La Comunidad de Madrid ha pedido a las residencias de mayores que cuentan con médicos entre su personal-no todas- que estén presentes cuando se administren las primeras dosis de la vacuna frente al coronavirus por si se produce alguna reacción adversa entre los ancianos. Además, en la misma región, fuentes del sector sociosanitario aseguran que será en las enfermeras de los propios centros en quienes, finalmente, recaiga el peso de la vacunación, pese a que la Comunidad, como el resto de las regiones, afirma que se mandarán equipos específicos a los geriátricos.

La campaña arranca en plena Navidad. Una Navidad diferente como tantas veces se ha repetido en estos días. Marcada por el temor a una tercera oleada del coronavirus, las restricciones de las comunidades y las separaciones de muchas familias. Los mayores, sin duda, han sido las grandes víctimas de esta pandemia.  

La mayoría de las comunidades autónomas ha ido detallando en estos días sus planes de vacunación. "Cada comunidad autónoma está estudiando sus protocolos bajo un mismo principio general: que la vacuna vaya a nuestros mayores y no nuestros mayores a la vacuna", señalan a Vozpópuli desde la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (AESTE), que agrupa 400 Residencias y 55.000 plazas residenciales, 210 Centros de Día, 40.000 usuarios del servicio de Ayuda a Domicilio o 100.000 usuarios del servicio de teleasistencia.

Según ha informado la patronal, el plan en sus centros contempla la vacunación de, aproximadamente, 55.000 mayores y 70.000 profesionales de sus 400 residencias, si bien su administración, precisan, es voluntaria. La operación se alargará durante los próximos meses de enero y febrero y se llevará a cabo diariamente, en remesas de 50.000 dosis por semana.

Arranque en Guadalajara

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha informado que en las próximas doce semanas España recibirá 4.591.275 de dosis de la vacuna de Pfizer con las que se conseguirá inmunizar a 2.295.638 personas. Las primeras dosis ya están en España y serán con la que se arranque la vacunación. A partir del lunes, se enviará en total una media de 350.000 dosis con una periodicidad semanalLa campaña comenzará en una residencia de Guadalajara y las dosis se repartirán a todo el territorio desde esta provincia, donde Pfizer tiene un almacén de distribución. 

Desde algunas regiones han comenzado a recibir detalles concretos del operativo a tan solo unas horas del arranque de la campaña. Es el caso de Madrid donde, según explicaba a Vozpópuli Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, la Consejería de Sanidad espera poder vacunar a 300.000 personas a medida que avance el mes de enero. El primer grupo será de unas 70.000 personas: 50.000 usuarios de las residencias y 20.000 trabajadores de los centros sociosanitarios. 

El viceconsejero ha explicado que la Comunidad comenzará a vacunar con las primeras 1.200 dosis de Pfizer que recibirá el mismo domingo. A partir del lunes 28 y, cada semana también los lunes, a la región se le entregarán partidas de 48.750 dosis. Esto es, cada siete días la región obtendrá 50 bandejas de vacunas de la farmacéutica Pfizer, con 975 dosis en cada una.

Que los médicos estén presentes

La Dirección General de Salud Pública ha formado a 46 equipos de enfermería que se desplazarán a las residencias: 14 de Atención Primaria, 2 dela Agencia Madrileña de Atención Social, 12 de Cruz Roja y 18 de los centros socio-sanitarios concertados y privados. Además, hay otros 22 equipos de reserva pertenecientes a los hospitales  y de Atención Primaria que recibirán la formación en los próximos días.

"Esta misma semana hemos tenido una reunión de centros públicos y privados -sobre todo dirigida a enfermería, que son quienes administrarán las dosis- con responsables de Salud Pública de cómo iba a ser la vacuna y cómo se va a poner. Nos han pedido que en las residencias donde haya médicos -no en todos los centros se dispone de un facultativo en plantilla- estén presentes para vigilar las reacciones", señalan a Vozpópuli fuentes del sector sociosanitario de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts).

