PAREJA

Perdonar una infidelidad: cuándo se pueden pasar por alto unos cuernos y por qué

Si has descubierto que tu amorcín se ha liado con otra persona y estás pensando si olvidar todo y empezar de nuevo, sigue leyendo

¿Perdonarías una infidelidad?
¿Perdonarías una infidelidad? Sarah Cervantes

Descubrir que a uno le han puesto los cuernos no es plato de buen gusto. Las infidelidades son difíciles de perdonar, y si se absuelve al culpable no siempre es sencillo superar la falta de lealtad.

Si has descubierto que tu pareja te ha sido infiel, es probable que ahora tengas una sensación horrible de rabia y rencor, mezclada con pensamientos obsesivos y una tremenda sensación de impotencia. Es normal que le desees todo el mal en estos momentos a la que creías que era tu 'media naranja'. 

Una vez pasado el periodo de histeria, suele llegar la tristeza, la depresión o la ansiedad. No entiendes cómo tu amor, a quien has creído y en quien has confiado todo este tiempo, te traicione de esta manera. No te entra en la cabeza cómo ha sido capaz de meterse entre las sábanas con otro ser. Es bastante común que empiecen a aparecer sentimientos de derrota, y que pienses que ya nada tiene sentido sin él o ella. 

Aunque superar una infidelidad no es fácil, hay ciertos supuestos en los que se podría llegar a perdonar el affaire de la pareja

La tercera fase del 'trauma pos-cuernos' tiene que ver con valorar la idea de perdonar a la pareja. ¿Podría pasar página? ¿Sería capaz de olvidar lo sucedido y empezar de nuevo? Estas son algunas de las preguntas que te rondan la cabeza tras enfadarte y entristecerte. 

Bueno, lector, aunque superar una infidelidad no es fácil, y en muchos casos es harto improbable, hay ciertos supuestos en los que se podría llegar a perdonar el affaire de la pareja. 

Recogemos, a continuación, los ocho casos en los que se puede pasar por alto la ruptura de la pareja y, por tanto, perdonar la cornamenta:

1) Ahorrarse la tediosa separación

Si estás casado y tienes hijos con la persona que te ha sido infiel, todo es mucho más difícil. En las relaciones establecidas de años de duración hay muchos nexos de unión que son casi imposibles de romper por completo. Son, por ejemplo, la descendencia o las hipotecas.

Además, si estáis casados, te verás obligado a pasar por todo el papeleo del divorcio, que además de ser una hartura es bastante costoso. 

En España, las demandas han caído un 4,5% en 2017 respecto al año anterior. La gente se separa menos

Para ahorrarse todo esto, hay muchas parejas que deciden hacer la vista gorda a la infidelidad, o perdonarla, y seguir con su vida tal y como era antes de enterarse de por qué la cabeza les pesa ahora más. No decimos que sea lo que tengas que hacer, lector, ni mucho menos. Solo te contamos que hay mucha gente que valora este factor a la hora de decidir no romper con la pareja a causa de una traición así.

De hecho, en todo el mundo han bajado drásticamente tanto los divorcios como las separaciones. En España, por ejemplo, las demandas han caído un 4,5% en 2017 respecto al año anterior, según el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Asimismo, las solicitudes registradas en los juzgados han bajado de 119.859 (2016) a 114.491 (2017) en apenas doce meses. Y lo que es más significativo: el 2017 fue el año en el que menos peticiones de divorcio y separación se registraron en la última década.

Piensa si de verdad esto es tan importante para ti como para llevarte a perdonar una infidelidad.

¿Quién se queda con el gato?
¿Quién se queda con el gato? Hutomo Abrianto

2) Evitar problemas financieros

Relacionado con el punto anterior, hay muchas parejas que deciden superar la infidelidad para evitar posibles problemas financieros futuros. Seguro que conoces a más de un amigo divorciado que pasó por un bache económico tras su separación. 

Hay muchas parejas que deciden superar la infidelidad para evitar posibles problemas financieros futuros

No es para nada sano, ni lo que se debería hacer si uno no lo siente. Pero lo cierto es que hay mucha gente que sigue junta con tal de no arriesgarse a pasar apuros económicos. O los hay que esperan a que su situación se estabilice, para así buscar una salida cuando tengan un buen colchón donde poder caerse si las cosas se tuercen.

