Juntos pero no revueltos. Los tres partidos del centro-derecha -Partido Popular, Vox y Ciudadanos- salieron incómodos de la manifestación de Colón contra los indultos que prepara el Ejecutivo de Pedro Sánchez para los políticos condenados en el 'procés'. Cada una de las formaciones evitó deliberadamente a las otras en una jornada con menos afluencia de la esperada, unas 100.000 personas.

Pablo Casado, Santiago Abascal e Inés Arrimadas estuvieron presentes en la concentración, aunque no coincidieron en ningún momento y hubo ninguna foto conjunta, a diferencia de lo que ocurrió en la manifestación similar en el mismo escenario convocada en febrero de 2019. Además, el acto quedó deslucido por el retraso de una hora en el inicio de las intervenciones, debido al fallo de un generador eléctrico.

Casado habló en la puerta de la sede del PP, en la calle Génova, donde estuvo acompañado por la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. La segunda acaparó los titulares al acusar al presidente del Gobierno de querer hacer a Felipe VI su "cómplice", con su firma, de los citados indultos a los líderes del 'procés'.

El artículo 62 de la Constitución señala que corresponde al Rey, entre otras funciones, "sancionar y promulgar las leyes" y "ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley, que no podrá autorizar indultos generales". En realidad es una atribución formal porque la concesión del indulto se aprueba en Consejo de Ministros.

PP Colón Ayuso
Isabel Díaz Ayuso en Génova junto a Pablo Casado y José Luis Martínez Almeida antes del acto de Colón. EFE

Las palabras de Ayuso incomodaron a Casado y Almeida. Ambos no aplaudieron a la presidenta madrileña en ese momento, en un gesto de desaprobación, según fuentes populares, que subrayaron a Vozpópuli que las declaraciones sobre el Rey no van a ningún lado pues el jefe del Estado no tiene ningún margen de maniobra a la hora de refrendar leyes o indultos, como es este caso.

Los dirigentes del PP no llegaron a acceder a la plaza de Colón. Permanecieron en la intersección de la calle Génova y el paseo de la Castellana, a un centenar de metros de los representantes de Ciudadanos y aún más lejos que los miembros de Vox. Aún así no se salvaron de una crítica puntual. Junto a los dirigentes 'populares' se situó un hombre con una pancarta en la que se criticó la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy: "El PP dejó que se fugara Puigdemont".

Vox, sin incidentes en Colón

Por su parte, Santiago Abascal y el resto de dirigentes de Vox estuvieron en la misma plaza de Colón, junto a la estatua de Blas de Lezo, donde el primero pidió unidad "por encima de siglas políticas". El líder de la formación conservadora advirtió de que el Gobierno "está dispuesto a pisotear al Tribunal Supremo y a la Constitución" con su iniciativa sobre los indultos. La delegación de Vox no sufrió ningún incidente en este acto, para el que esperaban más gente congregada.

En cuanto a Inés Arrimadas, empezó la marcha junto a la entrada de la Biblioteca Nacional. Pero cuando ella y el resto de la comitiva de Ciudadanos intentaron acceder a la plaza de Colón, la Policía Nacional les indicó que no podían por motivos de seguridad ya que se había llenado de gente y el aforo estaba completo. Así que se quedaron cerca de la escultura 'Julia', en la esquina entre la calle de la Armada Española y el paseo de Recoletos.

La presidenta de Ciudadanos exigió a Pedro Sánchez que "no les perdone sus penas" a los líderes del 'procés' y que las cumplan íntegramente, como defendió en campaña electoral en 2019. "No se puede ir a la campaña electoral mintiendo para ganar votos y, ahora, indultar a estos señores para ganar tiempo en Moncloa", señaló Arrimadas, quien advirtió de que Sánchez "humilla" a los catalanes no independentistas "por cuatro votos en el Congreso" de las formaciones nacionalistas.

Inés Arrimadas junto a la delegación de Arrimadas en el acto de Colón.

A su llegada a la concentración, algunos asistentes criticaron a la líder de la formación naranja. "Traidora; fuera; te quedan dos telediarios", gritaron a Arrimadas algunos de los asistentes, según Europa Press. Si bien, varios dirigentes naranjas aseguraron a Vozpópuli no haber oído esos improperios, al menos cuando estaban en grupo.

Además, varios manifestantes se acercaron al grupo de Ciudadanos para animarles a hacer "un frente común contra Sánchez" y volver al discurso beligerante de los tiempos de Albert Rivera contra el presidente del Gobierno. La concentración en la plaza de Colón y en sus aledaños terminó pasadas las 13.30 horas sin incidentes y con el himno de España de toque final.