El Corte Inglés avanza en las salidas de su ERE. Cerrado a finales de mayo, la compañía de grandes almacenes ya ha ejecutado a finales de junio la mayoría de los despidos. Según la información que maneja el comité de seguimiento del ERE, a la que ha accedido Vozpópuli, el mes pasado salieron de la empresa más del 60% de los afectados.

En concreto, hasta este inicio de julio han salido de la compañía que dirige Marta Álvarez 2.100 personas. De ellas, una parte importante lo ha hecho de los centros de Madrid (590 personas), Andalucía (457 personas), Cataluña (265 empleados) o Comunidad Valenciana (183 trabajadores).

Todas ellas tienen acceso al plan de recolocación que El Corte Inglés puso en marcha en el marco del ERE, a cargo de las empresas contratadas (LHH y ManPower), que se desarrollará durante el siguiente año desde la salida de cada trabajador. Según las fuentes consultadas, "ya hay empleados recolocados y el plan está siendo muy ágil".

A partir de julio, y con el límite marcado en febrero, de El Corte Inglés tienen que salir 1.192 empleados más, hasta los 3.292. Según el plan previsto por la empresa, la proporción de despidos por comunidades se mantendrá como en las primeras salidas, con el protagonismo de Madrid, Andalucía o Cataluña.

El Corte Inglés protagoniza operaciones

En plena elaboración de su plan estratégico hasta 2026, que presentará en la junta de accionistas a finales de julio, El Corte Inglés ha dado luz verde estos días a dos operaciones relacionadas con sus negocios más sólidos hasta antes de la pandemia: los supermercados y la agencia de viajes.

Además de cerrar la fusión de Viajes El Corte Inglés con Logitravel, la empresa de grandes almacenes anunció esta semana la compra de los supermercados Sánchez Romero que, aunque solo cuenta con 10 tiendas, supone un golpe de efecto y apunta a la recuperación del cliente más premium. Así, la compañía del triángulo verde "lanza un mensaje de que está en movimiento tras los daños de la pandemia", apuntan fuentes del sector.

En el plan estratégico tendrán protagonismo las nuevas áreas de negocio en las que acaba de desembarcar la empresa, con los que tratará en los próximos ejercicios de levantar unas cuentas de 2020 en las que las ventas han caído más de un 30% y las pérdidas se han elevado hasta los 2.945 millones.

A los dos ámbitos señalados, se sumará la comercialización de la marca Sweno, que tendrá su lugar destacado dentro del plan. Con ella, El Corte Inglés restará peso a sus negocios tradicionales al incorporar a parte de sus trabajadores a la venta de móvil y fibra (con MasMóvil), energía o alarmas (con Sicor).