El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, ha advertido este viernes que el desgaste reputacional de Iberdrola tras la imputación de Sánchez Galán se podría terminar extendiendo a todo el Ibex 35.

El principal ejecutivo del supervisor ha recordado que hace ya dos años advirtió que, tras el escándalo de BBVA por el mismo caso, podría suponer un serio problema reputación, porque es un "riesgo diferido" para todo el sector.

En este sentido, ha destacado que las recomendaciones del código de buenas prácticas para estas situaciones contemplan el análisis de esta situación e informar el mercado de las actuaciones que puedan ser necesario acometer.

Cabe destacar que la mayoría de las empresas cotizadas del Ibex 35 ya cumplen con estos estándares ético y que Iberdrola ha ido comunicando mediante hechos relevantes todo lo relacionado con la investigación.

Buenaventura evita pronunciarse sobre el cese de Galán

Buenaventura, por otro lado, ha explicado que a la CNMV no le corresponde pronunciarse sobre la adecuación de conductas, la continuidad de los directivos o la composición de los consejos. "Eso corresponde a las sociedades cotizadas y a sus dueños", ha dicho.

En este sentido, ha señalado que la misión del supervisor es velar por que las entidades "se replanteen qué hacer", que exista una deliberación en los órganos de gobierno y que la información se ponga en conocimiento de los accionistas si así lo disponen los compromisos de buen gobierno de las sociedades.

La respuesta de la CNMV tuvo lugar tras la imputación por parte de la Audiencia Nacional de Francisco González, expresidente del BBVA, por presuntos pagos al excomisario José Manuel Villarejo. Esta semana la Audiencia ha imputado a Galán y a tres de sus directivos por un delito continuado de cohecho activo, delito contra la intimidad y falsedad en documento mercantil por encargos presuntamente ilícitos encomendados a Villarejo.