A las dos de la madrugaba de este viernes saltaba la noticia, el acuerdo de alto el fuego negociado por Egipto entre Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) entraba en vigor oficialmente después de once días en los que los bombardeos y las explosiones han dejado centenares de muertos, entre ellos, 65 niños.

Este mismo jueves, mientras que desde las potencias mundiales se instaba al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a que oficializase el alto el fuego, el dirigente aseguraba que seguiría actuando "hasta que fuese necesario".

Estas declaraciones provocaron incertidumbre sobre el futuro más cercano del conflicto y, de hecho, pese a que la tregua entraba en vigor a las 2.00 horas, el Ejército de Israel ha denunciado que se han seguido disparando cohetes desde la Franja de Gaza.

Las sirenas antiaéreas sonaban en las comunidades cercanas a la Franja a menos de 15 minutos, pero medios israelíes anunciaban que no se habían disparado grandes descargas, según 'The Times of Israel'.

Estas más de dos semanas de bombardeos continuos e imágenes del terror vivido entre la civilización han representado la peor escalada de violencia en el territorio de Oriente Próximo desde el año 2014.

Uo de los ministros del Gobierno de Netanyahu, Yuval Steinitz, hizo hincapié este miércoles en la necesidad de declarar un alto el fuego unilateral "sin condiciones".

En estos días, han muerto, al menos, 232 personas, según el Ministerio de Salud de Gaza, de las que 65 han sido niños. En el caso de Israel, el país ha registrado doce decesos, entre ellos, dos menores.

Ataque aéreo de Israel en Gaza.
Ataque aéreo de Israel en Gaza. Europa Press. Europa Press

Petición de alto el fuego a Israel

Con motivo de esta situación insostenible, el resto de países del mundo comenzaron a pedir el alto el fuego en el territorio. La ONU, Unicef, Joe Biden en Estados Unidos -que se ha enfrentado a la presión de los demócratas para que fuese más duro con Israel- o la Unión Europea -aunque con la negativa de Hungría a realizar una declaración conjunta-, instaron a declarara la tregua.

La primera, en concreto, pidió "estabilizar el alto el fuego" e iniciar un "diálogo serio" sobre el conflicto palestino-israelí.

Incluso uno de los ministros del Gobierno de Netanyahu, Yuval Steinitz, hizo hincapié este miércoles en la necesidad de declarar un alto el fuego unilateral "sin condiciones". Sin embargo, ve inevitable una incursión terrestre por parte de las fuerzas israelíes que lleve a una "toma temporal" de la Franja "en algún momento".

Así, este miércoles, el primer ministro israelí convocó una reunión de los principales mandos de seguridad para estudiar una propuesta para esta medida, que pusiese fin a los ataques a ambos lados de la frontera.

Hamás ha asegurado que el alto el fuego aprobado por Israel es una confirmación de su derrota y la huida del campo de batalla.

De esta manera, Netanyahu comunicó que se había acordado por unanimidad aceptar la propuesta de Egipto. Por su parte, Hamás confirmó el cese de las hostilidades. Además, Israel ha optado, con motivo de esta tregua, por eliminar casi todas las restricciones de emergencia.

Como señala la agencia palestina 'Wafa', al ejercer de mediador, Egipto enviará próximamente dos delegaciones de seguridad a Tel Aviv y a los territorios palestinos para vigilar y hacer seguimiento de la tregua.

No obstante, con este alto el fuego no cesa la tensión en Oriente Próximo. Hamás ha asegurado que esta medida aprobada por Israel es una confirmación de su derrota y la huida del campo de batalla. Aseguran que ellos seguirán siendo los "guardianes de Jerusalén, protectores del pueblo y la válvula de escape para Palestina.

Netanyahu culpa a Irán

Esta misma madrugada, por su parte, Netanyahu ha compartido imágenes sobre su encuentro con el ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Mas, y ha aprovechado para señalar que aunque "luchan en diferentes frentes", "el que está detrás de muchos de estos actos de agresión es Irán".

"Irán no solo apoya plenamente a la Yihad islámica en Gaza y le da todos los fondos, sino que también le da armas a Hamás y Hezbolá. Proporcionan la infraestructura de la que dependen las organizaciones terroristas", es lo último que ha escrito en su perfil de Twitter para defender los países que están de su "lado".