2020 en el País Vasco

El año en que Urkullu buscará su tercer (y último) mandato como 'lehendakari'

La cita más relevante de 2020 en el País Vasco llegará cuando se celebren las elecciones autonómicas, que están previstas para el otoño pero podrían adelantarse a los meses previos al verano

Íñigo Urkullu.
Íñigo Urkullu. EFE

Las elecciones autonómicas son la cita más relevante en el País Vasco durante este 2020 que acaba de empezar. Los comicios tendrían que celebrarse en otoño, pero cada vez más voces apuntan a que serán en los meses previos al verano, mayo o junio. Salvo sorpresa mayúscula, en ellas el lehendakari, Íñigo Urkullu, intentará lograr su tercer y último mandato.  

Tras sus victorias electorales en las autonómicas de 2012 y 2016, Urkullu aspira a poner el broche a su carrera política con otro triunfo en las urnas que le permita estar otros cuatro años en el Palacio de Ajuria Enea. Sería el tercer mandato. Y al igual que nadie duda de que repetirá como candidato en este 2020, también nadie cree que su ambición pueda ser perpetuarse más en el poder.

El lehendakari llegó a la cima del PNV junto a Josu Jon Imaz y su grupo de afines, los llamados "Jobubis" (acrónimo de "jóvenes burukides -dirigentes- de Vizcaya), precisamente como renovadores tras la larga etapa de Xabier Arzalluz como jefe y señor del partido. No tendría mucho sentido que ese mismo grupo pretenda eternizarse con las riendas de la formación. Y, en todo caso, en el PNV consideran que Urkullu quiere cuatro años más para lograr su principal objetivo antes de ceder el testigo: lograr un nuevo Estatuto de Gernika que cuente con un acuerdo transversal

En todo caso, más allá de los planes de Urkullu, el año recién iniciado estará marcado por esta cita con las urnas. Y cada partido llega a este 2020 electoral con sus propios problemas.  

El PNV, del 'caso De Miguel' a la victoria

2019 ha terminado muy mal para el PNV. Las abultadas condenas por corrupción de sus exdirigentes en el caso De Miguel han erosionado sobremanera a los peneuvistas porque se ha quebrado para siempre el famoso mito sobre la limpieza del partido. Sin embargo, nadie en Euskadi duda de que la victoria será suya en las elecciones autonómicas. Así lo indican los resultados de las últimas citas con las urnas, en las que el PNV siempre ha salido reforzado. Asimismo, tampoco hay demasiadas dudas, como ya se ha dicho, sobre que Urkullu repetirá como candidato y Andoni Ortuzar seguirá en la presidencia del partido. 

Bildu: esperando a Otegi 

El segundo partido con más apoyo ciudadano en el País Vasco es Bildu. La coalición abertzale es, según las encuestas, la única con alguna opción de disputar la victoria al PNV. Los bildutarras esperan que su candidato pueda ser su líder carismático, que no es otro que Arnaldo Otegi. Sin embargo, esa posibilidad depende del Tribunal Constitucional, como ya contó este diario, porque sobre el exlíder de Batasuna pesa una condena de inhabilitación para cargo público. El TC decidirá previsiblemente antes de las elecciones. 

El PSE y el 'efecto Sánchez'

Los socialistas vascos afrontan este año electoral con renovadas ilusiones. Porque consideran que, gracias al efecto Sánchez, el mismo que les ayudó a cosechar muy buenos resultados tanto en las generales como en las municipales y forales, puede catapultarlos en las autonómicas. Tras sufrir sobremanera con la irrupción de Podemos, el PSE es otra vez la primera opción no nacionalista en Euskadi. Su principal dificultad será presentarse como alternativa al PNV cuando precisamente lleva cuatro años gobernando en coalición con el PNV. Ese es el principal reto de Idoia Mendia y los suyos.

Podemos y un posible tripartito

Podemos ha virado el rumbo en el País Vasco. Su decisión de respaldar con una abstención los presupuestos del Gobierno vasco, sin duda influenciada por la política nacional, supone un cambio estratégico que, como dicen en el partido morado, pretende dibujarlos como "útiles" ante los ciudadanos pero que también tiene sus riesgos. Uno de ellos es que muchos de sus votos pasen a Bildu. Así las cosas, ¿sería posible que tras los comicios vascos los podemistas conformasen un bloque a tres junto a PSOE y PNV? Esa opción, que a priori parece remota, no es tan descabellada si se tiene en cuenta el gran acuerdo que ya existe entre los tres para reformar el Estatuto vasco pero dependerá, en todo caso, de qué ocurra en el Congreso de los Diputados y, como siempre, de las pugnas internas del partido. 

El nuevo PP, ¿junto a Ciudadanos?

El PP vasco ha experimentado una suerte de catarsis tras cosechar los peores resultados de su historia en Euskadi tanto en las generales como en las municipales y forales. Ante tan negro panorama, Alfonso Alonso y los suyos apostaron por renovarse con una suerte de voz propia dentro del PP, lo que les costó no pocos problemas internos. En las generales del 10-N, los resultados de los populares volvieron a ser malos, pero recuperaron terreno al obtener un diputado por Vizcaya. Dichas cifras dieron algo de tregua al nuevo PP vasco que, sin duda, pasará su gran examen en las autonómicas. Para ello, parece que su mejor estrategia para mejorar sus resultados será aliarse con Ciudadanos

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba