Política

Sánchez cambia el guion de los pactos tras reunirse con Casado y descoloca a sus socios

Fuentes del PSOE admiten que el Gobierno se expone más al trasladar la mesa de reconstrucción al Congreso. El PP fuerza a Vox a entrar al debate y retratarse con su voto en todas las medidas 

Sánchez y Casado, durante su encuentro telemático, este lunes.
Sánchez y Casado, durante su encuentro telemático, este lunes. Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

Un entendimiento. Mínimo. Pero entendimiento. El resultado de la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, ha supuesto un cambio de guion inesperado por los socios de coalición y aliados parlamentarios del PSOE en el intento de unos pactos transversales de reconstrucción o Pactos de la Moncloa bis para hacer frente a la crisis del coronavirus.

Sánchez ha aceptado llevar su mesa de diálogo al Congreso de los Diputados y negociar los acuerdos en una comisión parlamentaria, tal y como le exigía Casado. Por un lado, el Gobierno mantendrá el control de la comisión al tener mayoría en la Mesa del Congreso. Y, por otro, el PP evita el formato extraparlamentario con el que no estaba cómodo y fuerza a Vox a participar en un debate que había rechazado.

La consecuencia inmediata es que la negociación se retrasará ahora varios días. Se tiene que registrar la creación de la comisión, debatirse y votar su constitución en el pleno. En el mejor de los casos, según indican varias fuentes a Vozpópuli, los trabajos empezarían en 10 o 15 días.

Las cuatro mesas que no se reunirán

A primera hora de este lunes, nada hacía presagiar un mínimo entendimiento entre el PSOE y el PP. Una hora antes de la videoconferencia entre Sánchez y Casado, el Gobierno envió una convocatoria a los grupos políticos que habían mostrado su disposición a participar en la llamada mesa de la reconstrucción citándoles a un encuentro telemático el martes.

En un modus operandi habitual, La Moncloa había filtrado a varios medios de comunicación el calendario de reuniones, los objetivos y las distintas mesas de trabajo. Incluso se había publicado que la vicepresidenta Carmen Calvo coordinaría los trabajos. Todo parecía encaminado a una ruptura, puesto que Casado había anticipado que no aceptaría ese formato.

Pero el guion previsto no se ha cumplido. Sánchez y Casado han acordado reconvertir esa mesa en una comisión parlamentaria, que buscará acuerdos económicos, sociales y sanitarios en el Parlamento. El terreno es más propicio para la oposición. Y deja un resquicio a posibles acuerdos puntuales entre Gobierno y el PP. 

"Lo importante es que haya un acuerdo. Lo de menos es el formato, no importa si es una mesa o una comisión parlamentaria", ha dicho la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. "Lo importante es que estemos todos, desde el Gobierno se valora positivamente que se incorpore el principal partido de la oposición".

¿Qué sabía Podemos?

La duda es si Podemos esperaba o no lo ocurrido este lunes. El partido morado ha estado informado de la ronda de contactos del presidente, ideada como su director de Gabinete, Iván Redondo. Pero el socio de coalición de Sánchez daba por hecho hasta hace unos días que era difícil ver al PP sentado en la mesa. Podemos, que nunca ocultado su incomodidad con el formato Pactos de la Moncloa, ha evitado cualquier crítica a la mudanza del diálogo al Congreso.

Algunas voces dentro del PSOE habían advertido de que cualquier intento de gran acuerdo para afrontar las dramáticas previsiones económicas que provocará la emergencia sanitaria, no sería creíble sin el PP. Por eso, aplauden este mínimo acuerdo. Aunque desde el Gobierno admiten que al ceder Sánchez en el traslado al Congreso, se expone más que controlando los trabajos desde Moncloa. PSOE y Podemos, no obstante, controlan la Mesa de la Cámara y tienen mayoría para ordenar y liderar los trabajos y los debates.

A cambio, Casado ha evitado en su comparecencia pedir explicítamente la ruptura de la coalición o la salida de Podemos del Ejecutivo. El líder del PP ha conseguido no reunirse fuera del Parlamento con nacionalistas y separatistas. Y además ha obligado a Vox a entrar de lleno a este debate, y retratarse en las votaciones de la Comisión ad hoc que se cree.

"No me pueden obligar a compartir una mesa extraparlamentaria para abordar un plan de legislatura a medio plazo, no puedo asumir que sea una mesa de reconstrucción nacional cuando están sentados los que todos los días dicen que quieren destruir España”, ha aseverado Casado en su comparecencia posterior a la reunión.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba