Kike Sarasola ha tirado la casa por la ventana con un fiestón al que estaban invitados más de 100 empleados de Room Mate. El evento tuvo lugar este jueves en las oficinas que tiene la cadena hotelera en la calle de La Palma, en el centro de Madrid. El motivo de la celebración es el préstamo de 15 millones de euros firmado esta semana con el yerno del dueño de Mercadona, Roberto Centeno, que sosegará la crisis financiera del superempresario y le servirá para evitar el concurso de acreedores, de momento.

Sarasola espera un rescate por parte del Gobierno con 50 millones de euros, pero el proceso se está alargando más de la cuenta por el escándalo de Plus Ultra y la principal accionista de Room Mate, Sandra Ortega, ha guardado la chequera mientras busca la forma de retirar su inversión en la compañía. Con este panorama, la cadena hotelera tenía los días contados y el crédito de Centeno (con unos intereses desorbitados) ha llegado como agua de mayo.

La situación de la empresa era tan crítica que ya le costaba hasta pagar las nóminas de los trabajadores y el comité de dirección llevaba tres meses sin cobrar. Así que, después de la 'buena nueva' de esta semana, Kike Sarasola ha decidido darse un baño de masas este jueves. Bebida y comida para todos entre las 14.00 y las 22.00 horas y los teléfonos, prohibidos.

Los privilegiados que recibieron la invitación por Outlook, cerca de cien personas que trabajan para su marca, disfrutaron de ocho horas de barra libre y un emotivo speech de su líder. La fiesta estuvo amenizada por la música en directo del DJ Alex del Toro, colaborador habitual en los eventos del empresario. Los organizadores también habían instalado un toro mecánico en la sala, para el uso y disfrute de los asistentes.

Toda una ironía si se tiene en cuenta que la empresa de Kike Sarasola acaba de alargar el ERTE para la mayoría de su plantilla hasta diciembre y acumula una enorme deuda con sus proveedores, que llevan alrededor de seis meses sin cobrar. De hecho, los despidos no han llegado por los pelos.

Esta es la segunda celebración de Sarasola en menos de una semana. Curiosamente, el pasado sábado también organizó la fiesta de cumpleaños de su hija Aitana en las oficinas de Room Mate. Para la ocasión, desafectó del ERTE a algunos camareros que llevaban meses parados tras el cierre de los hoteles. Padres y niños disfrutaron del encuentro y condecoraron al famoso empresario como el mejor anfitrión.