Pocas enfermeras

Sobre la enfermería recaerá el peso de la vacunación. Pero, desde Amyts, piden una aclaración. La Consejería de Sanidad ha señalado que habrá los citados equipos que irán a los centros a vacunar. "Queremos que esto se aclare. Porque van a vacunar las enfermeras de las residencias; otra cosa es que en centros pequeños donde no haya enfermeras acudan esos equipos, pero la responsabilidad, al final, caerá sobre las profesionales de los geriátricos", apuntan las mismas fuentes en el caso de esta comunidad.  

"El problema, es que hay muchos centros que sólo tienen una enfermera y además, en la comunidad no hay profesionales suficientes", aseguran a este digital otras fuentes del sector de la dependencia. Indican que la única instrucción que han recibido las grandes empresas para el inicio de la campaña es que deben recabar las serologías de los residentes -también de sus cuidadores- desde el verano para conocer qué mayores han pasado la enfermedad o qué carga viral han tenido de ser así.

También lo confirman desde la patronal AESTE que, en un comunicado, asegura que en todas las comunidades autónomas, la vacunación se lleva a cabo en las propias residencias con personal procedente de hospitales públicos, excepto en Madrid, donde las autoridades sanitarias han impartido "una formación específica a las residencias que disponen de enfermería y personal sanitario".

Simulacro en Cantabria

La administración de las vacunas estará marcada por el ritmo según el que se reciban, señalan desde otras comunidades como Cantabria. Los equipos trabajarán en turnos de mañana y tarde para agilizar el proceso. En la región la vacunación está programada para todas las personas, incluidas las que han pasado la enfermedad. Las únicas personas que tendrán que esperar son las que estén en fase aguda de aislamiento, bien por ser caso positivo o contacto estrecho de un positivo.

En Cantabria, este martes realizaron, con éxito precisan desde la Consejería de Sanidad, el primer simulacro de vacunación con profesionales y residentes, tanto válidos como no válidos, para comprobar in situ el correcto funcionamiento del protocolo. Fue en el Centro de Atención a la Dependencia (CAD) de Cueto, en Santander, uno de los más grandes de la comunidad. Mañana será el día grande. 

En salas comunes o en las habitaciones

Las vacunas se administrarán o bien en salas comunes o en las propias habitaciones en el caso de las personas con problemas de movilidad. Las dosis se inyectarán previa citación de la propia residencia y del centro de salud correspondiente, para registrar el proceso en la historia clínica de cada paciente. 

Durante las primeras doce semanas de la campaña, comunidades como Extremadura calculan que contarán con 130.000 dosis. Esta fase inicial llegará  a más de 25.000 personas, que conforman la población diana, señalan desde la Consejería. Las residencias libres de coronavirus serán las primeras en recibir la inmunización.

En Castilla y León -donde la previsión es disponer de más de 126.000 unidades durante el primer mes- los equipos de vacunación establecerán rutas diarias los siete días de la semana. Cada equipo, según los planes hechos públicos por la Consejería de Sanidad, estará compuesto por entre dos y cuatro personas dependiendo de los centros.

La estimación del gobierno castellano-leonés es que 133 enfermeras vacunen frente a la covid-19 en toda la comunidad. La Consejería establece diferencias entre centros con muy pocas plazas y trabajadores hasta otros grandes centros, con centenares de residentes.

Equipos de emergencia en Galicia

En Galicia, más de 200 enfermeras coordinarán la campaña. En una primera fase, quieren vacunar a 40.000 personas. Los primeros, los alrededor de 22.000 usuarios de las residencias y sus cerca de 17.000 trabajadores. Luego irán los casi 3.000 sanitarios que están en primera línea.

Según precisa a Vozpópuli Maica Bouza, secretaria de Empleo y Previsión Social de CCOO, en la comunidad se han creado "equipos de emergencia" del Servicio Gallego de Salud (SERGAS) que irán a las residencias, pero será el personal de los centros quien deba tener preparado todo. "Es como una vacunación en serie, llegarán con las dosis preparadas para cada persona y pincharán a los residentes", señala. 

En Andalucía, la Consejería de Salud y Familias daba a conocer los los puntos de vacunación para el covid-19 en esta primera fase. Serán 45 centros de salud y 37 hospitales, compuestos por 177 equipos con 526 enfermeras. De ellos, 73 serán móviles para poder llegar a las residencias e inmunizar a todos los residentes y sus trabajadores en las primeras dos semanas.