La crisis que está viviendo Room Mate, la cadena hotelera de Kike Sarasola, ha desatado una fuga de trabajadores. Fuentes cercanas a la empresa informan a Vozpópuli de que la salida voluntaria de trabajadores es constante y alcanza ya más del 10% del total de la plantilla, que ronda los 500 empleados.

En los últimos meses han abandonado la compañía más de medio centenar de personas, entre excedencias y renuncias, según las mismas fuentes. “El goteo de salidas es constante”, comentan. Esta misma semana han comunicado su renuncia cuatro personas. No son salidas organizadas sino individuales, por lo que los sindicatos no tienen constancia de las mismas.

Sin embargo, todas tienen un denominador común: la inquietud por el futuro de la empresa. Los empleados han sufrido retrasos en el pago de las nóminas durante los últimos meses, tal y como adelantó este periódico. Además, el “mal ambiente que se respira” en la empresa y el fracaso de varios proyectos han empujado a algunos empleados a abandonar el barco.

En particular, la cadena había previsto abrir dos nuevos hoteles en verano: uno en Mallorca, con 400 habitaciones, y otro en Ibiza, con 220. Sin embargo, la inauguración del primero, prevista para junio, se ha retrasado; y el segundo, que debía haber abierto sus puertas en mayo, se ha cancelado, según informan fuentes cercanas a la empresa.

ERTE y retrasos con las nóminas

A principios de año, Vozpópuli avanzó en exclusiva que Room Mate había solicitado al Gobierno una inyección de capital por alrededor de 50 millones de euros a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia para Empresas Estratégicas con el asesoramiento de Deloitte, quien había realizado el 'business plan' de la hotelera. 

Sin embargo, los procesos para conceder estas ayudas avanzan a paso lento y los problemas de liquidez de la empresa por el impacto que el coronavirus ha tenido en su negocio se agravan cada vez más, llegando incluso a pagar a los trabajadores activos con casi un mes de retraso.

Room Mate cuenta con algo más de un millar de trabajadores en todo el mundo, la mitad en España. De esos últimos, cerca del 70% (entre 350 y 400 personas) están afectados por un ERTE por causas productivas hasta el 15 de diciembre de este año. El resto de la plantilla está activa en los hoteles que se han ido abriendo.

La salida de Sandra Ortega

Antes de que la pandemia arrasara con el sector turístico, la sociedad hotelera Room Mate ya cerró el 2019 con una facturación de 40 millones y unas pérdidas de 7,4 millones, según consta en las últimas cuentas publicadas en el registro mercantil consultadas a través de la plataforma Insight View.

El parón en los viajes por la covid-19 ha afectado al sector turístico en su conjunto, pero la recuperación del segmento en el que se encuadra esta cadena (el urbano) se prevé todavía más lenta. Además, Room Mate afronta la salida de su principal accionista y apoyo financiero, Sandra Ortega. La hija del fundador de Inditex ha puesto en venta su 31% en la hotelera.

Kike Sarasola cuenta con algo más del 60% de las acciones de la compañía y el resto de accionistas son minoritarios, según consta en el registro mercantil. Las fuentes consultadas por este periódico apuntan que los rumores de salida de Ortega están dificultando el acceso a nuevos créditos bancarios para aumentar su liquidez hasta que el rescate del Gobierno se haga efectivo.

Room Mate consiguió a finales de abril un 'salvavidas' de 15 millones del yerno de Juan Roig

No obstante, Room Mate consiguió cerrar a finales de abril un préstamo de 15 millones de euros a un año de plazo con el yerno del dueño de Mercadona, Roberto Centeno, que le da oxígeno para evitar el concurso de acreedores mientras se tramita la ayuda que ha pedido a la SEPI.

Además, logró ampliar hasta diciembre de 2024 el vencimiento de un préstamo por 53 millones con Citi Bank que vencía el 30 de junio de 2020, según consta en sus cuentas. Room Mate ya cerró el ejercicio previo a la pandemia con una deuda financiera de 102,7 millones de euros con varios bancos (Abanca, Citi, Bankinter, Société Générale, Banca March y Deutsche Bank).

Pese a esto, y al hecho de que el salario del mes de mayo se pagara a tiempo gracias a la inyección de Roberto Centeno, el malestar entre los empleados de Room Mate es creciente, y cada vez son más los que, de una forma u otra, están buscando su futuro fuera de la compañía que Kike Sarasola fundó hace ya 16 años.