La campaña electoral del PSOE en Madrid no cala ni entre sus propios militantes. El candidato Ángel Gabilondo se limita a leer cada día los mensajes que le llegan de Ferraz/La Moncloa, según denuncian fuentes del partido a Vozpópuli. Un choque que está produciendo contradicciones de discurso en asuntos tan sensibles como la subida de impuestos. Gabilondo ha prometido no subirlos y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha dicho que espera gravar sucesiones o patrimonio en enero. "A Gabilondo le están humillando", lamentan estas fuentes.

El problema de Gabilondo es que una gran parte del PSOE de Madrid no se siente identificado con su campaña para las elecciones del 4 de mayo. Los mensajes que circulan entre la militancia son alarmantes. "Soy militante del PSOE de Madrid. No he votado la lista. No he votado el programa. No he votado nada...", dice uno de los memes creados desde dentro del partido y que se comparten entre agrupaciones.

La contradicción de los impuestos

El caso de los impuestos ha desnudado la promesa de Gabilondo de no tocarlos. Pero lo grave, según explican desde el PSOE madrileño, es que la contradicción es de Moncloa. "Ellos obligaron a Gabilondo a prometer que no los tocarían y ellos impulsan ahora la reforma fiscal", aseguran estas fuentes.

Montero espera que las subidas de los impuestos sobre Sociedades, Patrimonio y Sucesiones y Donaciones, estos últimos tributos cedidos a las comunidades, puedan entrar en vigor el próximo ejercicio. Hacienda ha creado un comité de expertos que deberá presentar una propuesta de reforma fiscal para todo el país.

El candidato, según explican, sigue a rajatabla la estrategia que marca la dirección nacional y el director de Gabinete de Presidencia, Iván Redondo. Y apenas hay espacio para la intervención de la federación madrileña. Redondo está convencido de que si Ciudadanos se queda fuera de la Asamblea de Madrid, el bloque de izquierda tiene posibilidad de sumar la mayoría absoluta y desbancar a Isabel Díaz Ayuso y al PP.

Gabilondo ha presentado este lunes el lema del partido para estos comicios. Lo ha hecho en la sede nacional del PSOE, en la calle Ferraz. La vicealcaldesa de Rivas Vaciamadrid, Mónica Carazo, le ha precedido en el uso de la palabra como "directora de campaña de Gabilondo". Pero Carazo, tal y como informó este diario, ni siquiera está en el comité electoral que diseñó y aprobó la ejecutiva del PSOE-M.

"A Carazo nadie le ha nombrado directora de campaña", recuerdan desde el partido. "Pero sigue actuando como si lo fuera".

Desbandada en el PSOE de Madrid

La sensación general es de desbandada en el PSOE de Madrid. Nadie sabe si Gabilondo cogerá su acta de diputado si el resultado del 4-M le impide formar Gobierno. El todavía secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, no aparece en los principales actos de campaña desde hace días. Franco es ahora secretario de Estado para el Deporte. Su lugar lo está ocupando Juan Lobato, alcalde de Soto del Real, a la espera de suceder oficialmente a Franco en el congreso regional de final de año.

El papel de la flamante número dos de Gabilondo en la lista Hana Jalloul tampoco convence en el seno de la federación madrileña. No aporta lo que Ferraz y Moncloa vendieron de ella, según explican desde el partido diversas voces críticas.

Jalloul dejó la secretaría de Estado de Migraciones y es una apuesta de largo recorrido de Pedro Sánchez para ser la candidata socialista en las autonómicas de 2023. Irene Lozano, por su parte, tampoco se ha dejado ver en campaña. Y el partido da por hecho que está recolocada "más por castigo que por ganas".

Nuevo canal de debate

Debido a los trabajos de mejora que estamos desarrollando en Vozpópuli, suspendemos temporalmente la sección de comentarios. En los próximos días pondremos a disposición de nuestros lectores un nuevo canal de debate en el que podrán seguir trasladándonos como hasta ahora sus ideas y opiniones.