La fusión de Viajes El Corte Inglés (VECI) con el operador digital Logitravel ya es oficial, a falta de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de su visto bueno. Con esta operación, el CEO de los grandes almacenes y presidente de la filial de viajes, Víctor del Pozo, pretende reforzar las ventas online; mientras su principal competidor, Ávoris, se hace más fuerte en la parte offline.

Tras formalizar su unión a principios de año, Globalia (Halcón Viajes y Viajes Ecuador) y Barceló (B the travel Brand) suman alrededor de 1.500 puntos de venta. Por contra, El Corte Inglés seguirá teniendo 500 tiendas. Sin embargo, su lucha no se centrará sólo en la venta física, sino en la parte tecnológica que Logitravel puede aportar a VECI, una empresa todavía basada en métodos tradicionales de comercialización, comentan fuentes del sector a Vozpópuli.

Este mismo jueves Viajes El Corte Inglés se reunió con su representación sindical para comunicarles el acuerdo firmado de forma oficial. En el encuentro, la compañía puso sobre la mesa las líneas maestras de la fusión y será el próximo lunes cuando previsiblemente se reúnan con quien va a ser el CEO de la empresa resultante, Jorge Schoenenberger. El objetivo de la representación sindical es negociar la forma en la que se van a integrar las plantillas, uno de los puntos más delicados del acuerdo.

Pierde el liderazgo en las calles

Hasta que Globalia y Barceló sumaron fuerzas, El Corte Inglés era líder en el sector de las agencias de viajes. El Corte Inglés ha informado de que la empresa resultante contará con más de 3.500 millones de euros en ingresos en el ejercicio 2019, una plantilla que supera las 5.000 personas, más de 500 puntos de venta en todo el mundo y una "amplia cobertura online".

Sin embargo, Ávoris Corporación Empresarial (la sociedad resultante de la fusión entre Globalia y Barceló), cuenta con casi 4.000 millones de facturación, unos 6.000 empleados y alrededor de 1.500 puntos de venta, superando a la empresa que preside Víctor del Pozo en ingresos, empleados y tiendas.

No obstante, fuentes cercanas a las empresas comentan que Viajes El Corte Inglés sigue siendo fuerte en algunos segmentos, como los viajes corporativos o de empresa. Ahora, con la absorción de Logitravel, el gigante de la distribución pretende diversificar el negocio y hacerlo crecer en el mundo online. Ahí se enfrentará a otros competidores como Destinia o Trivago.

Viajes El Corte Inglés busca salvavidas

Viajes El Corte Inglés busca con esta operación un salvavidas al que agarrarse, tras más de un año de pandemia en el que las agencias de viajes han sido uno de los sectores más dañados. En el caso de la compañía que dirige Víctor del Pozo, además, su fuerte vinculación con los viajes de negocios, por lo que la caída ha sido total.

No en vano, Viajes El Corte Inglés vio caer sus ventas durante el pasado ejercicio -terminado en febrero- un 89%, hasta los 309 millones de euros. Unos resultados que llegaban meses más tarde desde que El Corte Inglés reestructurara la cúpula de su agencia de viajes, la segunda división más importante del grupo hasta entonces por volumen de ingresos. 

Del Pozo, consejero delegado de los grandes almacenes y, por tanto, 'primer espada' de Marta Álvarez, ocupó la presidencia de la filial turística en mayo del año pasado; un asiento que estaba libre desde la dimisión de Jesús Nuño de la Rosa como consejero delegado de la matriz en enero de 2020. De hecho, su aterrizaje llegó pocos días después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) diera luz verde a la fusión entre las divisiones de viajes de Globalia y Barceló, sus principales competidoras.

Para la operación Viajes El Corte Inglés ha contado con Deloitte y Banco Santander Investment Banking como asesores financieros, mientras que Logitravel ha escogido a EY. Como asesores legales, han intervenido Cuatrecasas por parte de El Corte Inglés, y Baker&McKenzie en nombre de Logitravel.