El Corte Inglés está sometiendo a sus centros menos rentables a un exhaustivo análisis para decidir qué hace con ellos: si los cierra o si lo transforma. Una opción, la de la transformación, que pasa sobre todo por convertir al formato outlet algunos de estos centros. De hecho, desde que comenzó el año la compañía ha puesto en marcha el cambio a outlet de al menos cuatro grandes almacenes.

Así, la empresa que preside Marta Álvarez ha decidido hacerlo ya con los centros de Guadalajara, Marineda City (A Coruña), Arapiles (Madrid) y Mijas (Málaga), que, en lugar de cerrar al completo, se convertirán al formato especializado en artículos rebajados y conservarán, en algunos casos, el supermercado, la agencia de viajes o la óptica.

Se tratan de centros de El Corte Inglés que desde hace años figuran en la lista de los centros menos rentables para la empresa, y que, en el marco del primer ERE de la historia de la compañía, se están sometiendo a revisión. De hecho, las transformaciones suponen también la pérdida de parte de los puestos de trabajo, puesto que para la atención del outlet es necesario menos personal que para un centro tradicional.

De esta forma, apuntan fuentes sindicales consultadas por Vozpópuli, a la parte de empleados que no es necesaria tras la apertura del outlet se le está ofreciendo bien trasladarse a otros centros cercanos, bien acogerse al ERE en marcha, al que todavía pueden sumarse trabajadores hasta dentro de diez días.

Junto con la transformación en este tipo de formato, El Corte Inglés también está estudiando ceder plantas de sus centros menos rentables para ingresar por esa vía, como ya ha hecho en el centro de El Capricho (Málaga).

Por otra parte, desde que comenzó el año también ha decidido bajar la persiana de forma definitiva a centros como el de Linares (Jaén), puesto que la compañía considera que no era posible su reconversión; el de Eibar (Guipúzcoa), por su parte, ha sido convertido en un centro dedicado al área digital.

El Corte Inglés, en medio de su primer ERE

Con todo, el análisis de los centros y la toma de decisiones sobre ellos se está dando a la vez que El Corte Inglés ha puesto en marcha el primer ERE en la historia de la empresa, al que a este lunes se había suscrito ya de forma voluntaria un 54% de los 3.292 trabajadores que serán despedidos.

Así, el periodo de adscripción voluntaria está fijado hasta el próximo 23 de abril. Después, El Corte Inglés deberá confirmar la petición antes del 23 de mayo.