El PSOE de Madrid es un polvorín. El ninguneo de La Moncloa y Ferraz a la federación madrileña ha provocado una desconexión de las bases con la campaña para las elecciones del 4 de mayo en Madrid. Y un nuevo episodio ha acrecentado el cabreo de muchos militantes madrileños. Todos ellos han recibido un correo electrónico que ofrece a los afiliados del partido una variada gama de calcetines con el logo del PSOE.

La indignación en el socialismo madrileño es histórica, según varias fuentes consultadas por Vozpópuli. El correo de los calcetines, generado por la tienda oficial del PSOE, ha sentado como una patada en el estómago. "Es la gota que colma el vaso", aseguran. Algunos afiliados han circulado memes, en los que comparan esta oferta comercial con el ninguneo al PSOE-M y Ángel Gabilondo en esta campaña.

"No he votado la lista. No he votado el programa. No he votado nada... pero tengo los calcetines del PSOE", dice un montaje que se ha compartido en los grupos de WhatsApp del partido.

Sentimiento PSOE en los pies

La tienda del PSOE ha pedido a sus militantes que se unan a la "logomanía" del PSOE. "¡Viste tus pies con el sentimiento del PSOE! Cuenta nuestra historia, vive nuestros valores, siente nuestra identidad". La oferta trata de abarcar algunas de las banderas que ha abrazado la formación que lidera Pedro Sánchez en los últimos años. La venta incluye calcetines con la imagen del PSOE; solo con la rosa y el puño; de igualdad, verdes o de las juventudes LGTBI.

El malestar que ha creado esta publicidad justo en este momento evidencia la grieta entre la estrategia electoral de La Moncloa y la federación madrileña. Las diferencias, según ha sabido este diario, han dividido también a Ferraz y al Gabinete de la Presidencia, que lidera Iván Redondo. Dirigentes socialistas de peso como la vicepresidenta Carmen Calvo y la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, han mostrado sus discrepancias con el rumbo "errático" de la campaña socialista para el 4-M en la Comunidad de Madrid.

El caso más reciente ha sido el de la subida de impuestos. Gabilondo insiste en que no los tocará si logra formar Gobierno tras las elecciones, mientras la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, promete una reforma fiscal para gravar determinados tributos como sucesiones o patrimonio. Las contradicciones en el mensaje y la confrontación entre Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso han desdibujado el perfil madrileño del PSOE. Y algunos cargos del partido en la región hablan de "humillación" a Gabilondo.

Moncloa marca a Gabilondo

El candidato sigue a rajatabla la estrategia que marca la dirección nacional y el director de Gabinete de Presidencia. Gabilondo recibe los mensajes unas dos horas antes de sus actos para que pueda memorizarlos. No hay espacio para la intervención de la federación madrileña, arrinconada por completo. Redondo está convencido de que si Ciudadanos queda fuera de la Asamblea de Madrid, el bloque de izquierda puede sumar la mayoría absoluta y desbancar a Isabel Díaz Ayuso y al PP.

La sensación general es de desbandada en el PSOE de Madrid. Nadie sabe si Gabilondo recogerá su acta de diputado si el resultado del 4-M le impide formar Gobierno. El todavía secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, no aparece en los principales actos de campaña desde hace días. Franco es ahora secretario de Estado para el Deporte. Su lugar lo está ocupando Juan Lobato, alcalde de Soto del Real, a la espera de suceder oficialmente a Franco en el congreso regional de final de año.

El papel de la flamante número dos de Gabilondo en la lista Hana Jalloul tampoco convence en el seno de la federación madrileña. No aporta lo que Ferraz y Moncloa vendieron de ella, según explican desde el partido diversas voces críticas.