Según una investigación de un bufete de abogados, esto suele suceder, sobre todo en el caso de las mujeres: "Nos sorprende una y otra vez la capacidad de algunos hombres y mujeres para hacer la vista gorda ante la mala conducta de su pareja por asuntos de dinero", asegura Ellen Walker, autora del estudio, a 'The Daily Mail'.

Lleva acostándose con él un año
Lleva acostándose con él un año Pablo Heimplatz

3) Valorar si puedes perdonar

Ya entramos en terreno sentimental. Una vez valorado tu entorno, has de mirar adentro y preguntarte, con total sinceridad, si eres capaz de perdonar una infidelidad. Hay tantas personas como valores. Cuestiónate si de verdad sería posible que pasases página y si ves viable volver a intentarlo con tu pareja.

Si crees que no puedes pasar el affaire por alto, has de saber que es absolutamente normal. De hecho, dos estudios acerca del perdón, llevados a cabo por investigadoras de la Universidad de Granada, pertenecientes al centro Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), han determinado que la infidelidad es lo que menos se pasa por alto.

Un estudio determinó que lo que menos perdonan las parejas, y más las destruye, son las mentiras, desprecio o insultos (41,7%) y la infidelidad (33,3%)

Para sus trabajos contaron con 302 voluntarios, y encontraron que aunque se perdonara una traición ello no implicaba necesariamente una reconciliación entre las partes. Lo que menos pasan las parejas, y más las destruye, son las mentiras, desprecio o insultos (41,7%), la infidelidad (33,3%), celos o posesión (14,6%) y la traición de su confianza (10,4%). Y, bueno, la infidelidad engloba todo ello. Piénsalo bien, lector.

Está llamando a la amante
Está llamando a la amante Rawpixel.com

4) Ver qué ha fallado

Otro factor en el que puedes apoyarte para perdonar la infidelidad es valorar que si ha sucedido es porque algo ha fallado. Por norma general, las parejas felices no ponen los cuernos. 

Aunque nunca, y bajo ningún concepto, has de culparte de lo sucedido, quizá si sería bueno hacer un trabajo de introspección y valorar si tu pareja estaba mal ya antes del affaire. Quizá había otros problemas que ahora salen a relucir tras los cuernos.

Puedes hacer un trabajo de introspección y valorar si tu pareja estaba mal ya antes del affaire

Te recomendamos valorar qué ha podido fallar en vuestra relación para que hayáis llegado a tal extremo, y considerar si se puede arreglar para que no vuelva a suceder. Una buena idea podría ser acudir a terapia de pareja. 

Ante todo, nunca has de sentirte responsable de que tu pareja te haya traicionado. Ha sido y seguirá siendo su error, pues decidir romper la lealtad de una persona que tanto quieres no pasa por hacerle eso. No obstante, si crees que la cosa estaba tan negra entre vosotros que una infidelidad es lo menos malo que podía pasar, quizá puedas valorar pasarla por alto y considerarla solo como una "señal de alarma" de que algo no iba bien. 

Le ha perdonado
Le ha perdonado Matthew Fassnacht

5) Cambiar la idea de infidelidad

Aunque el sexo extramatrimonial esté a la orden del día, lo seguimos sin tolerar y lo condenamos con ahínco. Es casi una vergüenza social y personal que tu pareja te ponga los cuernos. Hay muchos expertos que defienden la importancia de cambiar la idea que tenemos de la infidelidad.

La terapeuta de parejas y gurú de relaciones Esther Perel, es una de ellas, y asegura en su libro 'The State of Affairs: Rethinking Infidelity' (Harper) que siempre suponemos que una aventura es un síntoma de una disfunción conyugal, pero que este es un enfoque erróneo, ya que condena a los adúlteros sin detenerse a explorar sus motivos.

Aunque el sexo extramatrimonial esté a la orden del día, lo seguimos sin tolerar y lo condenamos con ahínco

Perel señala que si pudiéramos persuadir a las parejas para que tengan una visión más comprensiva de la infidelidad, tendrían más posibildidades de pasarla por alto. La experta argumenta que necesitamos "una conversación más matizada y menos crítica al respecto", para considerar "las complejidades del amor y el deseo no siempre responden a las clasificaciones de víctima o culpable", recoge 'The New Yorker'. Y apunta que ser tan críticos con los cuernos nos lleva a ponerlos, ya que "el deseo de pecar no es malo, sino humano".

