El proceso electoral de la Comunidad de Madrid ha dado fuerza a Isabel Díaz Ayuso y a su equipo. Un escenario que quieren aprovechar desde ya las empresas. El Corte Inglés ha sido una de las primeras empresas en llamar a las puertas del Gobierno autonómico, todavía en funciones, para buscar respaldo administrativo en la salida de la crisis del coronavirus. En concreto, la cadena de grandes almacenes busca apoyo en el equipo de Ayuso con dos asuntos: el lujo y el turismo de compras

Pilares sobre los que fomenta su recuperación la cadena de grandes almacenes que preside Marta Álvarez. Dos necesidades que han trasladado a la Comunidad de Madrid este jueves en un encuentro privado el director de internacional y lujo de El Corte Inglés, Javier Fernández Andrino, y el director de relaciones institucionales del grupo, Carlos Cabanas, quien fuera secretario general del Ministerio de Agricultura en el Gobierno de Rajoy.

Porque El Corte Inglés tiene una urgencia con su cliente transfronterizo, principalmente asiático, para que vuelva a llenar sus centros comerciales. Una exigencia que también trasladó el pasado mes de enero al Gobierno central, aunque en este caso la comitiva de la cadena de grandes almacenes la lideraba la propia presidenta Marta Álvarez. En ese momento, El Corte Inglés quiso saber de primera mano los planes de apertura de las fronteras y actividad turística en una reunión privada con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

En esta ocasión, y a punto de decaer el estado de alarma por la pandemia, los interlocutores han sido el consejero de Turismo en funciones de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, y su viceconsejero, Carlos Daniel Martínez. Los planes de esta consejería son fundamentales para el futuro a corto plazo de El Corte Inglés y así se lo han hecho saber. Aunque de la conversación mantenida durante este encuentro han preferido no revelar detalles de manera oficial ninguna de las dos partes ante las preguntas de Vozpópuli, desde la compañía señalan que forma parte de los "encuentros habituales" entre empresas y administración.

La Comunidad de Madrid explica a este medio que El Corte Ingles ha presentado algunas estrategias enfocadas al posicionamiento del destino Madrid a través de acciones de promoción, especialmente en aquellos mercados emergentes que aportan cada día un mayor número de turistas que buscan los servicios turísticos de alta calidad. "Somos conscientes de la importancia del sector turístico para nuestra región, por lo que consideramos primordial conocer de primera mano las aportaciones y sugerencias de las empresas para tejer una estrategia común, con el fin de continuar consolidando la Comunidad de Madrid como destino turístico de calidad", aseguran desde el Gobierno de Ayuso.

El Corte Inglés quiere reactivar Castellana

La Comunidad de Madrid cuenta con los ‘templos’ del lujo de la compañía de grandes almacenes, como es el caso de los centros de Serrano, Preciados, Pozuelo y la joya de la corona de la empresa que dirige Marta Álvarez, el centro del Paseo de la Castellana. Este último centro ha sido reformado bajo las instrucciones directas de la propia presidenta de El Corte Inglés para convertirse en un punto de encuentro para las marcas más selectas y los clientes más pudientes que aterricen en la capital. 

No en vano, la primera idea era levantar desde cero un centro exclusivo de lujo en el solar de Castellana que hasta 2014 pertenecía a Adif. La empresa, que por entonces presidía Dimas Gimeno, ganó en subasta este deseado terreno a cambio de 136 millones de euros; no obstante, el equipo de Marta Álvarez decidió congelar ese proyecto ante las dificultades económicas de la empresa por la caída del negocio en los últimos años y la ‘puntilla’ que ha dado la pandemia.

Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés, la presidenta Marta Álvarez y el director jurídico y secretario del consejo José Ramón de Hoces
Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés, la presidenta Marta Álvarez y el director jurídico y secretario del consejo José Ramón de Hoces

El objetivo ahora es volver a convertir el Paseo de la Castellana en su centro estrella, aquella tienda con la que facturaba 100 millones de euros al año antes del coronavirus gracias al turismo de compras más exclusivo. De hecho, fuentes conocedoras de las cifras que maneja la compañía apuntan a que las ventas en este centro han caído más de un 50% durante la pandemia, por el golpe recibido por la caída de turistas.

Ahora, su reforma pretender devorar definitivamente el negocio de compras de otros puntos comerciales de la Comunidad de Madrid como Las Rozas Village o el recién creado Galería Canalejas. Para ello, El Corte Inglés necesita saber qué trama el equipo de Isabel Díaz Ayuso para la recuperar la actividad turística de la región. Un factor clave para que la conocida marca del triángulo verde pueda olvidar el primer ERE y las mayores pérdidas de su historia.  

La recuperación del turismo, clave

Con todo, la recuperación del turismo en la región resulta indispensable para que el comercio en general pueda recuperar parte de la facturación perdida, sobre todo atendiendo a las tiendas ubicadas en las zonas más turísticas y en el centro de Madrid.

"España ha perdido más de 50 millones de turistas en 2020. La recuperación del turismo marcará el ritmo de despegue de la actividad comercial", explica Anged, la patronal que representa a El Corte Inglés o Ikea.

En este sentido, El Corte Inglés también trabaja para adaptar sus centros a la nueva situación, potenciando los que han sido más rentables hasta ahora y llevando hacia allí a los turistas -como en el caso de Castellana-, y transformando aquellos con los que no salen las cuentas. De hecho, varios de sus centros están modificando sus instalaciones para convertirse al formato outlet, con el objetivo de incrementar aquí también las compras de otro público, el que busca ahorrar.