La pandemia de coronavirus ha pasado una alta factura a la sanidad privada en Canarias. Sus hospitales, un total de 24 en las islas, han sufrido la escasa actividad provocada por el confinamiento y la falta de pacientes que, hasta el pasado junio, si eran sospechosos de estar infectados, debían acudir a la sanidad pública. "Estuvimos vacíos", aseguran desde los centros. Desde entonces, los hospitales han remontado, pero muy lentamente. La falta de turistas no ayuda, dicen desde el sector que, apunta, está al 80% de actividad con respecto a las cifras de antes del estallido de la pandemia.

Así lo expuso Juan José Hernández, consejero delegado del grupo Hospiten, en un encuentro auspiciado por la Fundación Idis en el que su presidente, el doctor Juan Abarca, volvió a llamar la atención sobre la necesidad de incentivar el sistema sanitario privado y subsanar las deficiencias del público para trabajar, juntos, en mejor sintonía. "Canarias vive del turismo y el turismo necesita un entorno sanitario de la máxima calidad y de seguridad para los pacientes que vienen de fuera", remarcó Abarca.

Hospitales bajo mínimos

La pandemia, señaló en el encuentro el consejero delegado de Hospiten, obligó a los hospitales canarios a parar toda su actividad. "Han estado prácticamente vacíos hasta junio. El estado de alerta nos puso a la orden de la autoridad sanitaria de manera efectiva y las instrucciones fueron de mantenernos en espera por si necesitaban infraestructura, pero suspender actividad. Nos vimos obligados a suspender cirugías, pruebas o consultas. La demanda de pacientes se redujo de manera considerable. Lo hemos pasado realmente mal. Porque los profesionales estaban sin actividad y, también, desde el punto de vista económico".

Durante la primera oleada, abundó, los hospitales privados de la isla -24 centros con 2.587 camas, el 34% del total de Canarias- tenían orden de derivar cualquier paciente que entraba en Urgencias con sospecha de coronavirus a los centros públicos de referencia.

A partir del mes de junio, añadió Hernández, "la actividad se ha ido recuperando, en algunos hospitales más -sobre todo los urbanos- y en otros menos". Así, la falta de pacientes ha sido más notable en zonas con mayor afluencia de turistas, como el sur de Tenerife, de Gran Canaria o Lanzarote. "Son zonas muy dañadas, ahora con menor población", apuntó.

"En ningún caso hemos logrado volver a las cifras pre-covid y esto es algo que está ocurriendo en toda España", subraya el consejero delegado del grupo Hospiten

Desde el verano, señaló el representante del grupo privado, los hospitales recibieron una nueva instrucción del Servicio Canario de Salud según la cual debían atender a todos los pacientes positivos que llegaran a Urgencias. Sin embargo, la recuperación de la actividad se ha ido notando lentamente. "En ningún caso hemos logrado volver a las cifras pre-covid y esto es algo que está ocurriendo en toda España. Hay áreas como Urgencias que están por debajo del 30-40 por ciento de lo que veían antes. La pediatría también está en el suelo y, en el mejor de los casos, estamos al 80% de actividad respecto a las cifras anteriores a la pandemia".

El papel del sector privado

En la presentación, Marta Villanueva, directora general de la Fundación Idis, aportó datos relativos al peso de la sanidad privada en España: cuenta con un 57% de los hospitales (458 centros), con el 32% de las camas existentes y 8,7 millones de asegurados, excluyendo a los funcionarios a través de mutualidad. Cifras que, destacó, contribuyen a "la descarga de la presión asistencial y al ahorro en el sistema público.

Los responsables de la entidad pusieron en valor los principios contenidos en el  "Manifiesto por una mejor Sanidad", presentado el pasado noviembre, en el que, tal y como recogió Vozpópuli, a través de diez puntos clave, apuestan por un sistema sanitario de calidad, eficiente, equitativo, resolutivo y transparente.

Calidad y seguridad

En la misma línea, en la jornada organizada por la Fundación IDIS, tanto el consejero delegado de Hospiten como el del Hospital Perpetuo Socorro, Jorge Petit, pidieron a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias que actualice los conciertos sanitarios bajo criterios de "calidad y seguridad".

En relación a la partida de conciertos en 2018, Canarias registró un crecimiento anual del 0,6% en el periodo 2008-2018, fundamentalmente con entidades privadas o con servicios como el transporte sanitario, terapias respiratorias, logopedia, hemodiálisis o laboratorio.

De los 24 centros privados que hay en todas las islas, un 75 % tienen concierto con el sistema público y los otros seis trabajan con clientes privados puros.

Según desgranó Hernández, la sanidad privada en Canarias representa el 30,7% del gasto sanitario total (incluyendo los conciertos). Los datos aportados indican que la comunidad autónoma ha registrado un incremento anual del 7,3% en el número de asegurados y del 8,4% en el volumen de primas en el periodo 2015-2019, representando el 3,9% del mercado nacional en volumen de primas. El gasto sanitario per cápita total estimado en 2019 era de 1.905 euros (suma del gasto privado, 454 euros, y el público, 1.451 euros). En la comunidad, 417.000 personas tienen un seguro privado de salud.

En Canarias, según los datos aportados por los responsables de los centros, el 86% de camas se concentran en 20 hospitales generales. De los 24 centros privados que hay en todas las islas (que representan el 63% del total) un 75 % tienen concierto con el sistema público y los otros seis, trabajan con clientes privados puros. Más de la mitad de las cirugías, cerca del 50% de las urgencias y un tercio de todas la consultas y estancia totales de la sanidad en la comunidad, subrayó el consejero delegado de Hospiten, tienen lugar en el ámbito privado.