La terapeuta critica además el rechazo social que hay en torno a la infidelidad, y apunta que muchas parejas se ven presionadas a romper por temor a posibles condenas de los que la rodean.

Así que, lector, si crees que eres capaz de tener una visión más amplia de la infidelidad, de quitarle hierro y de pensar que "bueno, estas cosas pasan", puedes ser capaz de perdonar.

Desde los cuernos, lo hacen como nunca
Desde los cuernos, lo hacen como nunca Rawpixel.com

6) Sacarle el lado bueno

Como dicen muchos gurús del 'buenrollismo', todo depende de cómo veas el vaso: si medio lleno o medio vacío. Quizá eres capaz de sacarle la parte positiva a la infidelidad.

La terapeuta anteriormente mencionada, Esther Perel, defiende que unos cuernos pueden ser buenos para los matrimonios y parejas estables, ya que cuando un tercero se mete de por medio aumenta el interés de ambos por mantener unida su relación. Además, añade la experta, una infidelidad reaviva la pasión.

Numerosos expertos defienden que unos cuernos pueden ser buenos para los matrimonios y parejas estables

Hombre, a ver... es cierto que cuando uno toca fondo ya solo puede ir para arriba. Pero es francamente difícil verle el lado positivo a unos cuernos. ¿No crees, lector? De todas formas, puedes intentarlo. Quizá te gusta la idea de volver a conquistar a tu 'media naranja', o quizá te excita descubrir qué ha hecho en brazos de otra persona, o igual te sientes retado a descubrir si ha buscado otro tipo de experiencias sexuales fuera de vuestra rutina. Ahí ya tienes que valorarlo tú.

Son compañeros de trabajo, y los dos tienen pareja
Son compañeros de trabajo, y los dos tienen pareja Freestocks

7) Determinar el tipo de affaire

Para valorar perdonar una infidelidad también hay que tener en cuenta si esta ha sido de una noche, si se trata de un amante, si ha sido con alguien conocido, y un largo etcétera. No es lo mismo un rollete de una hora que un affaire de meses o incluso años.

La principal diferencia radica en la implicación del infiel en su relación extramarital, ya que una aventura no solo es una cuestión de sexo. Si hay sentimientos de por medio, puede ser más difícil perdonar la traición, pues ya no se trataría solo una cuestión carnal, sexual o de deseo.

El 74% de las mujeres piensa que la infidelidad emocional sería más difícil de perdonar

También debes saber que ellos y ellas no valoran una infidelidad de la misma manera. Una encuesta del portal de citas 'Edarling' determinó que mientras un 45% de hombres considera que la infidelidad sexual es peor, el 74% de las mujeres cree que la infidelidad emocional sería más difícil de perdonar y, por tanto, superar. Ellas suelen ser más propensas a no pasar por alto la implicación de los sentimientos en los cuernos.

Encuentra más que sexo en su amante
Encuentra más que sexo en su amante Anna Sastre

8) Sé sincero: ¿has sido infiel?

A la hora de valorar perdonar unos cuernos hay que preguntarse si nosotros también hemos pecado antes. Quizá estés muy indignado ahora, pero, sé sincero ¿lo has hecho tú antes? Si es así, deberías plantearte pasar por alto la infidelidad de tu pareja, pues ahora ya estaréis en las mismas condiciones.

Lo cierto es que España es un país de infieles. Según la web de citas Ashley Madison, los españoles somos los más infieles de Europa, y los quintos de todo el mundo. Por ciudades, Madrid (con el 12,9% de usuarios del portal) y Barcelona (8,5%) aglutinan la mayoría cornamenta patria.

Los españoles somos los más infieles de Europa, y los quintos de todo el mundo

Al respecto, otra reciente encuesta elaborada por Phieron determinó que en torno al 80% de hombres y más del 50% de mujeres reconoce haber cometido "al menos" una infidelidad. De todos los encuestados, aproximadamente la mitad cree que nunca les han sido infieles, una opinión mayoritaria en ellos.

En cuanto a si perdonaríamos o no unos cuernos en España, parece que sí, pues el 40% de las ocasiones en las que se descubrió el affaire, el culpable fue absuelto, mientras que en torno al 60% restante no pudo pasar página.

Encuesta
Encuesta Phiero

Y tú, lector, ¿serías capaz de perdonar una infidelidad? ¿Por qué? ¡Cuéntanoslo!



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba