El regreso de la normalidad al aforo de los estadios patrocinado por el Gobierno justifica, más si cabe, la petición -o globo sonda- que cursó el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, a su homólogo en el Atlético, Enrique Cerezo, para utilizar el Wanda Metropolitano durante la temporada 2021-2022.

El pasado 14 de junio, el Real Madrid comunicó a sus abonados en un escrito -al que ha tenido acceso Vozpópuli- que, "en las circunstancias que se prevén, casi con total seguridad, no podrán acceder la totalidad de nuestros socios abonados a cada partido". Por esta razón, continúa el documento, "el club ha decidido que su cuota de abono correspondiente a la temporada 2021-2022 no será emitida como es habitual el 30 de junio, y solo se emitirá en esa fecha la cuota anual de socios del Real Madrid, que es de 149,19 euros".

Las dudas podían venir dadas por las restricciones que impusiera el Gobierno - que no habrá- o por la inconclusión del nuevo Santiago Bernabéu. El presidente merengue quiere culminar de la mejor manera posible su proyecto faraónico a cargo de su socia, la FCC de Carlos Slim, a quien el Atlético todavía adeuda alrededor de 150 millones de euros por el Metropolitano.

Fue el propio Pérez quien impuso al club de Cerezo, su amigo personal, entre los 12 miembros fundadores de la Superliga

Como avanzó Vozpópuli, fue el propio mandatario del Real Madrid quien impuso al club de Cerezo, su amigo personal, entre los 12 miembros fundadores de la Superliga que ahora revisa el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Si bien los colchoneros emitieron una nota de prensa para desmarcarse públicamente del proyecto, el propio Cerezo ha defendido sus virtudes y el club sigue, en la práctica, vinculado al proyecto que ha enfrentado a Pérez con las ligas y federaciones europeas.

Imagen interior del Wanda Metropolitano.

Florentino prevé ganar la batalla de su Superliga a la UEFA en 2022. Pero, mientras tanto, necesita oxígeno para afrontar los 70 millones de euros que ha previsto perder (205 millones avalados por el Instituto de Crédito Oficial) al cabo de la presente temporada.

Que el equipo haya alcanzado las 'semis' de la Champions y se haya desprendido de uno de sus jugadores más caros, el capitán Sergio Ramos -con un salario neto mínimo de 12 millones de euros-, atenuarían estas pérdidas.

El Real Madrid tiene unos 60.000 abonados, una cantidad equiparable a la capacidad del propio Wanda Metropolitano

Sin embargo, el coste de oportunidad para el Madrid de un regreso generalizado del público a los estadios puede llegar a ser tanto o más voluminoso cuanto más tarde en regresar al Santiago Bernabéu. Y es que la facturación del Madrid ya cayó de más de 800 millones anuales a unos 600 proyectados al cabo del ejercicio 2020/2021.

Según se desprende de las cuentas presentadas por el Real Madrid en los últimos tres años, jugar en el Alfredo Di Stéfano (con capacidad para 6.000 espectadores) la temporada que viene podría privarle de entre 50 y 200 millones de euros, en función de si la situación se prolonga durante una o las dos mitades de la temporada.

El Real Madrid ya ha solicitado a La Liga jugar las tres primeras jornadas fuera de casa

El Real Madrid tiene unos 60.000 abonados, una cantidad equiparable a la del propio Wanda Metropolitano, con capacidad total para 68.456 espectadores. Según avanzó El Confidencial, el Atlético de Madrid y La Liga estarían por la labor de albergar partidos del equipo merengue.

Por lo pronto, el Real Madrid apura la remodelación para conseguir volver al Bernabéu en algún momento de la próxima campaña -idealmente, antes de fin de año-, si bien el club ya ha solicitado a La Liga jugar las tres primeras jornadas fuera de casa. La inauguración completa del nuevo estadio se espera para entre 2022 y 2023.