El productor José Luis Moreno queda en libertad provisional sujeta al pago de una fianza de tres millones de euros, tras su detención en la operación Titella (marioneta en catalán). El magistrado Ismael Moreno ha escuchado a la Fiscalía y le da de plazo hasta el jueves 8 de julio a las 15.00 horas para que abone la caución. Moreno, que se ha acogido a su derecho a no declarar, ha comparecido junto con otros de los 3 detenidos en este operativo, que también han quedado en libertad, según confirman fuentes de la investigación a Vozpópuli.

El magistrado atribuye al empresario los delitos de asociación ilícita, estafa, falsificación de documentos, blanqueo de capitales, delito contra la Hacienda Pública e insolvencia punible, informan fuentes jurídicas. El instructor acuerda la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional aunque amplía el plazo en dos días para el pago de la caución. La misma se podrá efectuar o bien con aval bancario o bien en efectivo.

Además de Moreno han pasado a disposición judicial Marta Dillet, Antonio Aguilera y Javier Villalba. El magistrado impone a la primera de ellas fianza de 10.000 euros y de 200.000 euros en el caso de Aguilera. Para Villalba acuerda su libertad aunque con medidas cautelares. En concreto, acuerda comparecencias semanales en el juzgado, prohibición de salir del país y retirada de pasaporte. Los cuatro detenidos -ligados al mundo del espectáculo- han sido los primeros en desfilar ante el magistrado tras su detención el pasado martes. Mañana seguirán pasando a disposición judicial más implicados en esta supuesta macroestafa.

Salida sin hablar y en coche de lujo

Los detenidos fueron trasladados a la Comisaría de Policía de Moratalaz tras su detención y allí han permanecido hasta su llegada esta mañana a la Audiencia Nacional. Aunque han llegado en furgón policial la han abandonado por su propio pie. El productor de televisión ha salido pasadas las 15.15 horas andando por el garaje de la Audiencia Nacional y ante una gran expectación. Aunque no ha respondido a los periodistas que le aguardaban, ha saludado a los presentes y ha abandonado las dependencias judiciales en un vehículo de lujo con los cristales tintados.

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional detuvieron al humorista y otras 52 personas por integrar presuntamente una red que tenía ramificaciones en el extranjero y a la que se le atribuye una estafa de 50 millones de euros. A los miembros de esta trama, que también salpica a unas 700 mercantiles, se les imputan los delitos de estafa continuada, falsedad documental, blanqueo y organización criminal.

La causa que asumió la Audiencia Nacional proveniente del juzgado de instrucción número 14 de Madrid arrancó en el año 2018 y se centra en esclarecer una presunta estafa a gran escala impulsada por los imputados. Se les acusa de crear un entramado de empresas con las que habrían intentado defraudar a entidades bancarias a través de la presunta intermediación de Moreno, según confirman fuentes de la investigación a Vozpópuli.

Desvío de los fondos al extranjero

La Guardia Civil estima que las víctimas de esta red –entre las que se encuentran los bancos a los que pidieron préstamos- habrían sufrido un perjuicio de más de 50 millones de euros. Una vez captaban los fondos, la organización activaba una “maquinaria perfectamente estudiada”, según la Policía, en la que activaron una rueda de cheques y facturación simulada que acabó por levantar sospecha entre las entidades bancarias denunciantes.  

Los agentes acusan a la trama de sacar el dinero fuera del país para su posterior blanqueo. Entre los destinos a donde fueron desviados los fondos destacan Suiza, Panamá y Maldivas. Según la Policía, la capacidad de esta organización era destacable ya que no sólo contaban con un notario a sueldo sino que, entre sus proyectos estaba crear un banco en Malta diseñado para el crimen económico.

Aunque esta causa arrancó en 2018 en los juzgados de Madrid la investigación sufrió un giro de 180 grados tras la detención de uno de los implicados en la red. En concreto se arrestó a una mula que trabajaba para la organización transportando, en vehículos con doble fondo, grandes cantidades de efectivo por todo el país procedente de la venta de droga tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.