Kike Sarasola, el fundador y propietario de la cadena de hoteles Room Mate, acude a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para conseguir un rescate de 50 millones de euros, según informan fuentes conocedoras del plan a Vozpópuli.

La compañía, que avanza a buen paso en el proceso por lograr esta inyección de capital por parte del Gobierno a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia para Empresas Estratégicas, está asesorada por Deloitte, quien ha realizado el 'business plan' de la hotelera, según informan las mismas fuentes. 

Antes de que la pandemia arrasara con el sector turístico, la sociedad hotelera Room Mate cerró el 2019 con una facturación de 40 millones y unas pérdidas de 7,4 millones, según consta en las últimas cuentas publicadas en el registro mercantil consultadas a través de la plataforma Insight View. 

Pese a todo, hace apenas unos días Room Mate Hotels anunciaba la apertura de su primer hotel en Ibiza el próximo mes de mayo. Además, continuará con su plan de expansión y su apuesta por España con otro hotel en Mallorca y la ampliación de Room Mate Leo en Granada. 

Actualmente la cadena hotelera cuenta con 26 alojamientos que suman más de 2.000 habitaciones. En las citadas cuentas de Room Mate S.A., el grupo reconoce una caída del 50% en las reservas durante el primer semestre de 2020 a causa del coronavirus

También asume que "la situación general de los mercados puede provocar un aumento general de las tensiones de liquidez en la economía", aunque asegura que podrá afrontar dichas tensiones por la renovación del vencimiento de algunas líneas de financiación y el apoyo que ha manifestado "uno de sus principales accionistas". Sandra Ortega, la hija del fundador de Inditex, está en esta lista. 

Según apunta Room Mate en sus cuentas, "se han conseguido financiaciones oficiales durante el periodo de covid-19". También se detalla que durante la pandemia logró ampliar hasta diciembre de 2024 el vencimiento de un préstamo por 54 millones con Citi Bank que vencía el 30 de junio de 2020, según consta en sus cuentas.  

Este periódico se ha puesto en contacto con la cadena hotelera de Kike Sarasola, que asegura no haber hecho ninguna petición a la SEPI. Ante la pregunta de si planean hacerlo, Room Mate ha declinado hacer comentarios.

Críticas al Gobierno

Sarasola ha estado en el ojo del huracán durante la pandemia por el polémico contrato falso de la Comunidad de Madrid, con Isabel Díaz Ayuso al frente, a Room Mate por más de medio millón de euros. Finalmente, la hotelera aclaró entonces que fue la presidenta autonómica quien hizo frente al coste de su hospedaje durante dos meses en uno de los apartamentos de la marca y a un precio de 80 euros la noche. 

Además, especialmente durante los primeros meses de pandemia, el empresario se ha mostrado crítico con la gestión de la crisis turística por parte del Gobierno. Sarasola ha reivindicado en varias ocasiones que las ayudas al sector en España no son suficientes, a diferencia de las concedidas en otros países como Alemania. 

Room Mate no es la primera hotelera que llama a las puertas de la SEPI. La primera en interesarte por el fondo que gestiona fue Hotusa, el gigante hotelero de Amancio López Seijas, aunque por el momento no se conocen más detalles. Posteriormente, Hotelatelier, la operadora de los hoteles Petit Palace e ICON, realizó una solicitud de apoyo público temporal, tal y como publicó El Economista