Los fondos europeos 'Next Generation' que lleguen a Cataluña serán el gran componente financiero de la legislatura y tanto ERC como Junts quieren controlarlos. En el acuerdo de Govern firmado entre ambas formaciones se estipulaba que se repartirían a dos manos dichos fondos después de que fuera uno de los principales motivos de polémica en las negociaciones. Sin embargo, en la práctica será Junts per Catalunya quien tome el control de este paquete de ayudas procedentes de la Unión Europea.

Según aparece en el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), el consejero de Economía, Jaume Giró, ha creado la Secretaría de Asuntos Económicos y de Fondos Europeos y la Dirección General de Fondos Europeos, que liderará Mariona Sanz. "La Secretaría es una reconversión de la que ocupaba Albert Castellanos (ERC) y lo desglosan en dos direcciones generales", explican fuentes del Departamento a Vozpópuli.

Esta apuesta por Giró de dar prioridad a los fondos europeos ha encendido algunas alarmas. Al final de la anterior legislatura, Pere Aragonès impulsó el Comité Asesor de los Fondos Next Generation y se nombró a Miquel Puig, economista y concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, como presidente. Se trataba, en cierto modo, de repetir el esquema de Moncloa -que ha centralizado la gestión de los fondos- y que Miquel Puig fuera el Manuel de la Rocha de la Generalitat.

Después de las quejas de los de Carles Puigdemont, se acordó que todos los 'consellers' tuvieran voz en este Comité, pero el plan inicial del presidente Aragonès, de darle poderes máximos, ha quedado descafeinado. "El Comité de Puig depende de Govern y está participado a medias por los Departamentos de Economía y Empresa. Tiene un perfil más político y consultivo mientras que la Secretaría creada por Giró será ejecutiva", apuntan fuentes de Economía. Es decir, tendrá el control efectivo de estos fondos.

Por contra, ERC tendrá el control del Fondo Social Europeo, que gestiona el Servicio Público de Ocupación de Cataluña (SOC), que pasa a depender del Departamento de Empresa y Trabajo, liderado por Roger Torrent (ERC).

Reclamación al Gobierno

En su discurso en las jornadas del Círculo de Economía en Barcelona, Giró solicitó al Gobierno la cogestión de los fondos europeos y pidió a los empresarios ahí presentes que se involucraran para evitar que la Generalitat fuera una mera gestora de estos fondos europeos. El pasado bancario del 'conseller' y su conocimiento del sector privado es su mayor activo de cara a esta colaboración público-privado en la ejecución de las inversiones de los fondos Next Generation.

Aunque el titular de Economía ha buscado atajar todas las críticas de los sectores más izquierdistas del independentismo y en sus declaraciones públicas se ha posicionado a favor de aprobar los próximos Presupuestos con la CUP, a nadie se le escapa la entrada que tiene Giró entre los empresarios de las grandes compañías del Ibex-35.

Ibex-35 vs pymes

Precisamente, Aragonès, en la presentación de su programa electoral para las elecciones catalanas, propuso a Miquel Puig como líder del Comité de los fondos comunitarios y defendió que se debía "expulsar el Ibex de los servicios públicos de Cataluña". En paralelo, ERC se comprometió a la creación una oficina específica para que las pequeñas y medianas empresas (pymes), que representan el 90% del tejido empresarial catalán, pudieran acceder a los fondos europeos.

Pese a la defensa de ERC de las pymes y su reivindicación del nuevo Comité Asesor Catalunya-Next Generation, es difícil que las grandes compañías puedan quedar excluidas. Las fuentes consultadas por este medio explican que son precisamente las empresas del Ibex-35 que tienen más capacidad de absorber la mayor parte de los fondos y cumplir con los proyectos de reconversión del modelo productivo que exige Europa. Eso no significa, añaden, que el dinero no llegue al resto de pymes, que en la mayoría de los casos son subcontratadas por estas compañías. En especial, con esta nueva política expansiva que originará la llegada de los fondos.