País Vasco

Pacientes misteriosos en Vitoria: del primer contagio a los enfermos 'rebeldes'

La Ertzaintza tiene que visitar varios domicilios para entregar notificaciones a familias de infectados por el virus que están saliendo a la calle y obviando las directrices del Departamento de Salud autonómico

Agentes de la Ertzaintza con trajes para epidemias en un domicilio de Vitoria.
Agentes de la Ertzaintza con trajes para epidemias en un domicilio de Vitoria. Rafa Gutiérrez / EL CORREO

El País Vasco es uno de los principales focos de coronavirus en España. Entre los más de 600 infectados que había este domingo existían varios casos que llaman la atención por sus singulares características. Uno de esos casos es el de la paciente cero, cuyo contagio sigue siendo un misterio casi un mes después. Más extraño, y más grave, es que existe un grupo de personas que, pese a estar infectadas o en cuarentena, se saltan las órdenes de confinamiento y salen a la calle con total tranquilidad. 

Este viernes, casi al tiempo que el lehendakari anunciaba la declaración de emergencia sanitaria, un grupo de agentes de la Ertzaintza acudían a varios domicilios de la capital vasca para entregar notificaciones del Departamento de Salud a estos pacientes rebeldes. Los policías, ataviados con trajes especiales de color blanco que evocan a esas películas apocalípticas, visitaban varios portales ubicados en la calle Bremen del barrio de Zabalgana, tal y como documentó El Correo

Los vecinos de la zona se sorprendían al ver a ertzainas con esos trajes contra epidemias. Era la primera vez que los agentes de la Policía Autonómica se veían obligados a vestirse así en la capital alavesa. Pero no era la primera vez en la provincia. Porque esta misma semana otro grupo de agentes tuvo que desplazarse a la localidad de Labastida (Rioja alavesa) para entregar notificaciones similares a otro grupo de rebeldes que no siguen los protocolos establecidos. 

El célebre foco de contagio

Ambos grupos de pacientes aislados en sus casas, el de Vitoria y el de Labastida, habrían acudido al ya célebre funeral del cementerio de El Salvador (Vitoria) celebrado el pasado 24 de febrero. En dicho sepelio también estaba el grupo de infectados de Haro (La Rioja) que, como publicó Vozpópuli, están siendo vigilados de cerca por la Guardia Civil porque igualmente se saltan las órdenes de no salir a la calle. Todos se contagiaron, según lo publicado hasta ahora, porque uno de ellos contrajo la enfermedad en una visita al Hospital de Txagorritxu.  

La persecución de la Ertzaintza no es el único fenómeno fuera de lo común que está ocurriendo con pacientes en Vitoria. Porque a estas alturas nadie sabe con certeza cómo se contagió de coronavirus la paciente cero de la ciudad. Se trata de una trabajadora del servicio de Medicina Interna del citado Hospital de Txagorritxu. Precisamente en ese centro hospitalario está el principal brote de contagios de Euskadi. 

El virus que llega desde Málaga

Se sabe que la mencionada internista enfermó tras un viaje a Málaga junto a varias compañeras de trabajo. Pero no se sabe cómo pudo contagiarse. Las investigaciones del Ministerio de Sanidad apuntan a que es posible que un infectado oriundo de Sevilla -paciente cero en Andalucía, al parecer contagiado en su ciudad por una pareja proveniente de Shangai- contagiase a otras personas en Marbella y, después, esas personas transmitiesen el virus por pura casualidad a la paciente cero vitoriana. 

Para colmo de males, el caso de la paciente cero ha generado polémica en el propio Hospital de Txagorritxu porque ella se incorporó al trabajo el 18 de febrero, sufrió síntomas de la enfermedad pero se le diagnosticó neumonía el día 24 y los análisis que dieron positivo por coronavirus se hicieron cuatro días después, el 28. Los sindicatos ELA y LAB reclamaron una investigación que explicase la tardanza en este primer diagnóstico.

Sin embargo, desde la unidad de Medicina Interna publicaron un comunicado, recogido por Gasteiz Hoy, para explicar su buena praxis en este caso. "Nuestra compañera sufrió un cuadro febril con clínica respiratoria, y en todo momento se pensó que era de origen vírico producido por los virus circulantes en la época invernal. Solo tras la prolongación del cuadro, la negatividad de las pruebas de gripe y una radiografía que descartaba neumonía, se le realizó la prueba, a instancias del propio servicio, a pesar de no estar indicada por las recomendaciones internacionales, al conocerse que un caso ingresado en Sevilla podía haber contraído el virus en un viaje a Málaga". 

O, en otras palabras, el positivo de la paciente cero no se detectó antes porque en un primer momento solo se hacían pruebas de coronavirus a quienes hubieran viajado a zonas de riesgo. Naturalmente Málaga no era una de esas zonas. Pero una carambola del destino provocó un contagio que, después, llevó la enfermedad a Álava, donde ya hay más de 300 casos detectados

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba