Pedro Almodóvar será el encargado de inaugurar la 78º edición del Festival de Venecia con su nueva película, Madres paralelas, tal y como ha anunciado este lunes el certamen. Según recoge la organización del festival, esta película, que competirá por el León de Oro, es una "reflexión sobre la necesidad ineludible de la verdad".

Penélope Cruz, Milena Smit, Israel Elejalde y Aitana Sánchez Gijón son los actores protagonistas de esta película, que tendrá su estreno en los cines españoles el 10 de septiembre y que está producida por El Deseo y cuenta con la participación de RTVE y Netflix.

Se trata del tercer año consecutivo que el director manchego viajará a la ciudad de los canales. En 2019, Almodóvar recibió el León de Oro de Honor en reconocimiento a toda su carrera cinematográfica y por ofrecer "los retratos más polifacéticos, controvertidos y provocativos de la España post franquista", tal y como destacó entonces la Junta Directiva del festival. De hecho, su idilio con el certamen italiano comenzó mucho antes, ya que allí tuvo lugar su debut internacional en 1983 con la cinta Entre tinieblas.

Además, el pasado año presentó en el marco del festival su primera incursión en el inglés: el cortometraje La voz humana, una adaptación libre del monólogo de Jean Cocteau protagonizado por Tilda Swinton que recibió buenas críticas.

Las protagonistas de Madres paralelas son Janis (Penélope Cruz) y Ana (Milena Smith), dos mujeres embarazadas que coinciden en la habitación del hospital en el que van a dar a luz, aunque en circunstancias muy distintas. Ambas son madres solteras que se han quedado embarazadas por accidente. Sin embargo, mientras que Janis no se arrepiente, la segunda se siente asustada y traumatizada. En palabras del director, se trata de un drama "intenso" que aborda temas como la familia, los ancestros, la maternidad y la memoria.

Esta película se estrena dos años después de Dolor y gloria, cinta con la que compitió en el Festival de Cannes y que estuvo nominada al Oscar a la mejor película extranjera. Sin embargo, a pesar de las buenas críticas no pudo superar el tsunami que supuso la coreana Parásitos, que acaparó todos los galardones de la temporada.