La quinta ola avanza con fuerza inusitada en el País Vasco. Récord de contagios y nuevas restricciones. La mascarilla será obligatoria en Euskadi en los entornos urbanos transitados y todas las actividades, entre ellas la hostelería, cerrarán a la 1.00 de la madrugada, según ha establecido este jueves por la tarde el Consejo Asesor del Plan de Protección Civil-LABI, presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu.

Estas son las medidas que ha decidido adoptar este foro en el que están representados la principales instituciones vascas, debido a que la pandemia de la covid-19 ha alcanzado en esta jornada un nuevo récord de contagios en la Comunidad Autónoma Vasca de 1.801 y una tasa de positividad de 13,7%, según los datos recogidos por Europa Press. Devastadores datos que obligaban al lehendakari a mover ficha para intentar contener esta quinta ola.

Lo más polémico es lo referente al uso de la mascarilla. Porque existen dudas legales sobre la obligatoriedad de su uso. El Ejecutivo vasco decía este viernes que "el uso de las mascarillas será preceptivo si no se puede mantener de manera continuada la distancia de metro y medio". Es decir, sería obligatoria en los entornos urbanos transitados. Insistía Urkullu en que "planteamos que, mientras no se pueda guardar una distancia de metro y medio en la relación interpersonal, la mascarilla sea necesaria". ¿Necesaria u obligatoria? Según varios medios vascos como El Correo, en realidad sólo es un ruego a la población, pero no una obligación legal. Así las cosas, habrá que esperar a conocer la literalidad del decreto del Ejecutivo vasco.

Urkullu ha insistido en recordar al presidente Pedro Sánchez que "la gravedad de la situación" de la pandemia "exige un mayor nivel de ejercicio de responsabilidad", y ha querido poner en valor que ha solicitado al Ejecutivo herramientas para poder adoptar medidas restrictivas con el objetivo de "intentar atajar, contener o cortar de raíz la transmisión comunitaria", no solo para Euskadi, sino para el conjunto del Estado.

En la comparecencia ante los medios tras presidir el Consejo asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI), a Urkullu le han preguntado sobre su relación con Sánchez, tras no recibir respuesta a la carta que le envió esta semana solicitando que se modificara el decreto que se iba a aprobar en el Congreso que elimina la obligatoriedad de la mascarilla. También reclamaba al Ejecutivo central que dotara a las comunidades de medidas para poder limitar la movilidad y los grupos de personas.

Contra Sánchez

El lehendakari ha afirmado que el problema es que no ha recibido "respuesta" por parte del presidente del Gobierno, lo que le "provoca un estado de ánimo no positivo" respecto a la "dinámica" que conoce en su actuación. O sea, en la Lehendakaritza no está gustando la actitud de Sánchez, en línea con lo que se piensa en Sabin Etxea, sede del PNV.

"No es solamente que no me haya respondido al escrito que yo envié el lunes y que haya persistido en la ratificación del Real Decreto ley ayer en el Congreso de los Diputados, sino que ha habido otras ocasiones anteriores en los que me he dirigido a él y no he obtenido respuesta, y en su caso, cuando he obtenido respuesta, ha sido que ya tenemos las herramientas suficientes las comunidades autónomas o que existe el Consejo Interterritorial", ha reprochado.

Para Urkullu, "la gravedad de la situación exige un mayor nivel de ejercicio de responsabilidad". "Es lo que yo pretendo, un ejercicio de responsabilidad absoluta, me gusten o no las decisiones que debamos adoptar", ha subrayado.

El presidente del Ejecutivo autonómico ha reconocido que no le gustan las "decisiones que puedan suponer medidas restrictivas", pero ha subrayado que se trata de un "ejercicio de responsabilidad" que se debe hacer, adoptando medidas para "intentar atajar, contener o cortar de raíz la transmisión comunitaria de un virus que es mutante".

"Ese es mi ejercicio de responsabilidad y con ese ejercicio de responsabilidad es con el que me dirijo al presidente del Gobierno español, en orden a una interpretación, no solo para la Comunidad Autónoma de Euskadi, sino para el conjunto del Estado", ha concluido en su comparecencia.