. Tres opciones que seguro que harán las delicias de la persona que cocine y de la que disfrute comiendo.