En abril de 2021, el Ministerio de Sanidad está centrado en el programa de vacunación vinculado con el coronavirus. Pero, hace un año, cuando se vivían los meses más duros de la pandemia, el organismo que por entonces dirigía Salvador Illa se centraba en la búsqueda de mascarillas, batas o guantes que permitiera proteger a los sanitarios que combatían esta crisis en primera línea. Un acopio de material sanitario por el llegó a pagar un sobrecoste de un millón de euros ante el atasco que produjo en su reparto.

Según explica la Dirección del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) tanto en el BOE como en la Plataforma de Contratación del Sector Público, el pasado 18 de mayo cerró un contrato con la multinacional danesa DSV, el gestor logístico de confianza de Sanidad durante la pandemia, para la gestión integral de gastos imprevistos ocasionados como consecuencia de ocupaciones y almacenajes del material sanitario de protección frente al covid-19.

Un contrato público de emergencia, por el que no hubo concurso público, valorado en 985.000 euros impuestos incluidos. El atasco de este material se produjo en las terminales y muelles de carga de puertos y aeropuertos, "así como demoras asociadas a contingencias en todo el transporte del mismo, incluyendo el origen y destino, según las especificaciones acordadas con el adjudicatario", explica INGESA en su contrato.

Sanidad, que ha preferido no añadir ninguna explicación más ante la pregunta de Vozpópuli, ha adjudicado durante la pandemia una decena de contrato en esta multinacional danesa. Este mismo martes, INGESA también detallaba en la Plataforma de Contratación que DSV había sido el encargado de transportar material sanitario en seis vuelos, dos desde Shangai (China) y cuatro desde Seúl (Corea del Sur), por 270.000 euros en abril de 2020.

DSV Air & Sea ha sido la empresa en la que más ha confiado Sanidad para traer mascarillas, respiradores o guantes desde China. El 27 de abril de 2020, con un mes desde el inicio del estado de alarma, Ingesa había firmado contratos por más de 18 millones de euros. La sociedad danesa logró después un tercer contrato de 7,8 millones para el transporte de materiales hospitalarios adquiridos.

Pese a la cuantía de estos contratos, el Ministerio de Sanidad incurrió en defectos al publicarlos en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Al detallar la ubicación y la localidad de procedencia de la compañía, en ambos apartados se detalla: “Dirección desconocida”. Salvador Illa atribuyó estos fallos a “errores administrativos”. El INGESA rectificó al menos una docena de ellos en el Portal de Contrataciones.

Otros socios de Sanidad

Pero DSV no ha sido el único. Jumbo Tours España, S.L.U. (una adjudicación por valor de 1,25 millones de euros), Iberia Líneas Aéreas de España, S.A. (otra de 4,3 millones) y Globalia Broker Services, S.A.U. (licitación de 1,21 millones) son las otras empresas que Sanidad ha contratado para traer el material sanitario.

Contratos, todos ellos, que no lograron cubrir las necesidades de transporte de material sanitario desde China. El Ministerio de Defensa -a través de sus propios operadores logísticos- y el Ejército del Aire también colaboraron en la importación de toda la mercancía. Desde el sector privado, el Gobierno ha recurrido a la flota aérea de Inditex. Asimismo, las compañías FeninGrupo Oesía e Iberia se han unido para abrir un corredor aéreo que acumula una veintena de vuelos entre nuestro país y el gigante asiático.

La gestión del almacenamiento del material ha sido otro de los aspectos logísticos por los que Sanidad ha tenido que adjudicar contratos de urgencia. En este sentido, destacan los contratos que ha firmado con Logista Pharma S.A.U. (500.000 euros) y con Durviz S.L. (99.099 euros). Otras licitaciones, de modo indirecto, también incluyen partidas para guardar y transportar la mercancía sanitaria adquirida: licitaciones a Roche Diagnostics S.L.Fedifar Servicios S.L. o Biomerieux España S.A. (1,4 millones entre los tres) incluyen esa gestión, además del material en sí mismo.