El rey Juan Carlos I intentó parar el caso del uso fraudulento de tarjetas opacas cuando se enteró que la Fiscalía lo estaba investigando. En concreto, el exmonarca comenzó la devolución de parte del dinero recibido por el empresario Allen Sanginés-Krause, según adelanta este miércoles El Confidencial.

Tras conocer esa investigación del Ministerio Público, el Emérito realizó varias transferencias a la misma cuenta de Ibercaja de la que supuestamente se habrían beneficiado tanto él como otros miembros de la familia real.

En concreto, esos reintegros se habrían producido tras el interrogatorio al excoronel del Ejercito del Aire Nicolás Murga, titular de la cuenta de la que se habría beneficiado Juan Carlos I. Y aunque Murga explicó que él pagó esos gastos por iniciativa propia, sus palabras no convencieron a la Fiscalía, que decidió seguir investigando.

Fue entonces, tras la declaración de Murga, cuando dicha cuenta de Ibercaja comenzó a recibir dinero mandado por Juan Carlos I. El Confidencial destaca que este movimiento refuerza la teoría de que el uso de ese dinero era irregular.

Tercera investigación de la Fiscalía

La Fiscalía comunicó el pasado 6 de noviembre que se estaba realizando una tercera investigación en relación al rey emérito, la referente al presunto uso de tarjetas opacas y la pesquisas sobre el dinero saudí.

Dicha investigación parte de unos informes de inteligencia financiera elaborados por analistas del servicio antiblanqieo (SEPBLAC) que a juicio de la Fiscalía Anticorrupción, hay indicios que merecen avanzar en una investigación.